Tras el ultimátum de Alberto Fernández, senadores K se mostraron con Federico Basualdo en Atucha

Los senadores nacionales del kirchnerismo le enviaron un mensaje contudente al presidente Alberto Fernández, que en su gira por Europa prometió echar del Gobierno a cualquier funcionario que rechace la suba de tarifas, y se mostraron con el subsecretario de Energía, Federico Basualdo, uno de los principales apuntados por el ultimátum presidencial.La foto que aviva aún…

tras-el-ultimatum-de-alberto-fernandez,-senadores-k-se-mostraron-con-federico-basualdo-en-atucha

Los senadores nacionales del kirchnerismo le enviaron un mensaje contudente al presidente Alberto Fernández, que en su gira por Europa prometió echar del Gobierno a cualquier funcionario que rechace la suba de tarifas, y se mostraron con el subsecretario de Energía, Federico Basualdo, uno de los principales apuntados por el ultimátum presidencial.

La foto que aviva aún más las internas dentro del Frente de Todos tuvo como escenario una recorrida por el complejo nuclear Atucha. Allí, los dirigentes leales a Cristina Kirchner, con Oscar Parrilli a la cabeza, exhibieron su apoyo al funcionario cuestionado por el albertismo.

Entre risas y abrazos, dijeron presente senadores de los dos bloques que forman parte del oficialismo, que se dividió en la Cámara Alta semanas atrás para poder quedarse con una banca más en el Consejo de la Magistratura.

La comitiva de legisladores estuvo conformada por Juliana Di Tullio, presidenta del bloque de Unidad Ciudadana; José Mayans, presidente del bloque Frente Nacional y Popular; y José Rubén Uñac, titular de la Comisión de Minería, Energía y Combustibles del Senado.

Además, estuvieron presentes los senadores y senadoras nacionales Silvia Sapag, Carlos Alberto Linares, Sergio Leavy, Guillermo Andrada y Guillermo Snopek, todos integrantes de la Comisión de Minería, Energía y Combustibles; Parrilli, Silvina García Larraburu, Ricardo Guerra, Antonio Rodas, María Eugenia Duré, María Teresa González y Marcelo Lewandowski, quienes se interiorizaron sobre el estado actual del proyecto Atucha III.

Más allá de las formalidades, la actividad se produjo después de que Alberto Fernández dijera desde su gira europea que iba a echar a los funcionarios que rechazaran la suba de tarifas.

“La suba de tarifas es una decisión política, quien no puede tomar esa decisión no puede seguir en el Gobierno”, fue el ultimátum que lanzó Fernández en medio de las audiencias públicas.

De inmediato, el nombre de Basualdo y el de Soledad Manín, titular del Enre, que responde al subsecretario, comenzaron a sonar como los destinatarios de esa frase.

En ese contexto, Basualdo apareció en Atucha rodeado por los senadores de Cristina Kirchner, a los que les brindó detalles sobre la marcha de las negociaciones con la República Popular China para la cuarta central nuclear, que se va a emplazar aquí en Lima.

Los senadores K con Basualdo en una recorrida por Atucha.

Federico Basualdo es uno de los enemigos íntimos del ministro de Economía, Martín Guzmán, en el Gabinete, y los chispazos entre ambos no son nuevos, todo lo contrario. Datan desde fines de abril de 2021 cuando el ministro quiso echar al subsecretario, porque había frenado un aumento de tarifas, y no pudo hacerlo porque la vicepresidenta Cristina Kirchner lo impidió.

Desde entonces, la relación nunca se reencausó y ahora, tras la implosión de las internas en el Frente de Todos, el apellido de Basualdo es uno de los más resistidos en el albertismo, sobre todo por su negativa al aumento de tarifas.

Atucha IV

El pasado 1 de febrero, la empresa Nucleoeléctrica Argentina firmó un contrato con la Corporación Nuclear Nacional China (CNNC) para la construcción de Atucha III con un reactor de 1.200 MWe y una vida útil inicial de 60 años, que se instalará en el Complejo Nuclear de Lima, provincia de Buenos Aires.

El proyecto supone una inversión de USD 8.300 millones y permitirá incrementar en más de un 60% la generación eléctrica de origen nuclear en nuestro país.

Las obras de construcción comenzarán a finales de este año y demandarán más de 7.000 puestos de trabajo durante el pico de obra, además de 700 puestos de trabajo fijos para su operación una vez finalizada.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA