Andrea Rincón habló del ritual de su bautizmo en una pelopincho

La actriz habló sobre la repercusión que tuvo el ritual cristiano que compartió en sus redes sociales y se refirió a las críticas que recibió.

Hoy 17:05

Este domingo Andrea Rincón celebró su bautismo cristiano y compartió las fotos del ritual en su cuenta de Instagram sin esperar la repercusión que tuvieron en las redes sociales y en los medios. Aunque miles de personas la felicitaron por la decisión, otras se rieron de las postales en donde la actriz es sumergida en una pelopincho.

Por supuesto, la modelo no dudó de hablar sobre lo ocurrido al aire de Quién paga la fiesta (Rock&Pop). Después de explicar que estaba muy sorprendida por todo lo que se había dicho, contó que fue su pareja quien la convenció para subir las fotos. Según explico, ella no quería porque sabía que la iban a criticar: “Me van a bardear, a poner Flanders, boludeces”.

“Al final lo compartí… no invité a todos mis amigos, es una iglesia chiquita. Vengo de un proceso grande y busqué en varias iglesias, por eso hago 40 minutos para irme a esta y no a una de Palermo”, reveló Rincón sobre la parroquia de Villa Celina, La Matanza, a la que va todos los domingos.

En cuanto a la decisión de bautizarse, explicó: “Cuando sos bebé no es un bautismo que elegís entonces esto es una elección propia, reconocerse hija de Dios”. Acto seguido, uno de sus compañeros le preguntó respecto al uso de una pileta de lona para hacer la ceremonia. “No entienden, es falta de conocimiento. Se hace así, lo que pasa es que en alguna iglesias es más humilde… una de las cosas por las que decidí ir a esta es porque no pide plata durante la misa”, comentó la actriz.

Al enterarse que Yanina Latorre había dicho que era “innecesario” lo de la pelopincho, Rincón fue contundente: “No, porque te tenés que sumergir por completo, lo que pasa es que Yanina no debe tener idea y debe hablar por falta de conocimiento…”.

Y concluyó: “En el bautismo católico se te moja solo la cabeza, en el cristiano, no. A Jesucristo cuando lo bautizaron lo sumergieron por completo. ¿Quién puede cuestionar mi fe, por qué hago o dejo de hacer? Nunca pensé que iba a pasar esto. Yo puedo ir de castillos a callejones y no se me caen los anillos por meterme en una pelopincho…”.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas