martes, 16 julio, 2024

Adrián Suar: Todavía me da el físico para el cine de acción

La escena es casi quirúrgica. Adrián Suar y Maggie Civantos ingresan de incógnito en la zona restringida de un laboratorio (recreado para la ficción) y cualquier movimiento en falso que entorpezca la misión en marcha los compromete. Hay tensión, cruce de miradas y un clima amenazante que, hasta el grito de “corte”, juega un rol crucial en el desenlace de Jaque mate, la nueva comedia de acción protagonizada por Suar y la estrella española de Vis a Vis y Las chicas del cable.

Pero la vuelta de Suar al cine, con estreno en salas el 25 de enero y luego en streaming por Amazon Prime Video, no sólo se posa en el retorno dorado al género que lo vio despegar con Poliladron en TV (1995-1997) y Comodines en cine (1997). Es la mixtura de un elenco de vuelo internacional, que se completa con el actor israelí Tsahi Halevi (Fauda) y el comediante mexicano José Eduardo Derbez, lo que termina de consumar el proyecto dirigido por Jorge Nisco.

“Es una idea mía. Un policial que tenía hace como cuatro años en la cabeza y sabía que en algún momento iba a cuadrar. Tiene toques de humor, pero no es una comedia desopilante”, aclara Suar, que también es productor del filme. En Jaque mate interpreta a un agente secreto (Duque), que se pone al frente de una brigada especial para rescatar a su sobrina, secuestrada por el villano de la historia (Mike Amigorena). Las peripecias se irán encadenando entre peleas, explosiones y algunos gags.

“Tenía ganas de volver a este formato. Hace mucho que no hacía acción en cine porque estuve optando más por comedias y otras cosas. Fue como volver un poco a lo que habíamos hecho con Comodines (también dirigida por Nisco) en 1997”, analiza Suar.

Adrián Suar estrena película (Adrián Suar estrena película («Jaque mate») y habla de Polka, su productora. Fotos Patagonik“Ya verán el alto nivel que tiene. Pasaron muchos años, mejoró todo lo que es la técnica y los efectos especiales. Trabajó con nosotros Federico Cueva, un especialista en escenas de acción (Torrente 4 y 5, la serie El Cid) que hoy está viviendo en España e incluso también hace películas para la India”.

Un dato a tener en cuenta: Jaque mate va a ser la primera película argentina de ficción en ser estrenada en las salas 4D E-Motion. ¿Qué implica esto? Que el espectador podrá percibir viento, vibraciones y aromas en sincronía con lo que sucede en pantalla.

La brigada por dentro

El rodaje comenzó en Mendoza y continuó en Buenos Aires. Mates, almuerzos y salidas porteñas fuera de set, con Suar como anfitrión, se volvieron parte de un itinerario paralelo. “Los invité a cenar, al teatro. Los voy a extrañar mucho porque me llevé muy bien con ellos”, confirma Suar sobre la química instalada. Y suma: “Maggie es divina, quiero que se quede. Todos pegamos onda sin conocernos, lo que no es habitual. Lo mismo ocurrió con el resto del elenco: Mike Amigorena, Benjamín Amadeo y Charo López”.

Brigada en acción, con Suar en el centro.Brigada en acción, con Suar en el centro.“Es mi primera vez en la Argentina y me ha encantado la comida. Tenía muchos nervios de trabajar en un país donde no conozco a nadie, pero me llevé una sorpresa con mis compañeros”, resalta Derbez, el mexicano del grupo, que con Jaque mate debuta en el género de acción. Su personaje en la brigada de agentes “es tequilero, obvio, y le gusta mucho la dinamita y las explosiones, que es a lo que se dedica”. Derbez quedó fascinado con Mendoza por los paisajes (“que nos ayudaron mucho con las tomas de persecuciones y tiros”) y también por los viñedos (“¡espectaculares!”).

Igual de entusiasta, aunque con historial de visitas a Buenos Aires, se lo nota a Halevi, la estrella de Fauda, que en Jaque mate interpreta a un especialista en informática: “Hasta ahora, ningún israelí trabajó en el cine argentino. Es algo muy especial rodar tan lejos de mi país. A Suar no lo conocía, pero mi mujer sí. Después me puse a ver sus películas y acá me encontré con una persona generosa, graciosa y que, aún siendo quién es, entiende del trabajo de equipo”.

Entre los retos por delante, este actor y músico que domina cinco idiomas se propone perfeccionar el castellano: “Después de mi servicio en el Ejército israelí, a los 22 años, vine un par de veces a la Argentina y tuve una novia de aquí que me ayudó mucho a aprender el español. También tengo un hijo de dos años que habla árabe, hebreo, inglés y ya cuenta en español. Mi mujer habla un buen castellano porque aprendió con las telenovelas”.

«Pasaron muchos años, mejoró todo lo que es la técnica y los efectos especiales», dice Suar.“Tuve la suerte de hacer drama, comedia, acción y siempre es bueno saber que lo que estás haciendo tiene éxito y es reconocido en el mundo”, dice Halevi, quien en su estadía de incógnito en la Argentina no pudo esquivar el cruce con fans de la célebre serie israelí de Netflix. “Me preguntaban qué hacía acá, pero yo no podía decir nada”, cuenta.

Empujando para que sucediera “con el proyecto perfecto”, Maggie Civantos rompió el hielo en el país que la conoce por su estelaridad en populares series de streaming: “Para mí, la Argentina tenía de por sí algo familiar y vine con todas las expectativas del mundo. Aquí tengo seguidores fieles desde hace años y se sumaron más con el boom de Vis a Vis. Lo que me está pasando es que estoy muy nostálgica y no me quiero ir. Todo encajó y ojalá sea el principio de una carrera en la Argentina, porque siento que dejo un trocito de mi casa”.

Civantos admite que, entre los baches de rodaje, se regaló un encuentro con fans porteños “que sentí que les debía” y un merecido viaje de fin de filmación con destino a las Cataratas del Iguazú, Bariloche y San Martín de los Andes. “Solo tenía seis días libres, pero más adelante me gustaría ir al Norte y conocer Salta”, aclara.

Mike Amigorena, el malo de la película. Mike Amigorena, el malo de la película. La “argentinización” de Civantos es profunda, al punto de que anda con su propio equipo de mate: “Lo tomo y me siento como en casa. Dicen que hay un vínculo muy fuerte entre España y la Argentina y no es mentira, yo lo puedo sentir”.

Fue el actor argentino Esteban Meloni, con quien rodó la serie Exprés, quien le cebó el primero y ahora se le hizo hábito.

Sobre su papel en Jaque mate, dice: “Me siento muy cómoda en la acción porque he hecho bastante, pero comedia hacía tiempo que no hacía y al lado de Adrián, que es un genio, he aprendido mucho. El me da mucha seguridad, me arropa y se lo agradezco”. En España la espera un momento de descanso (“voy a parar un poco porque vengo de hacer tres proyectos seguidos”) y el reencuentro con su productora (“quiero estar centrada ahí”).

Poner el cuerpo

“Creo que Jaque mate va a ser una película importante en mi carrera como productor y actor”, augura Adrián Suar. Y es probable que su fe se sostenga en la eficacia del guion de Leandro Calderone y en la dirección de Nisco, con quien hace dupla creativa desde hace tres décadas, pero también en que ha puesto el lomo en el rodaje, al punto de haber terminado con varios moretones. Personificar al audaz Duque le demandó dos meses de ensayos sólo para practicar golpes, caídas y llaves.

Adrián Suar junto a la española Maggie Civantos, de la serie Adrián Suar junto a la española Maggie Civantos, de la serie «Vis a vis».“No entrené un arte marcial en particular sino las coreografías de las peleas. Dedicaba dos prácticas semanales de varias horas para aprender los movimientos que estaban pautados en el guion. Obviamente que en el rodaje me golpeé y me golpearon, pero tengo facilidad para copiar ciertas coreos y dar la impresión de que soy James Bond. Me gusta hacerlo, no tengo miedo. Y si bien éramos bastante cuidadosos, claro que me pasó de terminar con algún magullón, nada grave más allá de dos o tres días de dolor”, especifica.

“Todavía me da el físico para el cine de acción, pero te exige mucho en las escenas de peleas y corridas. El cuerpo a cuerpo es lindo y, aunque la mayoría de las tomas las hice yo, tuve dobles de riesgo porque atravesar un vidrio todavía no me sale”, aclara con humor.

Jaque mate es un volver a las fuentes en su carrera profesional, pero también el reencuentro con un cine que disfruta mucho como espectador: “Soy de ver películas de acción. Las clásicas, por ejemplo: Misión: imposible, James Bond… Hay un sinfín de productos de estas características en el mundo que son buenos. Con Jaque mate, en función del presupuesto que tiene, hemos estado a la altura de lo que se hace internacionalmente. Eso me da mucho orgullo”.

Suar regresa al cine de acción, como arrancó con Suar regresa al cine de acción, como arrancó con «Comodines».Hace 29 años, en enero de 1995, el primer héroe de acción de Suar, el Nene Carrizo, aquel encantador delincuente de Poliladron, daba sus primeros golpes. “Actuar es un juego: es hacerle creer al otro que la ficción que ve es real. Jaque mate es como volver a ser ese chico de 25 años que corría en Poliladron. Fueron mis comienzos y volver cada tanto me gusta mucho”.

Hay algo que está fuera de duda: Suar nunca hace la plancha. Macerando lo que viene, el director de Programación de eltrece apunta los cañones al teatro. Que además de incluir la despedida definitiva de Piaf en marzo (obra que produce con Preludio, además de Votemos) recibe el 2024 involucrado en la producción de School of Rock, el musical, junto a Carlos Rottemberg, y otra apuesta prometedora: Felicidades, comedia con dirección de Daniel Veronese, en el teatro El Nacional, que producirá y actuará junto a Griselda Siciliani (su expareja), Benjamín Vicuña, Jorgelina Aruzzi y Peto Menahem. La idea, estima, sería levantar el telón cerca de mayo.

-Te has cansado de repetir que, como hecho social, el cine es imbatible. ¿Qué posición tomás frente al tire y afloje entre plataformas, achicándose cada vez más la permanencia de películas en cartel?

-Yo creo que de a poco se van amigando las dos puntas. La plataforma es importante porque también le da bastante visibilidad al cine, es una manera de entrar. En este caso, Amazon, que apoya Jaque mate y hace posible que la podamos filmar. El cine en sala es una experiencia única, irrepetible, intransferible. Pero de a poco se va generando un mix entre los dos formatos: respetar esas cinco o seis semanas en las salas, que es bastante, y después ir a la plataforma con el empuje de haber andado bien en la pantalla grande. Con la última película de Ricardo Darín (Argentina, 1985) pasó eso. La rompió en los cines, después fue a la plataforma, anduvo muy bien y siguió funcionando en sala.

Abanderado eterno de la ficción (es productor artístico de la serie argentina Envidiosa que emitirá Netflix y viene de rodar el filme No puedo vivir sin ti, con la actriz Paz Vega en España), Suar confirma que en la grilla de eltrece no habrá espacio para nuevas tiras a corto plazo. “En el 2024 no va a haber ficción. Veremos más adelante. Quiero repensar un poquito cómo sigue todo, pero ficción este año no”, dice tajante, en un contexto de bajo encendido para contar historias en TV abierta.

Lo que sí hay para rato, avisa, serán nuevos proyectos que lo involucren como director de cine, con la intención de repetir la grata experiencia que le dejó su opera prima, 30 noches con mi ex. “Es un camino de ida y seguramente voy a volver a hacerlo”, promete.

POS

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

El FMI sigue sin verla: empeoró su pronóstico para la economía argentina

Caída de 3,5% del PBI en 2024El organismo corrigió...

Rosendo Fraga: «Para Milei es más importante Elon Musk que Trump»

El historiador Rosendo Fraga sostuvo que lo mas probable...

Cuándo reabre la estación Pasteur de la línea B de subtes

La reapertura coincide con el 30° aniversario del atentado...