Las cuatro razones por las que nos estamos acercando al techo de la vacunación con dos dosis contra el Covid

En el último mes y medio, los casos de Covid pasaron de 2.600 a más de 100.000 por día. Aun cuando la ola por la variante Ómicron generó un empujón a los vacunatorios, en segundas dosis, casi un tercio del país maneja cifras bien por debajo de la media nacional, lo que está impulsando propuestas…

las-cuatro-razones-por-las-que-nos-estamos-acercando-al-techo-de-la-vacunacion-con-dos-dosis-contra-el-covid

En el último mes y medio, los casos de Covid pasaron de 2.600 a más de 100.000 por día. Aun cuando la ola por la variante Ómicron generó un empujón a los vacunatorios, en segundas dosis, casi un tercio del país maneja cifras bien por debajo de la media nacional, lo que está impulsando propuestas del tipo “vacunación obligatoria antes del inicio de clases”.

Siempre hablando de segundas dosis, el mapa de provincias con cobertura floja incluye a Jujuy y Corrientes, ambas con el 67%; Chubut, con 64%; Salta y Chaco, que no llegan al 60%; y la siempre retrasada Misiones, con solo el 53%.

Con mejores cifras, pero por debajo del 74,45% nacional de esquemas completos, siguen Tucumán, Neuquén y Entre Ríos, que rondan el 73%; y Mendoza y Santa Cruz, con cerca del 69%.

Detrás de los porcentajes hay cientos de miles de personas mal protegidas contra Ómicron y cualquier variante nueva que pueda surgir.

Del intercambio con varias fuentes de Salud provinciales (todas por fuera del radio metropolitano), Clarín pudo resumir cuatro razones que explican el retraso para completar los esquemas de dos dosis.

1. Abandono

Detrás del perfil bajo de Andrea Uboldi sobresale una valiosa voz del ámbito sanitario. Es pediatra especializada en infectología, con años de formación en hospitales de niños de Rosario y de porteños (entre otros, el “Ricardo Gutiérrez” y el “Garrahan”). Fue, además, ministra de Salud de Santa Fe e integra el núcleo central de la Comisión Nacional de Inmunizaciones (Conain).

“La primera dosis siempre te marca el acceso, y si hay confianza en la vacuna o no. En la del coronavirus y en todas. En cambio, la tasa de cobertura de segundas y terceras dosis hablan de la deserción: quiénes son los que no logran completar los esquemas”, arrancó.

Ante un escenario de deserción “te tenés que plantear por qué la gente no cumple el esquema. Suele ser por múltiples variables. En este caso, Ómicron pudo haber embarrado un poco la cancha, pero hay otros fenómenos”.

Uboldi se remontó a la tormentosa falta de segundas dosis de la vacuna Sputnik en 2021: “Más allá de que después se haya confirmado que los esquemas heterólogos eran más beneficiosos, en la cotidiana mucha gente se pudo haber preguntado si era bueno que le pusieran otra marca en la segunda aplicación. No es el por el capricho de querer cierta vacuna sino el hecho de tener dudas”.

La cobertura con dos dosis de la vacuna contra el Covid a nivel nacional es del 74,45% a nivel nacional. Foto Rafael Mario Quinteros

Adriana Jure, también pediatra, directora del Programa de Inmunizaciones de Salta y representante del NOA frente a la Conain, coincidió con su colega: “La baja adherencia es multifactorial. Hay adultos que quizás tuvieron fiebre con la primera dosis y entonces, para darse la segunda, dudan. Dicen: ‘Para qué… me va a dar fiebre. Mejor espero a que pase el fin de semana, así no me clavo‘”.

Una voz nueva es la de Antonio Buljubasich, ministro de Salud de Jujuy desde hace semanas, luego de que su antecesor, Gustavo Bohuid, asumiera como diputado nacional.

Para él, la menor adherencia a las segundas dosis (“y pasa también con las terceras”) tiene algo de “desidia, desinterés o pachorra, si se quiere, producto de la campaña de que ‘esto es una gripecita‘. La gente le perdió el miedo al Covid”.

En alusión a que Jujuy implementó el pase sanitario obligatorio antes de que se anunciara a nivel nacional, agregó: “Lo único que apuró la vacunación fue que dijéramos que, sin vacuna, nadie sale a carnavalear”.

2. Desconfianza

A nivel nacional, casi el 70% de los chicos de 3 a 11 años tiene la primera dosis contra el Covid, pero solo el 46% recibió la segunda. Ahora bien, tanto Misiones como Chaco, Salta, Chubut, Santa Cruz, Mendoza, Corrientes, Entre Ríos, Tucumán y Neuquén están por debajo de ese 46%.

Vacunación de chicos de entre 3 y 11 años en La Rural. Foto Guillermo Rodríguez Adami

Tucumán, Entre Ríos y Santa Cruz oscilan entre el 40% y el 45%. El resto está por debajo. La peor posicionada es Misiones, donde solo el 16,7% de los menores tiene esquema completo.

Según contó Jure, “en Salta, el 75% de los mayores de 18 completó el esquema de dos dosis”. Sin embargo, admitió, “es una provincia vasta, con distintas situaciones. Hay zonas en las que puede haber un retraso. Y donde más falta es en la población de menores de 18. En los de 3 a 11 años, el 27% tiene dos dosis. En los de 12 a 17, el 43%”.

Para Buljubasich aún se paga el costo del breve pero intenso cortocircuito entre el Ministerio de Salud y la Sociedad Argentina de Pediatría, en relación a la inmunización de los más chiquitos.

“Yo soy pediatra. Desde el primer día vengo indicando la vacunación desde los 3 años, pero estos desfasajes o desencuentros alteraron un poco la cuestión. Generaron un momento de zozobra”.

En la práctica, “muchos pediatras les dijeron a las familias ‘vamos a esperar un poquito a ver qué pasa‘. Eso sembró desconfianza. Porque, si hace un mes me dijiste que no estabas seguro, ¿qué pudo haber cambiado ahora?”.

¿Apoyaría la vacunación obligatoria antes del comienzo del ciclo lectivo 2022? El ministro fue enfático: “¡Por supuesto! A fines de enero tiene que estar todo el mundo vacunado con dos dosis. En el Consejo Federal de Salud (Cofesa), la mayoría opina lo mismo. Las vacunas están y no tiene sentido retrasar esta decisión. Se lo voy a plantear al Gobernador en la próxima reunión de Gabinete”.

3. Acceso desparejo

En algunas provincias, la diferencia entre “muchos”  y “pocos” vacunados es geográfica y socioeconómica, dijo Martín Barrionuevo, senador provincial, y un creativo elaborador de curvas con las que se vuelve más sencillo interpretar los datos de la pandemia.

Algunos proponen vacunación obligatoria antes de que empiecen las clases. Foto Juano Tesone

“En Corrientes, en particular, hay una diferencia muy marcada entre la capital y el interior. Se ve en los mayores de 40 años. La diferencia es muy significativa: en la capital, 87% tiene ambas dosis. En el interior, es el 75%”.

Según explicó, “hubo muchas dificultades con el otorgamiento de los turnos, pero también con la distribución de las dosis. Temas logísticos. Más allá de que haya vacunas, es evidente que puede haber faltantes en postas de zonas rurales”.

En cuanto Misiones, la provincia con peor cobertura del país, el problema no es solo con las segundas (53%) sino también con las primeras dosis (67,8%), analizó Barrionuevo. Muchos lo atribuyen al liderazgo de referentes religiosos que, sin argumentos sólidos pero con verdadera llegada a la gente, estarían desalentando la inmunización.

En coincidencia con un diagnóstico que había hecho Jure sobre Salta y también las autoridades de Salud de Misiones sobre lo que están viendo en esa provincia, Barrionuevo afirmó que el temor por el avance de Ómicron empujó a más gente a vacunarse.

Aun así, insistió, sería fundamental implementar la vacunación sin turno.

De los obstáculos en la oferta de vacunas también habló Uboldi: “Pasa que la persona se quiera dar la segunda dosis, pero los horarios o el lugar no le queden bien. O que se suba al colectivo y por alguna razón, rebote en el vacunatorio”.

Y, desde ya, otro obstáculo es el alza contagios por Ómicron: “Muchos no pueden tomar los turnos por estar aislados, o después de la infección no tienen claro cuándo podrían vacunarse“.

“En el caso de la tercera dosis, quizás no se difundió lo suficiente la recomendación de la Conain de postergar el refuerzo tres meses desde la infección”, dijo. No es que haya un contraindicación, aclaró, “solo se busca el momento más oportuno para levantar los anticuerpos”.

4. Falta de creatividad

El último ítem compete a un problema en todo el país. Los expertos lo vienen resumiendo así: En toda campaña de vacunación, el último 20% es el más díficil de alcanzar.

Uboldi cree que con ese número podría achicarse bastante, si hubiera mayor creatividad en las estrategias para convocar a la gente a vacunarse.

En Mar del Plata salieron a buscar a los jóvenes que se juntan en la playa para hacer la previa para invitarlos a que se vacunen. Foto Marcelo Carroll / Enviado Especial

Jure aseguró que en Salta hacen todo lo posible: “La accesibilidad está. Se vacunó con turno, se vacunó en los trabajos, se vacunó en sitios de entretenimiento, en centros educativos, casa por casa… Y se van sumando más estrategias”.

Pero Uboldi es una convencida de que hay que diseñar las estrategias en función del destinatario.

“Requiere evaluar cuáles son los grupos poblacionales que tenés que vacunar. A un joven es ideal convocarlo al aire libre, en la playa, en un parque, en bares, con música y con vacunadores jóvenes. Pero es mucho más difícil que una mamá decida ponerle la vacuna a su chiquito en la playa”, diferenció.

En definitiva, “es fundamental implementar otras estrategias. Al menos, algunas que superen el esquema clásico del enfermero, el vacunatorio y el turno”.

Colaboró Ernesto Azarkevich (corresponsal en Misiones).

MG​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA