El Gobierno da por hecho un principio de acuerdo con el FMI

Sin agenda oficial, Alberto Fernández se recluyó todo el día en su oficina del primer piso de Casa Rosada. Por su despacho desfiló, durante todo el jueves, buena parte de su equipo de colaboradores más cercanos: Santiago Cafiero, Vilma Ibarra, Julio Vitobello, Gabriela Cerruti y Juan Zabaleta, entre otros. También Sergio Massa. Fueron diálogos monotemáticos,…

el-gobierno-da-por-hecho-un-principio-de-acuerdo-con-el-fmi

Sin agenda oficial, Alberto Fernández se recluyó todo el día en su oficina del primer piso de Casa Rosada. Por su despacho desfiló, durante todo el jueves, buena parte de su equipo de colaboradores más cercanos: Santiago Cafiero, Vilma Ibarra, Julio Vitobello, Gabriela Cerruti y Juan Zabaleta, entre otros. También Sergio Massa. Fueron diálogos monotemáticos, como en las últimas 48 horas, en torno a las negociaciones con el Fondo Monetario. Con Martín Guzmán, el Presidente habló innumerables veces.

Cuando caía la tarde, el hermetismo en la cúpula del Gobierno era total y la posibilidad de un anuncio inminente en virtud de un entendimiento general con el staff del Fondo Monetario por la refinanciación de la deuda estaba bien latente. 

“Somos optimistas”, respondió escueto uno de los funcionarios del riñón más íntimo del Presidente, de los pocos al tanto de los detalles de las negociaciones con Washington y ante la consulta de Clarín sobre si este viernes podría ser el día D en torno al acuerdo.

A última hora del día, la decisión de cancelar el vencimiento de este viernes, de 731 millones de dólares, no estaba todavía confirmada, y su resolución, según fuentes oficiales, se discutía en paralelo a las tratativas con el Fondo, que en las últimas 72 horas se intensificaron al extremo.

La agencia Bloomberg dio un paso más y aseguró que el principio de acuerdo ya existe y que incluye el compromiso argentino para llegar al déficit cero en las cuentas públicas en 2025, cuando ya haya concluído la gestión de Fernández. 

Desde el Gobierno explicaron, sin embargo, que la orden de giro del pago es un trámite que se ejecuta casi de manera automática una vez que el principio de acuerdo con el Fondo haya llegado a buen puerto. 

“A esta hora las conversaciones entre el gobierno argentino y el @FMInoticias continúan sin que haya definiciones ni novedades que comunicar”, aseguró minutos antes de las 20 la portavoz de la Presidencia.

Media hora después, el Presidente dejaba Casa Rosada junto a Massa. 

En paralelo, altas fuentes oficiales dejaron trascender a este diario que este viernes por la mañana Fernández grabaría un mensaje presidencial, cerca de las 10.

Entrada la noche, la agencia Bloomberg publicó que el staff del Fondo Monetario convocó para este viernes a primera hora de Washington a una reunión de la junta directiva para comunicar sobre las negociaciones con el gobierno argentino. 

En ese contexto, “hora a hora”, como lo definió bien temprano Cerruti, el Gobierno había defendido por la mañana el acuerdo con el organismo y rechazado los dichos de dirigentes del riñón del kirchnerismo, en especial los del diputado Leopoldo Moreau, que en una entrevista radial había deslizado la posibilidad del “default”: “No es el peor de los remedios”, dijo el legislador, de diálogo directo con Cristina Kirchner.

Claudio Lozano, director del Banco Nación, y la ex diputada Fernanda Vallejos, que también se referencian en el kirchnerismo, se habían pronunciado en ese sentido.

El jefe de Gabinete, Juan Manzur, y el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, fueron los otros miembros del gabinete que se pronunciaron a favor del acuerdo y en contra de las declaraciones de dichos dirigentes. “Es mucho mejor para la Argentina hacer un acuerdo”, resaltó Kulfas. Manzur, rodeado de rumores sobre su futuro en el gabinete en la última semana, abundó en el mismo sentido.

Hasta esta semana, en el Frente de Todos todavía existía un intenso debate en torno a la conveniencia o no de alcanzar un acuerdo, una discusión que Moreau desnudó abiertamente cuando habló de la posibilidad del default como una chance concreta.

Este jueves, mientras en Casa Rosada y el Palacio de Hacienda se sucedían las comunicaciones con Estados Unidos, Cristina Kirchner participaba del acto de asunción de Xiomara Castro Zelaya, flamante presidenta de Honduras. Guzmán y Fernández la mantuvieron al tanto de las negociaciones desde principios de semana

Manzur, Kulfas y Cerruti fueron los últimos en hablar, antes del mediodía. Después, el Presidente y sus colaboradores más cercanos definieron llamarse a silencio. Para no entorpecer las negociaciones que Guzmán y Sergio Chodos, el representante argentino ante el FMI, todavía encabezaban a la noche desde la oficina del ministro en el Palacio de Hacienda.

Martín Guzmán, en su despacho con Sergio Chodos, representante argentino ante el FMI. “Seguimos trabajando”, posteó el ministro en Instagram junto a esta foto, en la noche del jueves.

Clarín había publicado en la semana que Fernández tenía intenciones de embarcarse el próximo martes hacia Rusia primero y China después con un entendimiento con el Fondo lo más avanzado posible. Por eso, el Gobierno decidió avisar a Washington que la opción de no cancelar el vencimiento de este viernes era un camino posible, como método de presión al organismo.

A última hora del jueves, altas fuentes oficiales remarcaban que todavía se pulían “detalles” del acuerdo. Pero que había avances sustanciales en varios aspectos, entre ellos la devolución de los pagos que el Gobierno canceló en estos dos años -algo más de 7.500 millones de dólares-.

Se terminaba de acordar, por su parte, el tamaño del “sendero fiscal” que el propio Guzmán exhibió como el punto central de la discusión con el Fondo, con especial inquietud por parte de Estados Unidos, en su exposición ante los gobernadores del PJ. Es decir, el prorrateo y la magnitud del ajuste que deberá ejecutar el país en los próximos años. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA