Ómicron y Sputnik: la interacción de la vacuna contra la nueva variante de Covid y una curiosa promesa del Fondo Ruso

Cuando el mundo científico intenta dilucidar si la variante Ómicron puede ser frenada por las vacunas contra el Covid, los responsables del Centro Gamaleya aventuraron este lunes que las dosis de Sputnik V y Sputnik Light protegerían contra la variante descubierta en Sudáfrica. Y, en caso de no ser así -se atajaron-, una nueva versión…

omicron-y-sputnik:-la-interaccion-de-la-vacuna-contra-la-nueva-variante-de-covid-y-una-curiosa-promesa-del-fondo-ruso

Cuando el mundo científico intenta dilucidar si la variante Ómicron puede ser frenada por las vacunas contra el Covid, los responsables del Centro Gamaleya aventuraron este lunes que las dosis de Sputnik V y Sputnik Light protegerían contra la variante descubierta en Sudáfrica. Y, en caso de no ser así -se atajaron-, una nueva versión de la vacuna (en la que ya están trabajando, aseguran) estaría disponible en 45 días.

Hay que recordar que, si bien la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó a Ómicron como una variante “de preocupación”, no hay información certera, probada, respecto de los tres temas que importan frente a cualquier versión nueva de coronavirus que revierta interés o preocupación.

En primer lugar, comprender su grado de virulencia. En segundo lugar, su contagiosidad o, tomando palabras del ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, en una entrevista este lunes en Y ahora quién podrá ayudarnos (Radio con Vos), “si fuera más transmisible porque queda más tiempo flotando en los ambientes cerrados”.

Personal de la salud prepara una dosis contra el Covid de Sputnik V. /AP

En tercer lugar, la pregunta que lo atraviesa todo: si las múltiples mutaciones detectadas en Ómicron podrían volverla capaz de sortear la inmunidad generada por las distintas plataformas de vacunas (así como la inmunidad natural de quienes contrajeron Covid).

Sin certezas suficientes, nos sentimos desnudos frente a esta variante. Y quien busque respuestas de las principales farmacéuticas internacionales (Pfizer, Moderna o AstraZeneca, por mencionar algunas), solo hallará información anacrónica, desligada por completo de la nueva Ómicron.

Salvo en el caso de Sputnik.

Último momento

Lo primero que apareció este lunes fue un tuit. Luego, ante el pedido de Clarín de “datos duros” que sostuvieran el posteo, desde el RDIF enviaron una gacetilla que no amplía en el sentido solicitado.

La cuenta oficial de la vacuna rusa (@sputnikvaccine) había posteado un texto breve que arrancaba con la palabra en inglés “breaking”, en alusión a la expresión “breaking news” (“noticias de último momento”), muy común en el ámbito periodístico.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el CEO del RDIF, Kirill Dmitriev. /Reuters

Seguían unas palabras del CEO del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), Kirill Dmitriev, con dos afirmaciones interesantes.

La primera podría ser definida como una creencia: “El Instituto Gamaleya cree que Sputnik V y Sputnik Light van a neutralizar #Omicron, ya que tienen la más alta eficacia contra otras mutaciones”.

BREAKING | K. Dmitriev, RDIF: “Gamaleya Inst believes Sputnik V & Light will neutralize #Omicron as they have highest efficacy vs other mutations. In unlikely case a modification is needed, we will provide several hundred million of Sputnik Omicron boosters by Feb 20, 2022” pic.twitter.com/2LIOvhp0JJ

— Sputnik V (@sputnikvaccine) November 29, 2021

En la gacetilla, esta información salió plasmada de un modo distinto. De hecho, quien lea el primer párrafo asumirá que Sputnik es capaz de contrarrestar los efectos de Ómicron, algo no probado por ahora, hasta donde pudo averiguar este medio.

“Las vacunas rusas Sputnik V y Sputnik Light han demostrado ser altamente efectivas contra todas las variantes de SARS-Cov-2 conocidas hasta la fecha”, afirma el texto.

Y, al igual que en el hilo de Twitter, se ofrece información de un par de estudios epidemiológicos desvinculados de Ómicron.

Promesas

La segunda parte del tuit es, en cambio, concesiva, pero no está despojada de un característico tono prepotente, usual en las comunicaciones del RDIF, que apela a estrategias retóricas trilladas, como criticar a la competencia para realzar las virtudes propias

Vacunación contra el coronavirus en Argentina. /EFE

En el caso de que alguna modificación sea requerida, vamos a proveer algunos cientos de millones de boosters de Sputnik contra Ómicron”, enfatizan.

Sin embargo, en la comunicación compartida con los medios un rato después, agregaron algo más. Y es que, en realidad, ya estarían fabricando dosis contra Ómicron.

La novedad ocurre en un contexto en que tanto la OMS como otros organismos referentes en la gestión mundial de la pandemia dicen que les llevará entre unos días y dos semanas dilucidar la eficacia de las vacunas contra esta enigmática variante.

No obstante, el Instituto Gamaleya, basado en los protocolos existentes de desarrollo inmediato de versiones de vacunas para variantes de interés, ya ha comenzado a desarrollar la nueva versión de la vacuna Sputnik adaptada a Ómicron“, señalan desde el RDIF.

Y, “en el caso poco probable de que se necesite tal modificación, la nueva versión de Sputnik Ómicron puede estar lista para la producción a gran escala en 45 días”, agregan.

Por fin, suman que “se podrán proporcionar varios cientos de millones de refuerzos Sputnik Ómicron a los mercados internacionales para el 20 de febrero de 2022 con más de 3.000 millones de dosis disponibles en 2022”.

A la griega

Para los curiosos del detalle, “Ómicron” es uno de los dos tipos de letra “o” que ya desde la Antigüedad clásica posee el alfabeto griego. Es lo que se conoce como letra “o” corta o breve, en contraposición a la “o” larga, “Omega”, cuyo caracter en minúscula es más parecido a una “w”.

Hablando de griego clásico, el tweet de Sputnik recuerda un par de conceptos muy básicos de la filosofía de Platón (siglo V aC.). El contrapunto entre “doxa” y “episteme”.

La “doxa” suele ser traducida como “opinión”, en el sentido del conocimiento obtenido por la vía de la experiencia (imperfecta y mundana, a los ojos de Platón, algo muy discutible), en contraposición a la vía  supuestamente superior de la “verdad” (ligada a lo que s se conoce como “Teoría de las Ideas”).

El debate sobre la supuesta solvencia de la “episteme” en detrimento de la “doxa” es enorme y ciertamente inabordable en estas líneas. 

Sin embargo, algo de la retórica del Fondo Ruso lo trae al tapete, en esas “creencias”, tal vez un poco mediáticas, posteadas contrarreloj. Sin dudas, generan una gran esperanza en muchos, en medio de la incertidumbre actual.

SC

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA