martes, 16 julio, 2024

Julio Rodríguez Granthon, proveedor de Los Monos: La violencia narco en Rosario se va a terminar cuando haya un solo líder

La violencia narco en Rosario se va a terminar cuando haya un solo líder, cuando no existan más disputas por el poder y uno solo tome el control«. Así, con una tranquilidad pasmosa, el peruano Julio Andrés Rodríguez Granthon (30) da su diagnóstico sobre el panorama del narcomenudeo en la ciudad donde él supo meter 400 kilos de cocaína mensuales.

Preso desde 2019, vive actualmente en un régimen de extremo control en el Complejo Penitenciario 2 de Marcos Paz. De él se dice que fue el principal proveedor de cocaína de “Los Monos”. Y Granthon no lo niega, ni mucho menos: “Bajo precio y una calidad del 93, 94 por ciento de pureza. Esa fue la clave de mi éxito«, dice pero, claro, siempre es cuidadoso de hablar en pasado.

Del peruano Granthon se sabe poco y no es casualidad. El está convencido que cayó en desgracia cuando su nombre comenzó a sonar más fuerte dentro del mundillo narco rosarino y llegó a los medios. Y eso lo atribuye a un enemigo concreto: Eric Mancini, su antiguo proveedor, con quien terminó enfrentado por un cargamento que secuestrado por la Policía Federal.

“Si hoy recuperara la libertad, te digo la verdad, mantendría un perfil bajo. Ya no tengo esa mentalidad de andar en un buen auto. No. Preferiría caminar por la sombra”, asegura en la entrevista con Clarín, que debió ser autorizada por tres tribunales.

Su apego al bajo perfil como estrategia lo llevó a tener un nombre falso en las redes sociales: Matías Cabaña. “No era un alias, era un nombre artístico”, dice riendo.

Julio Andrés Rodríguez Granthon, preso desde 2019. Foto: Ema FlaxJulio Andrés Rodríguez Granthon, preso desde 2019. Foto: Ema FlaxSu historia no es la historia típica del narco argentino salido de las barriadas. Nació en Bella Vista, Callao, Perú, en 1993. Su padre es abogado y trabajo muchos años para la Marina de Guerra de su país. Su madre es ama de casa. “Ellos me aconsejaron que dejara esto. Pero yo ya soy mayor. Es un negocio que deja mucho dinero”, explica.

Granthon terminó la primaria, la secundaria y vino a la Argentina a los 18 años para recibirse de piloto civil. Y lo logró: hizo 40 horas de vuelo en Tierra del Fuego (para saber cómo manejarse con vientos fuertes) y 200 horas más en Funes, Santa Fe, donde se convirtió en piloto comercial.

Pese a su pericia, asegura que nunca piloteó personalmente una avioneta cargada de cocaína. Para eso ”tenía dos o tres pilotos”, admite.

-¿Cómo terminaste en Rosario?

-A los 21 años inicié una relación con una chica de Roldán. Por entonces trabajaba como remisero, era remisero trucho en la zona Oeste de Rosario. Esta chica ya andaba en el narco menudeo y empecé a meterme en el tema. Arranque vendiendo 5 gramos, 10 gramos…. así estuve un año.

-Poca droga, para los volúmenes que usted llegó a mover años después…

-Si te manejas bien, vas creciendo. Pase a vender 100 gramos por semana, después un kilo por semana, después 10 kilos por semana. Poco a poco seguí creciendo. Yo era considerado un proveedor grande en Rosario: bajaba 400 kilos por mes… una cantidad importante. Lo malo es que, al estar en una categoría mayor, te haces de muchos amigos, pero también de muchos enemigos.

Julio Rodriguez Granthon manejaba la venta de drogas en Rosario.Julio Rodriguez Granthon manejaba la venta de drogas en Rosario.-¿Alguno en particular?

-En los tiempos en los que vendía entre 10 y 15 kilos semanales yo tenía un proveedor. Ese proveedor se encuentra preso en Ezeiza, se llama Eric Mancini (así le dice, pero su verdadero nombre es Rodolfo Héctor Masini). Él cayó detenido en 2019 en la causa ‘Coronas Blancas’ en la que también estoy yo. Ese día, el del operativo, habíamos coordinado una entrega de dinero para que él me abasteciera de cocaína. Pero la Policía Federal hizo los allanamientos y perdimos la droga y el dinero.

-¿Y eso los enfrentó?

-El me reclamaba por la mercadería perdida y yo quería recuperar el dinero. Pero yo soy más consciente de las cosas: en los negocios se gana y se pierde. Yo no accedí a darle el dinero, así que tuvimos diferencias desde ese día.

-Hoy son enemigos…

-De proveedor pasé a ser competencia. Una cosa que me decidió a dar esta entrevista fue precisamente denunciar como Mancini me incrimina tirando carteles con mi nombre. Me está tumbeando… así se dice ‘tumbear’. ¿Qué logra tirando carteles con mi nombre? Mantenerme vigente. Y yo ya no quiero, ya dejé de hacer esas cosas. Hoy quiero reducir mi condena estudiando y trabajando. Y eso ahora también es un problema porque en este nuevo régimen de “alto perfil” no podemos hacer nada.

-¿Cuántas causas penales tenes?

-La primera que tuve fue en 2019 cuando me detuvieron con tres kilos de cocaína. A esa se le sumé “Coronas Blancas”. Me hice cargo y me unificaron las dos con una condena de 15 años Pero tengo pendiente una causa en el fuero federal y otra por el homicidio del pastor y ex concejal Eduardo Trasante. También se me acusa de balaceras, pero este todo armado por los fiscales y Mancini. A mí me ofertaron 12 años de prisión para hacerme cargo de aportar un auto en el homicidio de Trasante, pero yo no acepte… yo con eso no tuve nada que ver. Yo lo único que hice fue comprar un 308 blanco que apareció involucrado ene l crimen. Como máximo es un “encubrimiento automotor”.

A los 21 años trabajaba como remisero en RosarioA los 21 años trabajaba como remisero en RosarioLa entrevista con Granthon fue realizada a mediados de octubre en el marco del documental «Por qué sangra Rosario«. Posteriormente, el 27 de diciembre, fue condenado otra vez: el TOF 3 de Rosario le impuso 10 años de prisión como organizador de trafico de estupefacientes y unificó su condena en 21 años.

Este veredicto fue inédito porque, por primera vez, se condenó a un financista, Gustavo Shanahan, como partícipe de la banda. Le dieron 7 años de prisión. Shanahan había sido directivo de la terminal Puerto Rosario.

El mapa narco de Rosario

Aunque Julio Rodríguez Granthon está directamente ligado con una facción de «Los Monos», asegura que tiene buena relación con Esteban Lindor Alvarado, históricamente enfrentado con la familia Cantero.

Julio Andrés Rodríguez Granthon, detenido en el Complejo Penitenciario 2 de Marcos Paz. Foto: Ema FlaxJulio Andrés Rodríguez Granthon, detenido en el Complejo Penitenciario 2 de Marcos Paz. Foto: Ema Flax-¿Cómo empezó su relación con Los Monos?

-Mi acercamiento fue con Guille Cantero a través de Eric Mancini, que era proveedor de Los Monos. Yo me volví proveedor de Los Monos y llegué a ser su principal proveedor. La relación con Alvarado es distinta: nos conocimos cuando nos trasladaron juntos de la cárcel de Piñero (Rosario) a una cárcel federal. Nos conocimos en el camión. Tenemos una relación personal, no de negocios. No por ser proveedor de Los Monos voy a ser enemigo de Alvarado. Me llevo bien con los dos.

Video

Esteban Lindor Alvarado: «Yo compré un plan de fuga. Si hubiera podido, me iba a la mierda».

-Pero tenés más relación con Guille Cantero…

-Tengo una relación con Guille, pero nunca hicimos negocios juntos. Puede parecer raro, pero Guille no se dedica al narcotráfico. Yo sé que los medios dicen que Guille hace negocios con la droga, no es así. Los Monos son grupos de barrio y yo les vendía a esos grupos. Yo les vendía a unos 30 grupos… hay muchos.

Video

El líder de la narcobanda que se disputa el poder en Rosario.

-Decís que es un negocio muy rentable como para desaparecer, ¿cuál es el precio del kilo de cocaína?

-Puesto en Rosario, se está pagando unos 2.800 dólares y fiado 3.300 dólares. Ese es el precio mayorista. ‘Fiado’ es que nos dan la droga y la pagamos cuando la vendemos. El precio de reventa mío es de 4.000 dólares.

Guille Cantero, Esteban Lindor Alvarado y Julio Rodríguez Granthon.Guille Cantero, Esteban Lindor Alvarado y Julio Rodríguez Granthon.-¿Cómo se explica tanta violencia en Rosario?

-Las balaceras son por disputas de territorio, por querer ganar clientes. Yo con ese tema no tengo nada que ver. Nunca apunté a la violencia, sino al precio. Si tenés precio y calidad, tenés asegurados los clientes. Yo soy una persona con educación, no soy violento. Al conseguir la mercadería barata, tengo mejor precio y más clientes.

-Capitalismo básico…

-Yo puedo vender a 4.000 dólares el kilo porque la consigo de primera mano… bah, la conseguía. La cosa es que una segunda línea quiere que el cliente le compre a 4.500 dólares el kilo y lo obliga con violencia. Ahí aparecen las balaceras: te empiezan a balear los negocios para que vos compres la mercadería más cara, para copar territorio.

La violencia en Rosario sucede porque hoy en día los que manejaban búnkeres quieres ser proveedores. Todos quieren ser jefes. ¿Cómo lo puedo decir? Como son gente de barrio, sin educación, hacen uso de la violencia para obligar al cliente a que les compre a ellos, aunque venden más caro.

Julio Rodríguez Granthon fue el proveedor principal de Los Monos.Julio Rodríguez Granthon fue el proveedor principal de Los Monos.-¿Cómo era tu método para traficar droga?

-Yo me dediqué al tráfico de cocaína, porque la marihuana no te genera la misma ganancia. Además, con la inestabilidad que hay en el país… la marihuana se vende en pesos… Lo mío era vender cocaína peruana.

-¿Por qué ruta?

-Haciendo primero escala en Bolivia, después en Paraguay y de ahí a Argentina. Siempre en avioneta. La cocaína no era para exportar, nunca hice eso. Casi toda quedaba en Rosario y una parte podía ir a San Luis o un poco más al Norte.

-Se dice que tenías un grupo de sicarios a sueldo…

-… (Granthon piensa) Preferiría no hablar de eso porque es una causa que está en proceso. Pero, repito, yo gané clientes con el precio.

Julio Andrés Rodríguez Granthon nació en Bella Vista, Callao, Perú, en 1993.  Foto: Ema FlaxJulio Andrés Rodríguez Granthon nació en Bella Vista, Callao, Perú, en 1993. Foto: Ema Flax-¿Cuál es tu relación con la Policía?

-Nunca tuve relación con la Policía, y por eso me encuentro hoy donde me encuentro. Siempre preferí mantenerme alejado de hacer negocios con la Policía, aunque muchas veces se me presentaron oportunidades de arreglar con jefes de distintas fuerzas. Pero nunca accedí.

-¿Nunca pagaste coimas?

-No, nunca. No sirve. Porque hoy está todo bien y arreglamos pero después te terminan tumbando alguna carga o te terminan pidiendo que entregues a alguien y eso para mí no va. En parte, la Policía es responsable de lo que pasa en Rosario. La mayoría de los grupos de los barrios arregla con la comisaría.

Operativos en 2022 para desbaratar a la banda del narco peruano Julio Rodríguez Granthon.Operativos en 2022 para desbaratar a la banda del narco peruano Julio Rodríguez Granthon.-Se dice que tu banda ganaba 200 mil dólares por semana…

-Se ganan esos montos. Te quedan unos 1.200 dólares de ganancia por kilo. Y yo bajaba 400 kilos por mes… hagan la cuenta.

-¿Y qué hacías con esa plata?

-Mmmmmmm, prefiero no decir mucho, no hablar de ese tema. Puedo decir que yo ya dejé de vender porque estoy cómodo. Dejé todo por ahora… por ahora (sonríe). Pero hay mucha plata en juego.

-Con los niveles de violencia que hay en Rosario ¿no tenés miedo por tu familia?

-Siempre está la preocupación que atenten contra mi familia. Por el negocio en el que me encuentro… me encontraba. Yo pedí al director del complejo de Marcos Paz que me cambie de alojamiento. Hoy estoy con internos que pertenecen a la facción contraria a la que yo proveía. Eso me está trayendo muchos problemas. No tenemos contacto personal, pero para muchos que yo esté con ellos en el mismo pabellón me hace un traidor, un sapo (delator). Eso me pone en peligro.

-¿Tenés temor a que te envenenen?

-Ese temor existe, sí. Al haber sido un proveedor a gran escala siempre hay contrarios de que ofertan mucho dinero por uno. A mí me llegaron rumores de que ofertaban 100 mil dólares por mi vida. Siempre se quiere eliminar la competencia y yo era la piedra en el zapato de algunas personas. Yo era un estorbo para Mancini y quiso sacarme del medio.

Julio Andrés Rodríguez Granthon Foto: Ema FlaxJulio Andrés Rodríguez Granthon Foto: Ema Flax-Insisto ¿En qué gastaba tanta plata?”, vuelve a preguntar Clarin con pocas esperanzas de lograr una respuesta.

Granthon piensa.

No quiere pisar el palito.

No quiere incriminarse. No quiere contestar la pregunta ni tampoco quedar como que no la contesta.

“En libertad no vendía a gran escala así que no tenía tanto dinero. La verdad es que yo empecé a hacer plata estando detenido, ya preso», responde tratando de decir poco.

Pero dice mucho.

EMJ

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

El FMI sigue sin verla: empeoró su pronóstico para la economía argentina

Caída de 3,5% del PBI en 2024El organismo corrigió...

Rosendo Fraga: «Para Milei es más importante Elon Musk que Trump»

El historiador Rosendo Fraga sostuvo que lo mas probable...

Cuándo reabre la estación Pasteur de la línea B de subtes

La reapertura coincide con el 30° aniversario del atentado...