Por la falta de dólares, anticipan que seguirán las demoras para la entrega de autos

La venta de autos en las concesionarias seguirá registrando demoras y sobreprecios durante 2022, según coincidieron concesionarias y ejecutivos de las terminales automotrices consultados por Clarín.Si bien en el mundo hay escasez de nuevos vehículos por la escasez de semi conductores o “chips”, en la Argentina no hay margen ni siquiera para importar ese tipo…

por-la-falta-de-dolares,-anticipan-que-seguiran-las-demoras-para-la-entrega-de-autos

La venta de autos en las concesionarias seguirá registrando demoras y sobreprecios durante 2022, según coincidieron concesionarias y ejecutivos de las terminales automotrices consultados por Clarín.

Si bien en el mundo hay escasez de nuevos vehículos por la escasez de semi conductores o “chips”, en la Argentina no hay margen ni siquiera para importar ese tipo de problemas: lo que genera las demoras a nivel local es la escasez de divisas.

¿Cuántos cero kilómetro van a vender este año las concesionarias? Andrés Civetta, es especialista en el sector automotor de la consultora Abeceb y los técnicos de la Asociación de Concesionarios Automotores (ACARA) proyectan la misma cifra: 400.000 unidades, apenas por arriba de los 381.777 cero kilómetro patentados en 2021.

Pero esas modestas proyecciones no son por una demanda deprimida, sino por la escasa oferta.

Por la falta de dólares, el Gobierno tiene pisada la importación de vehículos. Esa política de administración del comercio de vehículos dio resultados en 2021 a nivel de balanza comercial. Pero la contrapartida fueron los salones semivacíos de las concesionarias.

Las fábricas locales, si abastecieron mayor cantidad de unidades en el mercado interno (tuvieron una participación histórica de mercado que rondó el 50%), producen una cantidad limitada de modelos, centrada en pick ups y unos pocos autos medianos. La producción local no cubre por ejemplo la oferta de autos chicos, un segmento donde predominan los modelos importados de Brasil.

La importación es administrada a través del Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI), desde el Ministerio de Desarrollo Productivo. Esa política premia a las terminales que más exportan con una mayor cantidad de autorizaciones de importaciones.

El caso emblemático es Toyota, la principal productora y exportadora de vehículos del país, que el año pasado también resultó la más vendedora en el mercado interno.

Toyota fabricó 142.000 unidades de su pick up Hilux y su versión SUV en Zárate, de las cuales exportó 113.000, el 80%. A las concesionarias locales destinó casi 28.000 unidades. Pero parte de ese balance comercial a favor pudo usarlo para importar desde Brasil autos chicos y medianos chicos, Etios y Yaris, que se ubicaron entre los ocho más vendidos a nivel local.

Pero ese saldo favorable a nivel divisas tiene su contracara en cuanto a los plazos. Los vehículos de Toyota, tanto nacionales como brasileños, siguen manteniendo una importante demora.

“No vemos razón por el momento para un mercado diferente al que hubo en 2021. Las unidades más demandas de Toyota siguen siendo comprometidas por los vendedores con plazos de entrega de entre cinco y seis meses“, dijo uno de los concesionarios más importante de esta marca.

Los primeros números que se van conociendo en enero para el mercado interno en su conjunto confirman esa tendencia.

Transcurridas tres semanas del mes, el reporte de patentamientos (venta de autos cero kilómetro) de la Asociación de Concesionarios Automotores (ACARA) arroja para enero una proyección de 41.666 unidades.

Es posible que la cifra final termine más cerca de las 50.000 unidades, ya que en las concesionarias se mete más presión en los últimos días del mes. Pero aun así, todo indica que enero va a finalizar con cifras muy similares, o inferiores, a los  49.438 vehículos cero kilómetro patentados en enero de 2021.

En cuanto a la producción, Según Civetta este año las terminales automotrices van a fabricar alrededor de 513.000 unidades, unas 80.000 más que en 2021. Pero sólo 200.000 de esa unidades terminarían siendo para el mercado interno ya que la mayor parte (313.000, según la proyección de Civetta) serán exportadas.

El contexto internacional, con fábricas paralizadas por falta de semi conductores o chips (cada vehículo lleva unos 1.400 componentes de este tipo) hasta el momento no tuvo mayor impacto en las fábricas locales, pero sigue siendo un problema potencial, según Civetta, de Abeceb.

El problema de los chips en nuestra región impactó menos que en otras partes del mundo, quizás un poco más en Brasil, donde se produjeron 160.000 vehículos menos. En Argentina no fue significativo, generó alguna parada de línea, pero igual sigue siendo una luz de alarma en el tablero. No es un tema que haya sido resuelto”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA