miércoles, 17 julio, 2024

Rosendo Grobocopatel, el hijo del rey de la soja que es politólogo y streamer

La historia de vida y productiva de un joven de 29 años, que decidió transitar un camino diferente al de su padre Gustavo, pero en sus múltiples actividades mantiene una fuerte relación con el agro.

Juan Erreca

20 de enero 2024, 08:55hs

Rosendo Grobocopatel junto a su padre Gustavo en uno de sus streaming.  (Foto: captura de YouTube)

Rosendo Grobocopatel junto a su padre Gustavo en uno de sus streaming. (Foto: captura de YouTube)

“En un pueblo uno siempre es conocido. Sos el hijo de tal. Obviamente mi viejo es un referente del sector a nivel nacional y eso tiene sus particularidades. Pero con el tiempo eso va cambiando, a medida que vas haciendo tu propio camino”, asegura el politólogo y streamer Rosendo Grobocopatel, hijo de Gustavo, uno de los empresarios agropecuarios más importantes del país, conocido como “el rey de la soja”.

El joven de 29 años, oriundo de Carlos Casares, aclara que nunca formó parte del poderoso Grupo Los Grobo, donde su padre y su tía Matilde tienen actualmente un 20% del paquete accionario.

Leé también: La nueva vida de Paula Lorber, la agroinfluencer que se fue a Dubai gracias a su pasión por los caballos

“Si bien en el agro muchas son empresas familiares, hay otras que atraviesan un proceso de profesionalización cuando empiezan a sumarse socios externos. Ni mis hermanas, ni mis primos, ni yo trabajamos nunca en Los Grobo”, explica.

¿Querés recibir más información sobre el campo?

Suscribite acáNo obstante, integra una sociedad familiar, junto a su padre y sus 2 hermanas, con la que siembran cultivos en la ciudad bonaerense de Pehuajó. Además, es director suplente en la empresa Bioceres, dedicada a la biotecnología, que es una temática de su interés.

Más allá de estas vinculaciones con el campo, Rosendo aclara que sería “una falta de respeto” si se considerara un productor o empresario agropecuario. Él eligió otro camino.

“Vengo de una familia que tiene 4 generaciones vinculadas a la tierra. Pero yo no me dediqué a eso como especialidad”, afirma.

Leé también: En medio de las negociaciones por el DNU, el Gobierno busca aportes de las entidades del campo

Al respecto, reflexiona: “Sería para tratarlo en una sesión con el psicólogo. Como dice un texto de (Santiago) Kovadloff, la vocación es algo que te arrastra y te lleva. Una de mis hermanas es médica, como muchos integrantes de mi familia materna, y no quiere ser otra cosa. En mi caso, desde chico sabía que me gustaba mucho la humanística, la gente, no soy tanto de la tierra. Mi padre y mi madre son ingenieros agrónomos, que suelen ser personas particulares, con sus códigos. Pero a mí, ese bicho nunca me picó. Me gusta estar cerca, pero hoy no me imagino produciendo”.

En este recorrido, debió afrontar muchos prejuicios. “Laburo desde muy chico, y la gente que me conoce lo sabe. En redes sociales estás todo el tiempo expuesto a que te puteen, aunque en persona no te dicen nada. Argentina es un país muy prejuicioso con muchas cosas, como con la guita. Cualquiera que te dice que no le importa que lo critiquen, te miente. Pero mientras más exposición tenés, más gente opina. Estoy muy orgulloso de mi apellido, que te abre algunas puertas, pero otras te las cierra”.

Foto: gentileza Rosendo Grobocopatel

Foto: gentileza Rosendo Grobocopatel

Sus primeros pasos en la política

El joven aclara que, tanto en su rol de politólogo como de streamer, el agro es un sector al que sigue de cerca. De hecho, el histórico conflicto del campo con la entonces mandataria Cristina Fernández de Kirchner, en 2008, fue un factor fundamental para que decidiera vincularse con la política.

Leé también: Una entidad del campo expresó que el DNU y la Ley Ómnibus pueden “sacarlos del sistema”

En 2009, cuando tenía apenas 16 años, decidió militar para la candidatura de Francisco De Narváez a diputado nacional por Unión-PRO, una extinta alianza entre el empresario pelirrojo y Macri, que le propinó una derrota a Néstor Kirchner en la provincia de Buenos Aires.

Rosendo en un streaming realizado con el ex presidente Mauricio Macri en 2021. (Foto: captura de Twitch)

Rosendo en un streaming realizado con el ex presidente Mauricio Macri en 2021. (Foto: captura de Twitch)

“Siempre supe lo que quería. Pero el conflicto por la (resolución) 125 me hizo dar un salto más agresivo. Me hizo decir ´es ahora, hay que meterse, hace falta gente del campo´. Y si bien yo no me considero parte del sector, siento que lo defiendo. Siempre también intenté darle una mano a las entidades sobre cómo el agro debería mejorar su comunicación. Además, me gusta ir a los congresos y ateneos para incentivar a muchos pibes que quieren meterse en el gremialismo rural”, asevera.

Fue así como Rosendo continuó, desde los 18 años, su actividad en el PRO. Más tarde se recibió de Licenciado en Ciencia Política en la Universidad Torcuato Di Tella. Fue secretario privado del ex jefe de Gabinete, Marcos Peña, durante el gobierno de Mauricio Macri, y trabajó para la campaña presidencial de Horacio Rodríguez Larreta, como coordinador de comunicación del PRO, puesto que ocupó desde septiembre del 2020 hasta agosto de 2023.

Su opinión sobre Milei y la suba de retenciones

Si bien aclara que se encuentra alejado de la política, el joven admite que votó al presidente Javier Milei en el balotaje que se impuso ante el entonces ministro de Economía, Sergio Massa.

Si bien el economista libertario no fue su primera preferencia electoral, sostiene que hay que tenerle paciencia, ya que apenas ha transcurrido un poco más de un mes desde el inicio de su gestión.

Leé también: Un productor sembró un lote de maíz con la cara de Javier Milei: cuál es la tecnología que usó para dibujarla

Respecto a las quejas que en parte de los productores despertó la suba de los derechos de exportación (DEX) a varias actividades, consideró: “Existe esa cosa llorona de decir ‘qué barbaridad, me puso retenciones’. Pero la Argentina está hecha mierda, ¿qué esperábamos? Sí, son el peor impuesto que hay. Pero no puede sacarlas sin primero bajar el gasto. No la tiene nada fácil”, evalúa.

En ese sentido, analiza: “La gente quiere que todo cambie ya, no tiene mucha más paciencia. Hay una generación que no entiende por qué el país no crece desde hace más de 10 años. Argentina es una catástrofe, tiene un nivel de distorsión delirante, con un Estado que está en todos lados y no resuelve el problema de la inflación, que ya no existe en el resto del mundo. En este contexto, entiendo que la gente haya votado a Milei, aunque me parezca que no era el mejor camino y que hay un alto riesgo de que termine mal”.

Alejamiento de la política y su rol como streamer

En agosto, tras la derrota del ex jefe de Gobierno porteño en las PASO, el joven de 29 años se alejó de su cargo partidario y hace unos 3 meses abrió “Constelaciones”, su propia agencia dedicada a la difusión digital de empresas en las redes sociales.

Al respecto, explica que se enfoca en el ámbito corporativo porque desconfía de la gente que hace comunicación política por negocios. “No me gusta, me parece un curro”, afirma.

En Instagram, junto a otros socios, además produce dos canales de difusión: Umami, dedicado a la cocina, y Esto es Tabú, enfocado en temáticas sobre jóvenes.

Más allá de estos emprendimientos, también se desempeña como streamer. En la red social Twitch, mantuvo diálogos con referentes de diferentes ámbitos desde la cuenta oficial del PRO, y luego en su propio ciclo “Conversaciones”. Entre ellos, el ex presidente Mauricio Macri, la actual ministra de seguridad, Patricia Bullrich, el dirigente social Juan Grabois, y la ex legisladora porteña, Ofelia Fernández, entre otros.

El joven se destaca como streamer. (Foto: gentileza Rosendo Grobocopatel)

El joven se destaca como streamer. (Foto: gentileza Rosendo Grobocopatel)

“Lo que falta es conversación entre gente distinta. Todos están metidos en su mundillo, entre los que piensan parecido, y así estamos. Por eso, en mi programa buscaba generar diálogos con personas distintas y tuve más de 100 charlas. Además, despuntaba el vicio de conocer gente y de hablar sobre temas que me interesan”, señala Rosendo, aunque aclara que no le interesa ser periodista.

De hecho, recientemente comenzó otro ciclo en YouTube, denominado “Charlitas de verano”. En su primera edición, dialogó con Santiago Bulat, periodista y economista, y próximamente recibirá al militante kirchnerista y humorista, Pedro Rosemblat.

Gustavo Grobocopatel en un streaming con la ex legisladora por el kirchnerismo, Ofelia Fernández. (Foto: captura de Twitch)

Gustavo Grobocopatel en un streaming con la ex legisladora por el kirchnerismo, Ofelia Fernández. (Foto: captura de Twitch)

En este rol, también encuentra una hendija para seguir relacionándose con el agro. “En algunos de los contenidos que divulgo les explico cosas del campo a la gente de la ciudad, que no las conoce. Por ejemplo, qué es la siembra directa, qué es un silobolsa, cosas de ese estilo. En otro canal además hablo sobre ‘¿por qué desaparecen los pueblos en la Argentina?’”.

Raíces en el interior

Si bien terminó la secundaria en la Ciudad de Buenos Aires, Rosendo realizó gran parte de sus estudios en Carlos Casares.

De su crianza en esa localidad recuerda los almuerzos de domingo y las recorridas en camioneta junto a su padre en el campo familiar ubicado en Smith, un pueblo ubicado en el límite de Carlos Casares con Lincoln.

Rosendo, cuando era pequeño, junto a su abuelo y su padre arriba de una cosechadora en el campo familiar. (Foto: gentileza Rosendo Grobocopatel)

Rosendo, cuando era pequeño, junto a su abuelo y su padre arriba de una cosechadora en el campo familiar. (Foto: gentileza Rosendo Grobocopatel)

Si bien ya hace más de una década que vive en la capital del país, reconoce que le gustaría visitar más seguido su localidad natal y no descarta volver a radicarse allí junto a su novia dentro de algunos años.

Leé también: Desde el Gobierno defendieron el aumento de las retenciones: “Estamos en un contexto de emergencia”

Cuando le preguntan si se definiría como un chico de pueblo, Rosendo responde que hoy en realidad se siente con “una identidad híbrida”.

Rosendo, cuando era un niño, junto a su padre y su abuelo en un lote de soja. (Foto: gentileza Rosendo Grobocopatel)

Rosendo, cuando era un niño, junto a su padre y su abuelo en un lote de soja. (Foto: gentileza Rosendo Grobocopatel)

“Me divierte mucho viajar por mi país, y hago contenido en todos lados. Hace poco me fui a Mendoza, y ahora voy a ir a Entre Ríos y San Juan. Me siento un poco nómade. No soy porteño, porque no me sale, pero tampoco ya soy de Casares, porque no me queda casi nadie allá”, argumenta.

Sobre eso, asegura que le gusta visitar congresos y exposiciones vinculadas con el sector, como una forma de volver a sus raíces.

“Por ejemplo, me divierte ir a Expoagro, me recuerda a cuando era más pibe. Me gusta vincularme con mis orígenes, volver a esos lugares donde me crié”, concluye con un dejo de nostalgia.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Por un salario no tan mínimo

Con la inflación interanual de tres dígitos haciendo sombra...

Quién era el empresario argentino que murió tras caer por la ladera de un volcán en Chile

Fabricio Bussolini tenía 41 años y era gerente general...

Dólar hoy: rebotan el blue y los financieros tras la caída de los últimos dos días

Hoy, tanto el dólar blue como los financieros suben...