Avión venezolano-iraní: Leopoldo Moreau pidió una copia de la causa al juez pero se resiste a crear una subcomisión investigadora

El presidente de la comisión Bicameral de Inteligencia, Leopoldo Moreau, pidió una copia de la causa del avión venezolano-iraní al juez Federico Villena pero bloquea hasta ahora un pedido de la oposición para crear una subcomisión investigadora. Juntos por el Cambio quiere saber si la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) ocultó alertas de Israel y EE.UU. sobre el…

avion-venezolano-irani:-leopoldo-moreau-pidio-una-copia-de-la-causa-al-juez-pero-se-resiste-a-crear-una-subcomision-investigadora

El presidente de la comisión Bicameral de Inteligencia, Leopoldo Moreau, pidió una copia de la causa del avión venezolano-iraní al juez Federico Villena pero bloquea hasta ahora un pedido de la oposición para crear una subcomisión investigadora. Juntos por el Cambio quiere saber si la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) ocultó alertas de Israel y EE.UU. sobre el avión venezolano-iraní retenido en Ezeiza. Por eso Moreau, preguntó a la AFI si recibió alertas previas.

Desde el 12 de junio los legisladores de la Bicameral que responden a Juntos por el Cambio presentaron una serie de pedidos de investigación y convocaron a una reunión para el miércoles próximo.

Moreau abrió decenas de investigaciones contra el espionaje ilegal macrista, pero se resistió a hacerlo con un caso de supuesta conexión con el terrorismo internacional en un país que sufrió los atentados contra la embajada de Israel (1992) y la AMIA (1994).

La pregunta del millón es si ese freno político es para que no se sepa que Israel alertó en abril pasado que el sospechoso Boeing 747 iraní había empezado a operar en América Latina con base en Caracas, como adelantó el domingo pasado Eduardo Van der Kooy en Clarín, entre otros secretos.

De todos modos, más allá de esa supuesta alerta y la que envió el 6 de junio el gobierno de Paraguay, cuando el avión estaba aterrizado en Córdoba, cualquier conocedor de la AFI y de otros organismos de inteligencia de la causa por el atentado contra la AMIA debía saber de las sanciones de EE.UU contra estas empresas de aviones iraníes que datan de 2019.

Aún más. Desde el informe del ex fiscal de la AMIA Alberto Nisman del 2003 se conoce que Irán usa “empresas de cobertura”, como Mahan Air y Qeshm Fars Air. También, que la fuerza Al Quds o el servicio de inteligencia iraní llamado Savak lo usan para contrabandear armas, tecnología o militares del Hezbolláh, acusado por el atentado contra la AMIA y la embajada israelí.

Nisman explicó con detalles como funciona la “matriz” de Irán para exportar su revolución a través de embajadas, mezquitas shiítas y empresas privadas. Y de mínima, la misión del avión “era tantear rutas comerciales confiables” frente a las sanciones de EE.UU y Europa.

En realidad, no se trata de empresas privadas, sino de firmas de cartón que ocultan que los aviones pertenecen “al estado iraní y que van cambiando de nombres” para tratar de eludir las sanciones de EE.UU y Europa.

“Primero, el gobierno habló de que eran instructores de vuelo, luego de que había un homónimo de Ghasemi y ahora con que Venezuela nos haría un juicio por un avión que no le pertenece. Cada vez se mete más en el barro”, dijo una fuente que conoce el submundo de la inteligencia.

Los diputados de Juntos por el Cambio Gerardo Milman y Cristian Ritondo y los senadores del mismo signo, Daniel Kroneberger y Alfredo Cornejo quieren que Moreau cite a la Bicameral a la ex titular de la AFI y candidata a embajadora en Israel Cristina Caamaño y a su sucesor Agustín Rossi para que explique por qué si el sistema de inteligencia argentino no reaccionó ante un avión del estado iraní piloteado por un ex oficial de Al Quds, entre otras, sospechas iba a aterrizar en la Argentina.

Rossi reemplazó a Caamaño el mismo día que el Boeing 747 aterrizó en Córdoba por la niebla que cubría el aeropuerto de Ezeiza, el 6 de junio.

Sin embargo, el miércoles 8 el Boeing 747 voló a Buenos Aires y desde allí intentó llegar a Uruguay que, prevenido por las alertas de Israel y EE.UU, no lo dejó aterrizar.

Además, recién fue inspeccionado por la Unidad Antiterrorista de la Policía Federal el viernes 10 cuando Clarín había publicado un pedido de informes del diputado Milman. Y luego Migraciones retuvo los pasaportes de los 19 tripulantes.

No solo no se sabe si hubo avisos del Mossad de Israel y la CIA antes del arribo del avión, sino que existen los Sistemas de Alertas de Dirección Nacional de Migraciones (DNM), firmado por la AFI y el Ministerio del Interior.

En el Gobierno a nadie la llamó la atención que llegaba un avión de cargas con 19 tripulantes cuando, en realidad, pueden volar con dos, se preguntan en la oposición.

Los diputados quieren que Moreau pregunte al Gobierno si la AFI se ha comunicado e intercambiado información con integrantes del Sistema Nacional de Inteligencia (SINAI) de la República de Paraguay.

En un escrito, también preguntaron si hubo algún tipo de alerta temprana emitida mediante el sistema información anticipada sobre los pasajeros (API) y del registro de nombres de los pasajeros (PNR).

La sospecha de complicidad o laxitud se basa también en el hecho de que, por ejemplo, YPF, Axion y Shell se negaron a darle combustible al avion porque sabían de las sanciones y la AFI, ¿no lo sabía?

Aquellos que apuestas a las hipótesis de máxima, afirman que “en realidad hubo una luz verde desde un sector del gobierno para que el avión llegue y por eso le autorizaron el plan de vuelo, antes del 6 de junio sabiendo de todos estos antecedentes”.

Por esta falta de reacción de la AFI, los legisladores de la oposición reclamaron a Moreau que constituya una subcomisión investigadora para determinar si  Caamaño y Rossi actuaron dentro de los marcos normativos que regulan las actividades de inteligencia. Se trata de “la Ley 25520 y la 27.126 respecto a toda información y procedimientos pertinentes vinculados a un avión” que es propiedad de un estado que está acusado como supuesto autor intelectual del atentado a la AMIA.

En fuentes parlamentarias se afirmó que la improvisación llegó al punto que no hay más traductores de farsí -el idioma oficial de Irán- en la AFI. “Los dos confiables y con título oficial que había contratado (Antonio) Stiuso fueron echados por (Oscar) Parrilli”, cuando tomó el control de la ex SIDE a fines de 2015.

La complejidad de la investigación de la avión y sus conexiones con el atentado a la AMIA abrieron ya un debate en la comunidad judía y en la Justicia sobre si la causa debería pasar de manos del juez Villena a la UFI-AMIA que dirige el fiscal Sebastián Basso y está especializado en el tema.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA