Una pérdida puede ser una ganancia

Una de las cosas mas importantes que aprendí en mi vida, fue ver el lado positivo de lo que no se dio como yo quería, de que algo se vaya, o se pierda. Si bien siempre es importante honrar lo que hemos perdido, a veces una pérdida también puede representar una oportunidad para un nuevo…

una-perdida-puede-ser-una-ganancia

Una de las cosas mas importantes que aprendí en mi vida, fue ver el lado positivo de lo que no se dio como yo quería, de que algo se vaya, o se pierda.

Si bien siempre es importante honrar lo que hemos perdido, a veces una pérdida también puede representar una oportunidad para un nuevo comienzo.

La primer sensación al perder algo que hemos apreciado puede ser de vacío, abrumadora y hasta desestabilizarnos. Un espacio que estaba lleno u ocupado, ya sea en nuestra vida con actividades o con personas, o bien ocupando espacio en nuestro corazón, ahora de repente se encuentra vacío, con sentimientos de dolor, pérdida y separación a veces pueden ser difíciles de soportar.  

Cuando logramos ver esa situación como una oportunidad de comienzo, el vacío dejado por una relación, un trabajo o un sueño puede verse como un espacio abierto que puede llenarse con algo nuevo: nuevas experiencias, nuevos conocimientos, nuevas oportunidades de trabajo, nuevos sueños, nuevas personas y  nuevas formas de crecer.

Puede sonar positivista, pero hoy te invito a reflexionar y mirar hacia atrás y ver que sucedió luego de alguna pérdida. Si perdiste un trabajo o finalizaste una relación, tus primeros pensamientos pudieron girar entorno a llenar el vacío con un trabajo similar o el mismo tipo de relación.  ¿Y que sucedió luego?

Tomarse el tiempo para aprender, revisar y ver cuál fue nuestro rol en ella y cuál el del espacio que ocupaba, es algo que sirve para no repetir el mismo patrón, y luego terminar diciendo: “siempre me pasa lo mismo” o “tengo mala suerte en mis relaciones”, o, “no me va bien con este tipo de trabajo o amistades”.

Trata de no precipitarte en llenar el vacío.  La pérdida de un trabajo puede liberarte para explorar nuevas oportunidades, especialmente si has superado la experiencia anterior.  Asimismo, la pérdida de una relación puede brindarte la oportunidad de redescubrir tus propios intereses, explorar nuevas pasiones y conocer gente diferente.

Si buscar el bien en lo que parece ser una mala situación te hace sentir incómodo/a, entonces trata de recordar que no estás devaluando lo que has perdido ni reemplazándolo con frialdad.  Te estás rindiendo al hecho de que en la vida a veces tenemos que soltar y permitir que lo nuevo entre en los espacios abiertos creados por nuestras pérdidas.  Al hacerlo, estás honrando lo que te ha dejado y dando la bienvenida a lo nuevo en tu vida con un espacio abierto, una mente abierta y un corazón abierto.

por Paula Cabalén

Galería de imágenes