Jubilaciones: esta semana se conocerá el aumento de diciembre y la clave pasa por el alcance y el valor de los bonos

Antes del viernes 10, el ministro Sergio Massa y la titular de la ANSeS, Fernanda Raverta deben definir el valor y el alcance de los bonos que deben cobrar los jubilados y pensionados en diciembre 2023, enero y febrero 2024.

Es que ese dia deben anunciar la movilidad previsional para los próximos 3 meses y los cálculos provisorios arrojan un aumento de entre un 23 y 25% versus una inflación en el tercer trimestre del 34,65%. Unos 10 puntos abajo que afecta a 18 millones de personas, entre jubilados, pensionados y beneficiarios de prestaciones sociales.

Por eso, el valor y el alcance de los bonos son claves porque deberían compensar esa pérdida frente a la inflación y además actualizar los valores de los bonos y de los refuerzos que se otorgaron en septiembre, octubre y noviembre.

El primero fue el bono de $ 37.000 para los haberes más bajos (inicialmente de $ 27.000 que por la devaluación del peso en agosto se acrecentó en $ 10.000). Le siguió un refuerzo del PAMI de $ 15.000 para los mayores de 60 años que perciben la jubilación para los meses de septiembre, octubre y noviembre.

También se amplió de $ 4.056 a $ 18.800 el tope reintegro del IVA para los jubilados y pensionados que cobran hasta 6 haberes mínimos. Mientras que por la suba del salario mínimo vital y móvil (SMVM) 1,4 millones de jubilados con haberes mínimos que se jubilaron con 30 años o más de aportes cobraron un plus de $ 20.780 en octubre y cobrarán en noviembre otro plus de $ 32.260.

Por todos estos bonos y refuerzos, la clave pasa por los criterios que tomarán en cuenta Massa y Raverta para definir el valor y el alcance de los bonos para diciembre, enero y febrero de tal manera que los jubilados y pensionados y beneficiarios de las prestaciones sociales no pierdan frente a la inflación ni cobren en términos reales menos que en el trimestre anterior.

Los datos de los últimos 6 años marcan que entre septiembre de 2017 y fines de 2019, la pérdida previsional frente a la inflación fue del 19,5%.

Luego, según ASAP (Asociación Argentina de Presupuesto) “en los 46 meses del periodo que va de junio de 2023 a septiembre de 2019, el haber mínimo en términos constantes cayó – en promedio- un 1% en relación con el nivel de septiembre 2019; mientras que el haber tope del régimen general se redujo en un 15,3% en promedio (en términos constantes)».

Y agrega: «En ello incide la aplicación del componente fijo en la movilidad de marzo 2020 y los citados refuerzos o bonos previsionales. Para el haber mínimo, se tiene que en 14 de los 46 meses, la actualización eleva el haber por sobre el de septiembre 2019, mientras que las actualizaciones del citado haber tope realizadas en dicho periodo nunca logran superar el haber en términos constantes de septiembre 2019”.

Si a la caída del 15,3% para los haberes sin bonos se agrega el 19,5% de pérdida entre septiembre 2017 y fines de 2019, resulta una pérdida del 32%.

Por otra parte, ASAP agrega que en “dicho periodo hubo una reducción del 24% en el cociente entre el haber tope y el haber mínimo, que pasó de 7,3 en septiembre de 2019 a 5,6 en junio de 2023”, lo que ilustra el achatamiento de la pirámide previsional.

NE

Más Noticias

Noticias
Relacionadas