Todo sobre el emotivo y espectacular regreso de Tan Biónica, que inició en Vélez el primero de cinco shows en estadios

A siete años de iniciar un impasse, el grupo Tan Biónica volvió a dar en la noche del sábado un recital propio y fue en Vélez, iniciando una gira de conciertos que sumará cinco estadios.

A saber: dos Vélez (repite este domingo), dos Unico de La Plata (4 y 5 de noviembre) y un River (8 de diciembre). A grandes rasgos, serán unas 250 mil personas, un poder de convocatoria de un artista local sólo comparable al regreso de Soda Stereo, cuando el trío llenó cinco River entre octubre y diciembre de 2007.

Semejante cantidad de gente deja en claro la importancia que tuvo (y tiene) el grupo en el panorama del rock argentino, aunque muchas veces se lo ha dejado de lado -inmerecidamente- a la hora de hacer balances históricos, por prejuicio o por ignorancia de su real dimensón.

La vuelta del querido conjunto, cuya carrera arrancó en 2002 y siguió hasta llevarlos a lo más alto del pop-rock argentino, se anunció de manera sorpresa en la última edición del festival Lollapalooza Argentina, el 17 de marzo de este año, en el medio de un show solista de Chano.

Aquella noche, a las 20:30 el cantante frenó su concierto y anunció: «Tengo una noticia: en cinco minutos va a volver Tan Biónica y el grupo va a hacer una última noche mágica en un estadio de la Ciudad de Buenos Aires».

La llegad de Chano al escenario, entre la gente. Foto: Martín Bonetto.La llegad de Chano al escenario, entre la gente. Foto: Martín Bonetto.Poco después se anunció un show en Vélez, que luego fueron dos y obligaron a seguir la reunión en La Plata. Esas dos fechas también se agotaron y se programó un cierre en River. Aún no se sabe si la banda luego seguirá unida, tocando y grabando disco, o si cada uno volverá a su actividad solista.

Una noche de emoción pura

Las luces del estadio se apagaron a las 9 de la noche en punto. El público estalló en una ovación mientras sonó el clásico tema previo a un recital del grupo: Seven Nation Army de The White Stripes. Después se proyectó un video recopilatorio de la historia de Tan Biónica, que enganchó con imágenes dle backstage y la banda subiendo al escenario desde la punta de la enorme pasarela que se metía entre el campo delantero.

Finalmente llegaron al escenario Santiago «Chano» Moreno Charpentier, su hermano Gonzalo «Bambi», el guitarrista Sebi Seoane y el baterista «Diega» Lichtenstein, que arrancaron con Hola mi vida y su elocuente frase «No desconfíes de la música».

Tan Biónica en Vélez, con una gran puesta en escena y una euforia permanente de los fans tras 7 años de ausencia. Foto: Martín Bonetto.Tan Biónica en Vélez, con una gran puesta en escena y una euforia permanente de los fans tras 7 años de ausencia. Foto: Martín Bonetto.Atrás, las inmensas pantallas de video y la disposición de las luces jugaban con formas triangulares, mientras que en el centro se ubicaba la banda. Chano lucía un largo saco negro de piel que contastaba con la noche de calor en la ciudad, y en la mitad de la canción explotaron fuegos artifciales.

«¡Buenas noches, ciudad mágica de Buenos Aires!», saludó antes de hacer Beautiful, donde mejoró notablemente el sonido que había comenzado a muy bajo volumen y con muchos graves.

Después vino Música, donde pidió un aplauso «para el número 10 de Tan Biónica: Bambi» y su hermano cantó una estrofa. Sobre el final del tema, Chano bajó entre el publico y luego dijo unas palabras: «Estamos felices gracias por la última noche mágica… Tarde o temprano la vida nos muestra que no hay nada escrito para nosotros sino que somos lo que escribimos».

Acto seguido, hizo Loca sentado en un piano en la punta de la pasarela, y para Víctimas todos se ubicaron en la tarima del baterista, bien juntos, mientras afuera saltaban llamaradas.

Muchos escenarios

Tus horas mágicas se tocó en un set armado para todos en plena pasarela, y sobre el final Chano se colgó preguntándole a todos sei le quedaba mejor la remera dentro o fuera del pantalón.

Chano al piano en una punta de la larga pasarela que Tan Biónica armó en Vélez. Foto gentileza LA TeamChano al piano en una punta de la larga pasarela que Tan Biónica armó en Vélez. Foto gentileza LA TeamTras Lunita de Tucumán llegó un brevísimo intervalo para desarmar todo. Sonó la base electrónica de El duelo con Chano al piano a solas, hasta que luego se sumó la banda y toda la gente se puso a saltar. Incluso Chano pidió que todos se agachen un poco, para luego saltar más alto como resortes. Su carisma estaba intacto, como en los mejores tiempos, y su voz estaba en gran estado.

Otra base bien dance dio el paso a Ella, con lásers y explosiones de humo. Volvieron todos al frente de la pasarela, Bambi y Diega con teclados para Vidas perfectas, donde se arrojaron unas 20 pelotas gigantes entre el público del campo, mientras al final llovieron papelitos brillantes. Quedó Diega a solas para un DJ set y reapareció Bambi en el escenario principal para cantar Pastillitas del olvido. A riesgo de sonar puritano, no fue muy feliz el video con pastillas volando, dados los antecedentes médicos de Chano.

«¡Cuánto esperamos ustedes y nosotros para esto!», dijo Bambi, que enseguida invitó «a un artista que es tal vez el poeta mas honesto de su generacion: Chano». Se abrazaron en un momento muy emotivo, hubo más palabras y lágrimas, hicieron Las cosas que pasan y al terminar Chano reafirmó «Me gustan las codas que pasan».

El tercer escenario de Tan Biónica en Vélez, además del principal y el set armado en una punta de la larga pasarela metida en el campo delantero. Foto gentileza LA TeamEl tercer escenario de Tan Biónica en Vélez, además del principal y el set armado en una punta de la larga pasarela metida en el campo delantero. Foto gentileza LA TeamPero aún faltaba una sorpresa más, porque después de Obsesionario en La Mayor (con todos los flashes de los teléfonos prendidos) y La suerte está echada hubo un duelo entre Diega y Sebi, mientras Chano y Bambi se dirigían silenciosamente a un tercer escenario ubicado en el medio del campo trasero. Juntos hicieron una selección «random» tipo piano bar, siguiendo pedidos de la gente, como Claramente, de la carrera solista de Chano.

Se sumaron el guitarrista y el baterista en el set íntimo y genial, aunque Chano dudó y preguntó «¿Es un bache esta improvisación o está bueno?». Cerraron con Chica biónica, que contaron fue el primer tema que grabaron y el que dio nombre al grupo gracias a la sugerencia de una amiga.

Un cierre a toda gloria

Otro intervalo permitió reacomodar instrumentos y reaparecer en el escenario principal, donde unas sirenas hicieron la introducción de Ciudad mágica, con una estrofa final cantada a capella con la gente.

«La vida esta llena de colectivos que no vienen, pero yo creo que el mejor bondi está por venir», reflexionó Chano en Mis noches de enero, antes de invitar a los hermanos Sardelli, de Airbag, para Arruinarse, que incluyó el clásico rap de Diega y un solo de guitarra de Pato Sardelli.

Los minutos finales de Tan Biónica en Vélez. Foto gentileza LA TeamLos minutos finales de Tan Biónica en Vélez. Foto gentileza LA TeamEl cierre, tras más agradecimientos al público, fue con La melodìa de Dios, coronando casi dos horas y media de concierto a toda emoción.

La historia de la banda

Tan Biónica saltó a la popularidad masiva en 2010 con su tercer disco, Obsesionario, donde estaban los hits Ella, Beautiful, Obsesionario en La Mayor y Loca. Chano, Bambi, Seby y Diega recorrieron el país entero, llenaron tres Luna Park, viajaron al exterior y ganaron dos premios Gardel.

Tan Bionica en sus comienzos. Foto Guillermo Rodriguez Adami Tan Bionica en sus comienzos. Foto Guillermo Rodriguez Adami El boom se potenció con su siguiente trabajo, Destinología, que tenía más hits que hoy son verdaderos clásicos, como Ciudad mágica (luego adoptado por la campaña del PRO) y La melodía de Dios, que tocaron en shows multitudinarios al aire libre, frente al Monumento a la Bandera y en el Hipódromo de Palermo.

Si bien hubo otro álbum y un gran éxito más (Las cosas que pasan), el comportamiento de Chano ya era tan inestable como incontrolable, y él mismo decidió iniciar un receso y lanzar una carrera como solista.

El cantante fue noticia una y otra vez por cuestiones extramusicales que se viralizaron rápidamente con memes y gran cobertura mediática, como un múltiple choque de autos estacionados, el choque a un camión en la ruta, una denuncia de abuso sexual por parte de su ex novia Milita Bora, y un brote psicótico frente a un policía donde sufrió un disparo.

Chano en su regreso a los escenario en el estadio Atenas de La Plata, en octubre del año pasado. Foto: Martín BonettoChano en su regreso a los escenario en el estadio Atenas de La Plata, en octubre del año pasado. Foto: Martín BonettoLiteralmente a prueba de balas, Chano reapareció a los cuatro meses en el Luna Park. Poco después fue internado de urgencia e inició un tratamiento por rehabilitación de drogas. Volvió a tocar en vivo, esta vez en La Plata y dio su gran show en Lollapalooza, donde arrancó este regreso triunfal de una de las bandas más grandes del país de las últimas dos décadas.

(noticia en desarrollo)

Más Noticias

Noticias
Relacionadas