La historia de la noche en que Videla y Kissinger entraron al vestuario de Perú antes del polémico 6 a 0

El presidente de facto argentino y el secretario de Estado de EE.UU. “visitaron” a los futbolistas peruanos. “¿Qué tenían que hacer ahí?”, dijeron los jugadores.

30 de noviembre 2023, 09:29hs

El dictador Jorge Rafael Videla también estuvo en la premiación cuando la Selección le ganó la final a Holanda.

El dictador Jorge Rafael Videla también estuvo en la premiación cuando la Selección le ganó la final a Holanda.

El 21 de junio de 1978 quedó grabado como el día en el que la Selección ganó un partido histórico, rodeado de polémica, que lo llevó a la final del Mundial. Esa noche, en Rosario, hubo goles, festejos y sospechas. Incluso, antes del encuentro, algunas presencias llamaron la atención. Como las de Jorge Rafael Videla y Henry Kissinger, quienes entraron al vestuario de Perú antes del 6 a 0.

El equipo conducido por César Luis Menotti no había tenido grandes inconvenientes en la fase de grupos con la excepción del tropiezo ante Italia (0-1), que lo dejó en el segundo lugar de la zona y lo obligó a mudarse de Buenos Aires a Rosario, ciudad en la que se disputó el mencionado partido, uno de los más polémicos de la historia de los mundiales.

Leé también La visita de Kissinger a la Argentina para el Mundial 78 y su apoyo a la dictadura de Videla

Argentina debutó en la segunda ronda con un cómodo 2-0 ante Polonia, pero Brasil había cosechado un gol más de diferencia gracias a su victoria ante Perú (3-0). En la segunda fecha el clásico sudamericano quedó en cero y la historia se definió el 21 de junio en el estadio de Rosario Central.

René Houseman ya empujó la pelota al gol y Quiroga quedó en el suelo. Fue el quinto gol argentino en la polémica goleada contra Perú en el 1978.

René Houseman ya empujó la pelota al gol y Quiroga quedó en el suelo. Fue el quinto gol argentino en la polémica goleada contra Perú en el 1978.

En primer turno, Brasil se impuso 3-1 contra los polacos y ostentaba una diferencia de gol de +5. La Selección Argentina necesitaba entonces no solamente ganar sino hacerlo por una ventaja de al menos cuatro tantos. Después de un comienzo dubitativo, en el que los peruanos tuvieron dos chances clarísimas de gol, el equipo del Flaco fue una verdadera aplanadora y celebró tras el 6-0 que lo metió en la final ante Países Bajos.

Más allá de las dudas, por los errores de los defensores peruanos y del arquero argentino Ramón “Chupete” Quiroga, la realidad es que Perú ya estaba eliminado, no jugaba por nada. Incluso, los errores mostrados esa noche fueron similares a los que había cometido en los partidos anteriores.

La bronca de los peruanos por la aparición de Videla y Kissinger

“Videla entró al vestuario con el secretario de Estado de Estados Unidos, Henry Kissinger, supuestamente a desearnos suerte. ¿Qué tenían que hacer ahí? Fue una manera de presionarnos y ver a los que se habían vendido”, denunció tiempo después el ex futbolista incaico José Velásquez.

La presencia del presidente de facto Jorge Rafael Videla era habitual. Había estado en la inauguración, viajó a Rosario para el partido con Perú y estuvo en la premiación después de la final en el Monumental. La Copa del Mundo fue utilizada por la Dictadura para intentar lavar su cara en medio de las atrocidades de los crímenes de lesa humanidad.

Leé también: Qué fue de la vida de Ramón Quiroga, el arquero de Perú apuntado tras el 6 a 0 de 1978

Roberto Mosquera, otro integrante de aquel plantel mundialista peruano, dijo sobre la visita de Videla: “Lo vi en el vestuario y me dio asco. Tenía 20 años y no le di la mano. Cuando un presidente entra con esa prepotencia en el vestuario, están abusando de ti, porque no puedes hacer nada. Está usando su poder para someterte psicológicamente. Te sentís agredido, abusado”. Otro testigo relató que Videla se refirió en ese momento a los “hermanos argentinos” y leyó un comunicado de Francisco Morales Bermúdez, dictador peruano.

La bronca de Luque

Leopoldo Jacinto Luque, autor de un doblete contra Perú, contó en su momento cómo se cortó de repente la algarabía por el triunfo con la abrupta entrada de Videla en los vestuarios: “Con su voz de macho cobarde nos dijo ‘Muy bien, muchachos, hemos llegado a la final. El Mundial se cierra con nosotros. El objetivo era llegar a la final y ahora vamos por el título’. Ni una palabra más ni una menos”, recordó el fallecido ex delantero.

Leé también: La avivada de Ardiles y Passarella para sacar al crack holandés de la final del Mundial 78

“Yo nunca les tuve miedo a los militares”, aseguró Luque, quien cargó con una sensación de disgusto durante años porque sintió que ningún dirigente de la cúpula del Gobierno le tendió una mano tras el fallecimiento de su hermano Oscar durante ese Mundial, en un accidente automovilístico. “Ninguno me saludó ni me dio el pésame. Ni una ambulancia, ni un helicóptero del ejército para trasladar a mi hermano, ni apoyo emocional. Nada de nada”, concluyó.

Más noticias sobre Henry Kissinger

Murió a los 100 años Henry Kissinger, el diplomático más influyente de EEUU

La última entrevista a Henry Kissinger: las dos definiciones inquietantes sobre los peligros que enfrentará la humanidad

Cuáles fueron los hitos más destacados de Kissinger en la política exterior de EEUU

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Ministros de Desarrollo Social piden a Nación que abra el dialogo para asistir a los sectores vulnerables

“Estamos ante una situación inédita y de gravedad para...

Copa Argentina: San Lorenzo sigue sin despegar, pero al menos dejó en el camino a un equipo del interior profundo

San Lorenzo fue semifinalista de la anterior Copa Argentina...

Los dólares siguen a la baja y la especulación es cuándo rebotan

Liquidación de exportadores, demanda de importadores limitada y ventas...