Espionaje ilegal: Sergio Massa evita desafiar a Máximo Kirchner y analiza presentarse como querellante

Mientras busca que el escándalo no le impacte en el tramo final de la campaña y que no sea utilizado por el libertario Javier Milei en el debate electoral del próximo domingo, Sergio Massa analiza la posibilidad de presentarse ante el Juzgado Federal N°8, a cargo de Marcelo Martínez de Giorgi, para solicitar ser sumado a la causa que investiga el espionaje ilegal a jueces de la Corte Suprema de Justicia, funcionarios, dirigentes políticos, empresarios y periodistas.

“Lo están analizando. El y Malena (Galmarini) porque fueron víctimas de espionaje y lo denunciaron durante varios años”, aseguró a Clarín una alta fuente con estrecho vínculo con el candidato a Presidente de Unión por la Patria. Y recordó el extraño robo que la pareja sufrió en 2013 cuando Massa saltó del kirchnerismo para enfrentarlo en la campaña legislativa.

Según supo Clarín, Massa trazó una reunión durante este jueves para evaluar el impacto que podría tener su decisión, que va en línea con la presentación que hizo el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, quien también fue señalado por el fiscal como objeto de espionaje ilegal por parte de Ariel Zanchetta.

El propio tigrense refirió a esta situación cuando le consultaron sobre el espionaje ilegal, durante su paso por Córdoba el martes. Fue la única vez que se expidió al respecto y obedece a la orden que le bajó a su tropa para evitar alimentar los cruces con la oposición para no correr el eje de la campaña.

“Lo había denunciado ya. Es más, lo denuncié en 2015 y de vuelta en 2017. Pero por ahí para los que tenemos pertenencia a una fuerza política nunca toma trascendencia cuando hacemos estas denuncias (…) Me lo hicieron a mí, a mi esposa, a mis hijos. Yo seguí adelante. Es más, seguí adelante con cada uno de los juicios”, dijo en una entrevista con Cadena 3.

“Si alguno hace seis años se dedica a espiarme lo debo haber aburrido mucho porque soy fanático de la política, del fútbol y de los asados con mis amigos”, exageró.

Pero Massa omitió referirse a la compleja situación en la que quedó involucrado Fabián “Conu” Rodríguez, un cacique de La Cámpora y de extrema confianza de Máximo Kirchner. Fue un claro contraste con la postura que adoptó en torno al yategate que tuvo como protagonista a Martín Insaurralde, a quien le exigió su renuncia a la Jefatura de Gabinete y a su candidatura a concejal en Lomas de Zamora.

En el massismo admiten que no se trata de una definición sencilla para Massa. “No necesitamos ruido político en esta etapa de la campaña”, explican, en relación a la tensión que puede generar en el vínculo con Kirchner un avance contra “Conu” Rodríguez.

En ese sentido, una de las versiones que dejaron circular desde el Frente Renovador en las últimas horas señalaba que Massa recién avanzaría con ese pedido después del balotaje: “El 20 (de noviembre) le pide la renuncia (a Rodríguez)”, indicó un dirigente massista que jura haber escuchado esa promesa de boca del tigrense.

En el FR hay quienes consideran que para Massa el caso representa la oportunidad para marcar un claro contraste con algunas prácticas K. Pero por ahora predomina la postura de no agitar las aguas. “Cristina sabe que Massa no es Alberto y que con él todo esto se termina”, intentan descomprimir.

Por otro lado, antes de que el fiscal Gerardo Pollicita pidiera su detención y el juez Martínez de Giorgi denegara el pedido, trascendió que Massa, como titular del Ministerio de Economía, del que cuelga la AFIP, ordenó que se avance con un sumario administrativo sobre “Conu” Rodríguez como paso previo a un despido, teniendo en cuenta que el camporista es planta permanente de la planta estatal y la ley así lo exige.

Sin embargo, desde la conducción de la AFIP, a cargo de Carlos Castagneto, lo negaron rotundamente: “Es mentira”, dijeron desde el área de comunicación, donde “Conu” Rodríguez mantiene una amplia influencia.

En cualquier caso, hasta el momento Massa tampoco pidió que se lo corriera del cargo de subdirector de Servicios al Contribuyente.

“No habla nadie hasta que hable Sergio”, sintetizó ante este diario una de las principales espadas del FR. ¿Cuándo hablará el tigrense? Nadie se anima a descartar que lo haga durante el debate.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas