Anne Phillips: “La igualdad social es algo mucho más que aritmético”

Phillips es catedrática de Ciencias Políticas y se incorporó a la London School of Economics en 1999 como catedrática de Teoría del Género. Su labor teórica y docente demuestra que la investigación sobre feminismo y género es parte fundamental del debate en los principales centros de pensamiento del mundo, del cual ella es una de…

anne-phillips:-“la-igualdad-social-es-algo-mucho-mas-que-aritmetico”

Phillips es catedrática de Ciencias Políticas y se incorporó a la London School of Economics en 1999 como catedrática de Teoría del Género. Su labor teórica y docente demuestra que la investigación sobre feminismo y género es parte fundamental del debate en los principales centros de pensamiento del mundo, del cual ella es una de las protagonistas excluyentes.

En el paper “Puentes entre feminismo(s) y republicanismos”, en el que se analizan sus trabajos sobre este tema, la investigadora argentina Mirna Lucaccini dice que “la historia de tensiones entre ambos está signada por el olvido del republicanismo en tanto tradición de pensamiento, de los postulados feministas, así como las críticas que han hecho teóricas feministas por haber dejado delado sus reivindicaciones”. ¿Cómo explicaría el vínculo entre ambos territorios en la actualidad?

—El republicanismo comprendido no simplemente como una política, una alternativa al gobierno monárquico, sino pensando en el republicanismo en el sentido más amplio, una alternativa a una concepción liberal de la libertad, implica encontrar nuestra libertad en la práctica política, en lugar de escapar de la política. Existe la concepción liberal de que ser libre es mantener la política fuera de tu vida. La concepción republicana es mucho más que encontrar tu libertad a través de la política. Una de las preocupaciones de las feministas es que, tanto en las versiones clásicas del republicanismo como en algunas de las más contemporáneas que han recogido algunos de los temas, existe una concepción muy masculina de lo que supone este compromiso con lo público. Reproduce lo que siempre fue un problema, también dentro de la concepción liberal: la división entre público y privado, que no aborda las formas en que estamos posicionados en la sociedad como mujeres y hombres. Uno de los escritores ingleses contemporáneos sobre el republicanismo es Philip Pettit. Lo ve como una tradición. Dice que no se es libre de la dominación si se encuentra en una posición en la que nadie impide hacer lo que se desea. Un ejemplo que da es el de una mujer casada con un hombre muy generoso que le da todo lo que necesita en términos de condiciones materiales. Tu vida es exactamente como quieres que sea, pero dependes de su buena voluntad para ello. En esa concepción sigue estando dominada. Incluso si tu vida está bien. Eso encaja bastante bien con algunas de las cuestiones que las feministas plantearon sobre lo que significa ser independiente. Por tanto, son elementos que deben conjugarse.

¿Ser feminista es ser de izquierda en el siglo XXI?

—Hay muchas feministas que no se definirían como de izquierda. Es difícil pensar en el feminismo como algo que no implique al menos algún tipo de asociación con un tipo de política más de izquierda. Es muy difícil pensar en una sociedad en la que los hombres y las mujeres puedan ser iguales sin abordar la reorganización de nuestro sistema de cuidado. En todas las sociedades del mundo, en este momento, se asume que la responsabilidad principal del cuidado de los jóvenes, los enfermos y los ancianos es el trabajo de las mujeres. La sociedad se organiza con eso como presupuesto básico. En esas condiciones, es muy difícil mantener la igualdad entre los sexos. Hay una división del trabajo en función del género: estructura la forma en que se organiza la política, el mercado de trabajo afecta a la distribución de los ingresos. En el futuro es un tema que deberá abordase. No veo cómo una sociedad totalmente de mercado puede hacerlo. Como mínimo, algo más parecido a la democracia social es una especie de condición necesaria para abordar lo que sigue siendo uno de los mayores obstáculos para la igualdad entre los sexos. Es muy difícil pensar en un feminismo que no implique al menos alguna crítica a una sociedad excesivamente orientada al mercado, y cierta insistencia en la importancia del Estado y lo público. No es necesariamente una posición terriblemente de izquierda. Así se abre una gran gama de posibilidades, que es lo que uno encuentra en el feminismo.

Escuchá la entrevista completa en Radio Perfil FM 101.9.

por Jorge Fontevecchia

Galería de imágenes