Argentina, a un paso de ser elegida para presidir el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Argentina está a un paso de ser elegida para presidir el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, según pudo saber Clarín de altas fuentes internacionales.Será la primera vez que ocupe la cabecera del Consejo, donde durante todo 2019 ejerció también por primera vez la vicepresidencia. Son buenas noticias para el Gobierno de Alberto…

argentina,-a-un-paso-de-ser-elegida-para-presidir-el-consejo-de-derechos-humanos-de-la-onu

Argentina está a un paso de ser elegida para presidir el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, según pudo saber Clarín de altas fuentes internacionales.

Será la primera vez que ocupe la cabecera del Consejo, donde durante todo 2019 ejerció también por primera vez la vicepresidencia. Son buenas noticias para el Gobierno de Alberto Fernández, en una de las áreas más sensibles de la política local por varias razones.

El Gobierno ya tiene el aval unánime de  Latinoamérica y Caribe, incluyendo a Cuba y Venezuela -que forman actualmente parte del Consejo. Se trata de la primera instancia de consenso que debe tener un Estado para ser elegido por los 47 miembros del Consejo. 

En el equipo del canciller Santiago Cafiero guardaban extremo silencio este sábado con la intención de que nada falle de aquí al lunes, día en que se producirá la votación final en Ginebra.

Allí funcionan los cuarteles de varios organismos internacionales, de una parte de las Naciones Unidas, como el Consejo, y los de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, con la que el gobierno de Alberto Fernández ha buscado tener una relación estrecha.

El embajador argentino ante organismos internacionales, Federico Villegas Beltran

La votación va ser seguida en persona por el embajador ante organismos internacionales, Federico Villegas Beltran, un diplomático de carrera que deberá presidir el Consejo una vez que Argentina sea elegida. Es quien presenta la posición del país cuando se votan resoluciones o se presentan determinados asuntos a debate. 

El Consejo de Derechos Humanos trata temas controvertidos en la arena internacional respecto a China, Israel, Venezuela o Nicaragua. El lunes, en la mañana argentina, será la votación de todos los países miembros.

El Gobierno llega a esta victoria por el juego de la política internacional, ya que este año le tocaba la presidencia anual a un país latinoamericano.

El Gobierno pidió integrar el Consejo de Derechos Humanos pese a que  la administración de Mauricio Macri se había comprometido a dejar que otro país entrara al Consejo. Entonces el país tenía la vicepresidencia. Pero se trata de política y Alberto Fernández quiso volver a jugar.  Argentina ingresó finalmente al Consejo para 2022-2025 junto con Honduras y Paraguay. 

Argentina fue vicepresidente del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. El lunes seria elegida presidente. En la foto, el ex en Ginebra Carlos Forador con el canciller ruso Sergei Lavrov.

Ahora bien. Durante el macrismo Argentina estuvo muy enfrentada a Venezuela, cuyos crímenes se denunciaron sistemáticamente.  El Gobierno de Fernández hizo guiños de amistad al chavismo y el contexto actual lo favoreció. Por ejemplo, se retiró del llamado Grupo de Lima que presionaba a Venezuela, en momentos en que ese colectivo de países caía en desgracia al igual que el poder internacional del opositor Juan Guaidó. Y al mismo tiempo, Nicolás Maduro sigue controlando el aparato electoral del régimen.

Venezuela integra el Consejo de Derechos Humanos y, como Cuba, apoyó a la Argentina en su inminente elección como país presidente. Con su esquema de donación de vacunas contra el Covid 19 a países en América Latina y Caribe, Argentina también buscó apoyos políticos. En octubre pasado, Nicaragua le había frustrado a Fernández la presidencia de la Comunidad de Estados de Latinoamérica y Caribe.  Ahora se trabajó en la ONU para revertir esa derrota.

A nivel interno, el caso argentino tiene varias lecturas. En el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, el Gobierno apoyó todos los informes críticos sobre la situación de los derechos humanos tanto de Venezuela como de Nicaragua. La postura le trajo ataques del kirchnerismo duro amigo del chavismo y el sandinismo.

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet. Foto EFE

Al mismo tiempo, el Gobierno mantiene una postura distinta en la Organización de Estados Americanos (OEA), donde siempre se abstuvo de criticar los crímenes de las dictaduras latinoamericanas, salvo, en la última votación de una resolución contra las recientes elecciones en Nicaragua. Igualmente Nicaragua esta vez no presentó reparos: la primera ronda de consensos para que el país fuera el candidato a presidente por la región fue entre los miembros del Grupo de Latinoamérica y Caribe, el llamado GRULAC, que integran 32 naciones.  

Aunque hay quienes sostienen que los debates en el Consejo de las Naciones Unidas se van a poner “picantes” porque Estados Unidos también pasa a integrarlo, y allí estarán las posturas contrarias de otros miembros como China, Cuba y Venezuela, el rol de Argentina en la presidencia este año no es el mismo que el de la posición del gobierno de turno. Es decir, que Villegas Beltran estará moderando y dirigiendo los debates, y el tratamiento de las resoluciones pero no puede defender ninguna posición determinada.

La votación del lunes en Ginebra encontrará a Alberto Fernández en plenos preparativos para el acto que planea en Plaza de Mayo el viernes 10 por el Dia de los Derechos Humanos y los 38 años de la vuelta a la democracia. Además de invitar a diferentes organismos, el Presidente planea un gran despliegue de masas junto a su vice Cristina Kirchner y el ex presidente de Brasil Luis Inacio Lula da Silva.

NE

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA