OnlyFans en Argentina: historias de mujeres que hacen “changas hot” para llegar a fin de mes

Especialista en marketing de contenido para adultos, Eric Castagna asesora sobre estrategia de redes y de cómo generar tráfico en OnlyFans, plataforma de material audiovisual erótico y explícito que empezó a ser conocida en la Argentina en 2021. En la actualidad hay en el país 1.420 creadores activos, 1.095 mujeres y 325 hombres (números que fluctúan).…

onlyfans-en-argentina:-historias-de-mujeres-que-hacen-“changas-hot”-para-llegar-a-fin-de-mes

Especialista en marketing de contenido para adultos, Eric Castagna asesora sobre estrategia de redes y de cómo generar tráfico en OnlyFans, plataforma de material audiovisual erótico y explícito que empezó a ser conocida en la Argentina en 2021. En la actualidad hay en el país 1.420 creadores activos, 1.095 mujeres y 325 hombres (números que fluctúan).

“Muchos se abren una cuenta, están unos días, se frustran y la cierran”, remarca Castagna, que agrega: “El 1,25 por ciento de internautas ingresa al menos una vez al día a OF, o sea que por ahora es mucho ruido y pocas nueces pero hay campo virgen para explorar”.

Estudioso de la plataforma, Castagna afirma que “el promedio de ganancias de los que crean contenido es 10 dólares por hora. El 87 % de los que pagan para ver son hombres de entre 33 y 44 años, mientras que las mujeres que brindan el servicio ganan un 40 % más que los hombres porque el contenido femenino es mucho más buscado que el masculino”.

Para Castagna, “OnlyFans es una plataforma inclusiva, que tiene lugar para jóvenes y adultos mayores, gente flaca y gorda, hombres, mujeres, binarios y no binarios. A diferencia del contenido pornográfico tradicional, que es muy machista, Pero no hay que banalizarla, porque así como puede ser sencillo hacer plata, no deja de tratarse de contenido adulto, con lo que uno debe ser consciente de que se está exponiendo”. 

El experto subraya que no todo el mundo puede estar preparado para afrontar dicha exposición. “Conozco gente que, desesperada económicamente, decidió meterse en la plataforma y le salió el tiro por la culata y cayó en una profunda depresión”. Clarín habló con algunas de las mujeres que decidieron ingresar al mundo de OnlyFans para llegar a fin de mes.

Malena, administradora

Malena tiene 26 años, vive en San Fernando con su mamá y su hermano, es madre soltera y tiene un hijo de 18 meses. Por la mañana trabaja como administradora de consorcios hasta las dos de la tarde, labor que le genera unos 40 mil pesos por mes. “Estaba muy preocupada porque no me alcanzaba la plata y una amiga me sugirió probar con OnlyFans, que a ella le estaba yendo bien… y aposté a ver cómo me iba. Tímida no soy y siempre publiqué fotos audaces en mi Instagram, y encima gratis“, dice.

Mientras su hijo gatea por el living, Malena cuenta: “Me separé por violencia de género cuando estaba embarazada, a los 8 meses de mi hijo me quedé sin trabajo y me fui a vivir con mi mamá y a fin del año pasado encontré este oficio que, aunque escucho que dicen que es plata fácil, es un trabajo intenso, demandante. Hoy, a seis meses de haber empezado en OnlyFans, llevé a mi hijo de vacaciones, colaboro con los gastos hogareños y me compro ropa”.

Malena Macri (26) está hace seis meses en OnlyFans. “Buscaba una solución temporal a mi problema económico y lo encontré”.

Malena no tiene vergüenza, ni pudor. “Doy la cara, te digo mi apellido y no te rías… es Macri, Malena Macri, y estoy orgullosa de lo que he logrado y de poder estar en casa con mi hijo. Renuevo contenido casi a diario. OnlyFans me cambió realmente la vida después de que mi ex me la pisoteara. Buscaba una solución temporal a mi problema económico y lo encontré”.

Al cabo de estos seis meses, Malena compró 200 seguidores a una chica que tiene 150 mil, lo que me dio más visibilidad. “Hoy totalizo unos 1.200 a los que cuido, les brindo confianza, les doy material novedoso, que por lo general produzco de noche, cuando mi hijo duerme y tengo el tiempo. ¿Qué hago? Fotos y videos con striptease, escotes, jueguitos, colaless y lo que la imaginación me dé. Me stockeo y vendo muchos packs”. Cada pack trae 12 videos por un total de 30 minutos por un monto de 8,50 dólares.

Malena Macri facturó en abril 1.000 dólares creando contenido en OnlyFans.

Aclara Malena que “los clientes habituales piden en el momento y a la carta -ilustra-, lo que lleva más tiempo, porque hay que improvisar en el momento. ¿Cómo? Quieren lencería jugada, medias de red, calzas, un jean determinado y eso tiene otro precio, más caro. Un minuto de video lo cobro 6 dólares”. En 2022 sus ganancias han crecido: en enero facturó 300 dólares y en abril recaudó 1.000.

Malena dice que tiene sus límites. “Nada de pedidos que tengan que ver con el incesto, el abuso ni la zoofilia. Si bien muchos usuarios te insisten con esas cosas, yo en eso no transo y no me importa perder seguidores. Tengo una línea de conducta y propuestas y me mantengo sin desviarme. ¿Donde genero mi contenido? Bueno, como vivo con mi mamá, mi hermano y mi hijo, trato de no molestar y el baño es un buen lugar, a mí me resulta práctico“.

A propósito de la familia, Macri confiesa que a su mamá no le gustó nada cuando se enteró. “Ella sabe pero de eso no se habla. Yo la entiendo pero ella respeta mi decisión… tampoco hablamos del tema, eh, yo soy muy reservada y hablamos de cualquier otra cosa”. ¿Considerás que es prostitución esta actividad?, se le consultó. “De alguna manera yo vendo mi cuerpo, algo de prostitución entiendo que es, pero yo prefiero hablar de ‘acompañamiento’, me gusta más esa palabra”.

Wanda, diseñadora

Asesora de imagen y diseñadora de indumentaria, Wanda Villagrán (23), de Quilmes, se cataloga como “una mujer rigurosa y con empeño. Empiezo a trabajar a las 8 dando cursos básicos y de perfeccionamiento, y por la tarde me dedico a nutrir mi plataforma de contenido. Durante dos años vendí planes de 0 Km, pero en 2021 me quedé sin trabajo y encontré en OnlyFans una posibilidad que estoy aprovechando”.

Wanda Villagrán se quedó sin trabajo en la pandemia y se metió de lleno en OnlyFans: hoy tiene 6.300 seguidores.

Desde marzo del año pasado sólo se dedica a OnlyFans y hoy cuenta con 6.300 seguidores. “Me empezó a ir muy bien a partir de estudiar cómo funciona esta plataforma. Una vez que me quedó todo claro, empecé a ayudar a los que recién empezaban dando cursos. Entre mayo y julio tenía unos 15 alumnos, hoy llego a unos 500 (que pagan $3.000) y tengo una larga lista de espera. Dar estos cursos me brinda otro ingreso importante, además del de los suscriptores por mi propio contenido”.

Wanda dice que sus clientes son del exterior, que tiene bloqueada la aplicación para Argentina y que trabaja mucho con gente de países árabes. “Tuve que estudiar sus usos y costumbres, su relación con las mujeres, piden a piacere y pagan lo que les indico. Son muy enamoradizos los árabes…y 50 son de Dubai. La mayoría se vuelve loco por los pies, tienen ese fetiche. El otro día me pidieron que me comprara anillos o lentejuelas para adornarlos, por supuesto que son gastos que corren por su cuenta”.

Wanda Villagrán no duda: “OnlyFans es la base de toda mi vida. Me dio mucho, pero yo le entrego mi tiempo”.

Una vez un señor que vive en Dubai estaba tan obsesionado que me invitó a viajar para allá, me mandó un pasaje de avión, pero amablemente le rechacé su propuesta. También me pasó con otro usuario de Playa del Carmen (México), que me ofrecía todo… ‘venite con lo puesto’. Hay que tener mucho cuidado y evitar tentaciones absurdas, pero también tengo como estrategia mantenerlo contento, que siga conmigo, aunque a veces no lo complazca”.

Wanda tuvo picos de ganancias de alrededor de 300 mil pesos y dice que su promedio actual nunca baja de los $150.000. “La plataforma se queda con el 20 por ciento de lo que yo facturo y hasta ahora a mí me sirve cobrar en pesos, es menos complejo, pero sí querés podés cobrar en dólares. En lo personal soy una agradecida, porque estoy pagando las cuotas de un auto, la prepaga, pude ponerles una pizza-parrilla a mis viejos, construí una habitación en mi casa y arranqué mi propio emprendimiento de lencería erótica”.

La mamá de Wanda no tomó para bien la actividad de su hija: “No es lo que yo esperaba para vos”, le dijo. “Cuidate y no te mandés cagadas”, le devolvió el padre. “Con el tiempo vieron mi actitud y mi seriedad y compromiso, y terminaron aceptándolo. Vivimos los tres juntos, entiendo que para ellos no es fácil pero saben que si la puerta de mi habitación está cerrada, tienen prohibido entrar”, sonríe pícara.

Comenta que “el barrio se revolucionó un poco y los vecinos creen que me prostituyo porque yo jamás lo oculté ni me escondí. Es más, sueño con que se destierre este prejuicio para que la mujer u hombre que quiera producir y vender contenido no se sienta menos que un hombre o una mujer que trabajan en un estudio de abogados o en cualquier otra oficina. Honestamente no veo relación con la prostitución. En OnlyFans nadie te toca un pelo, no hay desgaste físico y es muy raro que pases un mal momento y si pasara, haría click y apago la computadora. Jamás me prostituiría, mi límite es esto”.

Daniela, directora de teatro

Para Daniela M. su experiencia en OnlyFans orilla lo traumático, no porque cómo lo pasó sino porque se convirtió “en la única salida”. Estudió teatro durante siete años en la Universidad Nacional de las Artes y se recibió en 2018 de directora, trampolín que le significó dirigir varias obras en el circuito alternativo. También empezó a dar talleres y cursos pero el dinero no alcanzaba para poder dejar, con 28 años, la casa de sus padres e irse a vivir sola. “Me costaba sostener las clases porque yo era una directora sin nombre”.

Empezó a trabajar como docente de teatro, pero tampoco le significaba un salario suficiente. “Hasta que agarré todo tipo de trabajos, precarizados, y no duraba, me sentía explotada y nada valorada“, puntualiza Daniela, que vive en un barrio céntrico de Buenos Aires y prefiere no dar a conocer su apellido ni su rostro. “El teatro no lo dejé, al contrario, pude estrenar la obra que escribí, que era mi gran proyecto profesional, además de ser mi tesis en la carrera, pero la respuesta que tuve fue frustrante: ahí me di cuenta que a nivel laboral el ámbito teatral es una porquería”.

Ante la situación irremontable, a fines de 2019 y con 30 años “una amiga de mi novia me comentó que estaba haciendo fotos y videos para una plataforma y que empezó a tener ingresos que le permitieron solventarse. Así fue que me inicié en OnlyFans y empecé a ver una plata (tuve picos de 700 dólares) que antes no había sabido o podido generar, que me permitió a principios de 2020 mudarme sola. Pensaba en qué hacer con el teatro, pero vino la pandemia, cerraron todas las salas y seguí produciendo contenido erótico quizás con un poco menos de culpa”.

Ya metida de llena en el rubro, Daniela se convirtió “en una especialista que había aprendido todo el campo semántico del sexting en inglés y que lo aplicaba con sus seguidores extranjeros. De todas maneras me sentía expuesta, sentía que todo el mundo sabía que estaba vendiendo porno autoproducido. Si bien lo que hacía lo veía artístico y hasta sentía placer, la carga social de lo que implica eso me jugó una mala pasada. Hay pocas mujeres que se animan a decir y hacer público que venden pornografía y que hacen contenido para adultos usando su propio cuerpo”.

Daniela se sentía contrariada, quería salir de OnlyFans, pero a la vez “pertenecer” le permitía un nivel de vida holgado. “Pensaba en el teatro, en volver, intenté pero no pude, lo que me enojaba más. Seguí con OnlyFans en secreto, pero con mis condiciones: siempre con extranjeros, sin mostrar la cara ni crear contenido explícito, lo que me empezó a jugar en contra a nivel económico. Tenía ingresos pero fueron decreciendo. Lo curioso es que tuve a un canadiense durante dos años, Kevin, fiel como pocos”, sonríe por primera vez.

Los altibajos emocionales la alejaban de la actividad virtual. “Estaba enojada con la sociedad, con lo que había elegido, con la idea de ser una universitaria graduada diciéndole a un yanqui: ‘Oh mi God, how big!’. ¿No te parece humillante? Pero a la vez estaba en una encrucijada, porque ganaba 300/400 dólares que el teatro no me los iba a dar… Quiero aclarar que a mí la experiencia me gustó y me parece bien que se venda el contenido, ojo, no soy ninguna abolicionista, el tema era yo, mi cabeza…”.

En abril Daniela decidió alejarse de OnlyFans “un poco por salud mental y otro poco porque ya no resistía interactuar con algunos clientes”. Hoy trabaja en una librería y colabora en un emprendimiento familiar, además de estudiar para ser analista de sistemas, “que quizás me permita una mejor opción que el teatro”. “¿Si volveré a OnlyFans? Nunca digas nunca. No lo tengo claro. Mi mayor deseo en la actualidad es insertarme en otro campo laboral, pero no me arrepiento, apoyo a quien quiera hacer la prueba y apostar ciento por ciento, algo que yo no hice”.

PS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA