Tigre: perdió el control del auto, destrozó una vidriera y se metió en un local de un paseo comercial

Una mujer que conducía un coche automático perdió el control y se metió en un local de comida, ocasionando severos destrozos. A pesar de la gravedad del impacto, no hubo heridos.El accidente ocurrió este jueves a la tarde en el Remeros Plaza Shopping, en Tigre, y los primeros indicios apuntan a que confundió los pedales del freno con…

tigre:-perdio-el-control-del-auto,-destrozo-una-vidriera-y-se-metio-en-un-local-de-un-paseo-comercial

Una mujer que conducía un coche automático perdió el control y se metió en un local de comida, ocasionando severos destrozos. A pesar de la gravedad del impacto, no hubo heridos.

El accidente ocurrió este jueves a la tarde en el Remeros Plaza Shopping, en Tigre, y los primeros indicios apuntan a que confundió los pedales del freno con el del acelerador, lo que la llevó a perder el control del vehículo y frenar por el impacto contra heladeras del negocio.

El frente del comercio, de vidrio, quedó totalmente destrozado, al igual que el frente del auto, de color negro. No se registraron heridos, a pesar de que el hecho se produjo en un horario con importante concurrencia de personas en el centro comercial.

Brenda, empleada del local, describió la escena como “impactante” en diálogo con la señal TN: “Fue impactante, escuchamos un ruido con mi compañera y cuando nos dios vuelta, el auto ya estaba adentro del local”.

Luego, con voz nerviosa, que tanto ella como quien la acompañaba que se encuentran bien y que no sufrieron heridas. “Rompió vidrios y estanterías. Incluso movió heladeras muy pesadas por el impacto.”.

Consultada luego sobre si tuvo la oportunidad de hablar con la señora que provocó el incidente, dijo que sólo unas pocas palabras, y por lo que observó, tampoco había salido lastimada.

“Dios nos cuidó en ese momento como lo hace siempre“, expresó Brenda, quien añadió que la señora se bajó para dejar los datos del seguro y luego no volvió a verla.

“El auto quedó bastante destruido, bastante mal, como el local”, dijo la empleada, quien una y otra vez depositaba en su fe que haya que lamentar heridos ni víctimas fatales.

Precisamente, consultada sobre el flujo de gente un jueves por la tarde en el centro comercial, sostuvo: “Hoy es un día que suele haber movimiento. Fue milagroso porque pudo haber gente y niños que pudieron haber resultado lastimados“.

LM

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA