Cambio de quincena: por el Covid, la temporada en Mar del Plata no tuvo el lleno total que se esperaba

“Los políticos se anticipan. Les sirve decir eso, que lo digan, pero no es así, en todo caso eso lo sabremos más adelante”, asegura y pide reserva el operador turístico que suele participar en las reuniones con los funcionarios. “Pero hoy no se puede decir que esta es la mejor temporada de la historia”, exclama.Es…

cambio-de-quincena:-por-el-covid,-la-temporada-en-mar-del-plata-no-tuvo-el-lleno-total-que-se-esperaba

“Los políticos se anticipan. Les sirve decir eso, que lo digan, pero no es así, en todo caso eso lo sabremos más adelante”, asegura y pide reserva el operador turístico que suele participar en las reuniones con los funcionarios. “Pero hoy no se puede decir que esta es la mejor temporada de la historia“, exclama.

Es que el virus la raleó. En esta primera quincena, al menos en Mar del Plata, no se vio reflejada la enorme expectativa que auguraban la intensidad de las consultas y la creciente demanda de alojamiento que arrancó en septiembre. Pero los niveles son de prepandemia y, en esto coinciden los operadores del sector, “de ninguna manera se puede hablar de una mala temporada”.

En los hechos, enero está por debajo de las probabilidades de récord: el promedio de ocupación fue de un 75% según informaron operadores de turismo a este diario. Para la segunda quincena se puede advertir un panorama un tanto mejor, con reservas en un 80%.

No ocurre lo mismo en localidades de la Costa más pequeñas, que trabajan y continuarán haciéndolo a pleno: la ocupación general ronda el 98% en Pinamar, según el último informe del Observatorio Turístico y Económico de la Secretaría de Turismo municipal. Eso incluye Valeria del Mar, Ostende y Cariló, el bosque en el que no hay casas desocupadas.

“Allá es diferente”, analiza el titular del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos de Mar del Plata, “porque todos aquellos que en otro momento se iban afuera, este año están allí. Estaban quienes alquilaban su casa en dólares y con eso mismo se iban de viaje, pero este año por cuestiones de la pandemia se quedaron en su casa, los dos meses del verano en su casa de Cariló”.

En Pinamar sí se alcanzaron las expectativas de ocupación. Foto Fernando de la Orden

Hay tanto público allí que los hoteles están llenos y el alojamiento en camping trepa al 83% de su capacidad. El partido de Pinamar cuenta con un total de 300 mil plazas turísticas, 25.000 de las cuales son hoteleras (hoteles, hosterías, hospedajes, apart hotels, departamentos con servicios) y 275.000 se reparten entre casas y departamentos particulares.

De acuerdo al mismo informe de la Secretaría de Turismo, el 61% de las inmobiliarias informó que alquiló el total de las propiedades ofertadas. Las reservas para la segunda quincena de enero a la fecha promedian el 93%.

“En Mar del Plata ocurrió que muchos, por los contagios, se bajaron antes de venir o se fueron antes. El que vino en auto y tenía que aislarse eligió volver a su casa en lugar de estar aquí en un departamento. Otros directamente cancelaron”, explicó Donsini.

Según el titular de los martilleros marplatenses, la segunda quincena ya viene con número en alza, con un promedio del 80% reservado: “Puede que alguno no aparezca, pero también que otros se acerquen en esos días”, estima.

La explosión de casos de coronavirus en el país (Mar del Plata mantiene un promedio de 2.000 casos diarios) hizo mella en la temporada, golpeó tanto los planes de los viajeros, contagiados antes o en medio de sus vacaciones, como de los comerciantes que aguardaban un arribo masivo de visitantes.

De acuerdo a las inmobiliarias, para la segunda quincena de enero ya están reservados el 80% de los departamentos en oferta. Foto Marcelo Carroll

Hernán Szkrohal, vicepresidente de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Mar del Plata y presidente de la Cámara Gastronómica, contó que en su sector se habían “armado hasta los dientes”, con planteles para trabajar al 100% como indicaban las altas reservas de alojamiento, “pero faltó entre un 20% y un 25% de gente, quienes por edad o porque se enfermaron en otras provincias no llegaron a la ciudad”.

Explicó que dentro del rubro de la gastronomía se trabajó un 20% por debajo de lo esperado, un porcentaje similar al de la hotelería. “Están funcionando muy bien los after beach, un segmento más alto en nivel de consumo, porque con estos días la gente se queda hasta altas horas en la playa”.

“No es temporada mala, de ninguna manera -aseguró-. Por la explosión de casos de coronavirus se está por debajo de la expectativa del 100%, pero es mejor que la anterior. También se distribuyó distinto el público, hay mucha gente en la playa y la parte interna de la ciudad no recibe el mismo caudal de público, pero eso luego se equilibra”

El vicepresidente de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica sostuvo que espera que la segunda quincena de enero mejore en relación a la que termina, e instó a que se sostenga la campaña de vacunación.

Los locales gastronómicos marplatenses trabajaron un 20% por debajo de lo esperado. Foto Marcelo Carroll

En Pinamar, con su perfil de turista de alto poder adquisitivo, el consumo gastronómico no cayó, de hecho pasa por un muy buen momento, según Turismo de la Comuna.

Sobre un total de 40 establecimientos relevados, el 83,3% de los restaurantes del centro aseguró estar atravesando una buena temporada, mientras que el 90% de los restaurantes de los paradores de playa calificaron la temporada como “buena”.

En Mar del Plata, a partir del programa Previaje, que devuelve el 50% de lo abonado, y el buen clima, los balnearios vienen trabajando con alta ocupación, un promedio del 95% que esperan se mantenga durante todo el mes.

Pinamar tiene balnearios con pocas carpas libres: están al 99% de ocupación en Cariló, al 93% en Valeria del Mar, al 82% en Ostende y al 85% en Pinamar, donde los números se sostienen más alla del primer recambio de la temporada, este fin de semana.

NS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA