Bajaron a un pozo de agua para reparar un motor y murieron por inhalar monóxido de carbono

Las víctimas son el dueño del terreno un vecino que quiso socorrerlo. 28/11/2022 12:53 Clarín.com Sociedad Actualizado al 28/11/2022 12:53 Dos hombres murieron ahogados después de sufrir un desvanecimiento dentro del pozo de agua donde había estado en funcionamiento una bomba a explosión, que generó una importante acumulación de monóxido de carbono. El hecho ocurrió…

bajaron-a-un-pozo-de-agua-para-reparar-un-motor-y-murieron-por-inhalar-monoxido-de-carbono

Las víctimas son el dueño del terreno un vecino que quiso socorrerlo.

28/11/2022 12:53

Actualizado al 28/11/2022 12:53

Dos hombres murieron ahogados después de sufrir un desvanecimiento dentro del pozo de agua donde había estado en funcionamiento una bomba a explosión, que generó una importante acumulación de monóxido de carbono. El hecho ocurrió el fin de semana, en la zona rural de Alba Posse, Misiones.

El sábado a la tarde, cuando el calor se hacía sentir, Antonio Beck (45) decidió llenar de agua una pileta de lona para su hija más pequeña. El hombre optó por abastecerse de un pozo que estaba a pocos metros de la vivienda, en el paraje San José, en vez de hacerlo de una vertiente cercana.

Como la perforación tiene unos quince metros de profundidad y la bomba una capacidad de succión de no más cinco metros, Beck decidió bajarla con sogas por el hueco. La maniobra había resultado exitosa y el agua comenzó a llenar la pileta pero en forma imprevista el motor se detuvo.

En lugar de izar la bomba hasta la superficie, el hombre decidió bajar al pozo para ver qué problema tuvo. Nunca sospechó que habia dejado de funcionar por la falta de oxígeno y eso le arrebataría la vida en minutos.

Tragedia. Una bomba a explosión generó los gases que terminaron con la vida de los dos hombres.

El hombre se desvaneció en cuestión de segundos y cayó al agua. Su esposa advirtió la situación y corrió hasta la casa de un vecino, Diego Luis Suárez (34), quien acudió para intentar rescatarlo.

Como Beck no respondía, desesperado, Suárez decidió bajar al pozo utilizando una soga, y corrió la misma suerte que el dueño de casa.

Un equipo de bomberos que llegó al lugar, ya entrada la noche, rescató los cuerpos del fondo del pozo con la ayuda de familiares y vecinos. Unas horas después, un médico forense estableció que ambos fallecieron ahogados después de perder el conocimiento.

Un sobrino de Beck contó que el hombre no utilizaba el pozo para abastecerse de agua, ya que lo hacía de una vertiente que no está muy lejos de la casa. La víctima tenía tres hijas -la menor tiene cinco años- y su vecino también era padre de un chico de doce años.

El Juzgado de Instrucción de Oberá dispuso que los cuerpos fueran entregados a los familiares para su inhumación.

Misiones. Corresponsalía

SC