La NASA logró arreglar los paneles solares de la sonda Lucy y podrá seguir su camino a Júpiter

La nave espacial tenía un desperfecto desde su lanzamiento por culpa de una soga enredada que ponía en peligro la misión. 05 de agosto 2022, 22:21hsUno de los paneles solares de Lucy que alimentan los sistemas de la nave no se había abierto y estaba atascado completamente. (Foto: Goddard Space Flight Center de la NASA)A…

la-nasa-logro-arreglar-los-paneles-solares-de-la-sonda-lucy-y-podra-seguir-su-camino-a-jupiter

La nave espacial tenía un desperfecto desde su lanzamiento por culpa de una soga enredada que ponía en peligro la misión.

Uno de los paneles solares de Lucy que alimentan los sistemas de la nave no se había abierto y estaba atascado completamente. (Foto: Goddard Space Flight Center de la NASA)

A 10 meses del lanzamiento de su nave espacial Lucy, la NASA consiguió solucionar un problema en los paneles solares de la sonda y ahora podrá seguir sin problemas su camino hacia los asteroides troyanos de Júpiter.

Lucy llevaba solo unas horas en su viaje de doce años cuando surgió un desafío inesperado: durante la fase de despliegue, uno de los paneles solares de Lucy se atascó, poniendo en peligro la misión.

Leé también: Sorpresa en la NASA: encontró un objeto con forma de espaguetis en Marte e investigan el origen del hallazgo

Los datos recibidos en octubre de 2021 indicaban que uno de los paneles solares de Lucy que alimentan los sistemas de la nave -diseñados para desplegarse- no se había abierto y estaba atascado completamente.

Los ingenieros de la NASA determinaron que la causa del problema fue una soga enredada que no pudo cumplir su función de abrir y desplegar el enorme panel solar.

Los científicos de la NASA realizaron horas de simulaciones en una réplica para comprender los riesgos de las maniobras. (Foto: Goddard Space Flight Center de la NASA)

Con Lucy ya en marcha a toda velocidad por el espacio, había mucho en juego. Desde entonces se pensaron decenas de alternativas y se analizaron horas de simulaciones en una réplica para comprender los riesgos que conllevarían los intentos de implementación.

Finalmente, los científicos decidieron intentar desplegar completamente los paneles de Lucy “a la fuerza”: a través de una serie de maniobras y haciendo funcionar simultáneamente los motores de despliegue de los paneles solares primarios y de respaldo, forzarían al amarre a desenroscarse, engancharse de nuevo con el mecanismo y desplegar el panel.

El esfuerzo realizado a 69 millones de kilómetros tuvo éxito luego de siete intentos y esta semana la NASA logró arreglar parcialmente el problema.

El panel solar se abrió lo suficiente como para que Lucy pueda continuar su misión. (Foto: Goddard Space Flight Center de la NASA)

La NASA estima que los paneles solares de Lucy están abiertos entre 353 y 357 grados (de un total de 360 grados si la matriz estuviera completamente desplegada), lo que le permite a la nave mantenerse los suficientemente estable para que funcione bien durante las operaciones de la misión.

Solucionado el inconveniente que mantenía sin dormir a los científicos de la NASA, Lucy está lista y sigue en camino hacia Júpiter para estudiar los asteroides troyanos que se encuentran en su órbita. Llegará en 2025.

El telescopio James Webb de la NASA fue dañado por una roca espacial pero seguirá enviando fotos

Desde su lanzamiento, el James Webb había sido golpeado por cinco rocas espaciales sin consecuencias importantes hasta ahora. Sin embargo, el último impacto dañó su espejo primario. Investigadores de la Agencia dijeron que: “El micrometeorito que golpeó el segmento C3 causó un cambio significativo no corregible en su funcionamiento”.

Leé también: Cinco cosas que nos enseñaron las primeras imágenes del telescopio Webb

Aunque el impacto fue grave, solo se vio afectada una pequeña porción del área del satélite. Como el daño se produjo en uno de los paneles, no perjudicará en absoluto a la capacidad de toma de imágenes del mayor y más ponente telescopio de la NASA.

De todas maneras, más allá de los desperfectos sufridos por el choque con el micrometeorito, los ingenieros que diseñaron el Webb explicaron que sus espejos y su escudo solar se degradarán lentamente de forma inevitable a causa más impactos, que se espera que ocurran en el futuro y durante la vida útil del telescopio. Estos golpes son difíciles de evitar y están dentro de los cálculos de la NASA.