Día del Yaguareté: advierten que decreció la población por primera vez en 16 años

A dos décadas de ser declarado Monumento Natural de la Argentina, el yaguareté continúa en una situación crítica de peligro de extinción en nuestro país pese a la lenta pero constante recuperación de la población que se registra desde fines de los ’90 en algunos lugares. La fragmentación de los bosques por el avance de…

dia-del-yaguarete:-advierten-que-decrecio-la-poblacion-por-primera-vez-en-16-anos

A dos décadas de ser declarado Monumento Natural de la Argentina, el yaguareté continúa en una situación crítica de peligro de extinción en nuestro país pese a la lenta pero constante recuperación de la población que se registra desde fines de los ’90 en algunos lugares. La fragmentación de los bosques por el avance de la agricultura y la ganadería y la cacería son los principales desafíos que enfrenta la especie hacia el futuro.

Además, un nuevo relevamiento de yaguaretés en 560.000 hectáreas del Bosque Atlántico del Alto Paraná, compartido por Argentina y Brasil, mostró una disminución poblacional de la especie que no se registraba desde el 2005, informó la Subcomisión Selva Paranaense para la Conservación del Yaguareté.

Misiones es una de las provincias donde se estima que desde mediados de los ’90 se logró al menos duplicar la cantidad de ejemplares. Y 2021 llegó con la noticia del nacimiento de un nuevo cachorro, que ya fue captado por las cámaras trampa instaladas en el Parque Nacional Iguazú.

En 2021 nació un yaguareté en el Parque Nacional Iguazú, de Misiones.

El naturalista y director ejecutivo de la ONG Red Yaguareté, Nicolás Lodeiro Ocampo, que trabaja desde hace más de dos décadas en la preservación, admitió que en el país hubo avances importantes para la preservación del imponente felino, el mayor del continente. “Hoy hay mucha acción y atención hacia la especie. Las ONG’s impulsamos históricamente esta causa y hoy hay políticas de Estado que han trascendido los distintos gobiernos”.

Más allá de los avances que hubo, los esfuerzos no son los mismos en las diferentes jurisdicciones. Así el yaguareté sigue con semáforo en rojo en provincias como Salta, Jujuy, Formosa y Santiago del Estero. En esta última provincia, el último registro data de 2013.

“Son lugares donde creemos que podrían hacerse más cosas para preservar a la especie”, se quejó Lodeiro Ocampo. Chaco y Corrientes -comenzaron a ser liberados ejemplares en los Esteros del Iberá- están en una posición intermedia y “en el lote de los más proactivos podemos colocar a Misiones y al Estado nacional”, agregó el director de la Red.

“En la zona de las yungas hay una población interesante que se mantiene principalmente porque es una zona de muy difícil extracción de la selva, pero los estados están ausentes”, explicó Lodeiro Ocampo, uno de los fundadores de la Red Yaguareté.

El yaguareté es el felino más grande del continente. Foto Pato Cavallo – Red Yaguareté.

Para el conservacionista, Misiones es una de las proactivas en la recuperación de la especie. “En la provincia hay una leve mejoría de la población pero hay que seguir trabajando en los detalles porque todavía tenemos pequeños desmontes, hay que remendar retazos (de monte) para lograr una conexión selvática que permita los desplazamientos del yaguareté”, contó.

En ese sentido, destacó el denominado “Corredor Verde”, que permite a los grandes felinos pasar desde el Parque Provincial Moconá a Salto Encantado y al Parque Nacional Iguazú.

La principal concentración de la población de yaguaretés se da en la zona norte de Misiones. “Tiene que ver con la concentración de espacios selváticos. Hablamos de casi medio millón de hectáreas con baja presencia de cazadores. Creemos que allí hay más de un centenar de ejemplares. En la zona centro, cerca de Salto Encantado, la población se mantiene. Donde sí notamos que no hay una recuperación pese al gran territorio que tiene es en la Reserva de Biósfera Yabotí y lo adjudicamos a dos cuestiones: la presencia de cazadores furtivos brasileños y de la zona, y la degradación de la selva, porque en esos lugares se sigue haciendo una extracción selectiva de madera. Tenemos que poner el foco ahí”, admitió Lodeiro Ocampo.

“En la zona del Parque Provincial Urugua-í y Salto Encantado hay una actividad ganadera creciente. Ahí se está trabajando en la electrificación de los corrales para evitar el ataque de los animales. En esos lugares tenemos documentados 21 depredaciones realizadas por yaguaretés. Desde la Red acompañamos a once productores en su reclamo ante el Gobierno de Misiones y logramos que sean resarcidos”. Para Lodeiro Ocampo, es una medida que sirve para evitar que los ganaderos cacen a los felinos para evitar pérdidas en sus rodeos.

El naturalista y referente en la conservación de la especie dijo que en el país se abrieron más de 70 causas penales por la cacería de yaguaretés “pero ninguna tuvo condena, sólo multas”. Al respecto, contó que “en el 99 por ciento de los casos, la cacería se realiza por esparcimiento y el resto como represalias por los ataques al ganado”. Es por eso que considera urgente la necesidad de aplicar penas más severas para los que atenten contra la especie.

La verdadera fiera

En idioma guaraní, yaguareté significa “la verdadera fiera”, y su nombre científico es Panthera onca. Este felino es el más grande del nuestro continente americano y tercero en corpulencia detrás del tigre de bengala y el león.

Un ejemplar adulto alcanza los 2,50 metros de longitud si se incluye la cola y puede pesar hasta 140 kilos. Los investigadores establecieron que el patrón de manchas de su pelaje es único. Eso permitió ir contabilizando los diferentes ejemplares en la medida que eran captados por las cámaras trampa instaladas en la selva.

El Día Internacional del Yaguareté se instituyó el 29 de noviembre para “celebrar y concientizar sobre la existencia de la especie y el importante rol que posee para el bienestar y la salud de los ecosistemas y de las personas en las áreas donde habita”, según indica la Fundación Vida Silvestre.

Disminución poblacional

El censo, que se realiza cada dos años, indicó para el período entre 2020 y 2021 un total estimado entre 76 y 106 yaguaretés, con una media de 90, que habitan el Bosque Atlántico del Alto Paraná, mientras que el total registrado en 2018 fue un rango entre 84 y 125, con una media de 105.

“No se registraba una disminución desde el 2005”, advirtieron desde las entidades que llevaron adelante el censo poblacional de yaguaretés.

“Los datos de este año muestran que la población de yaguaretés redujo mucho su tasa de crecimiento. Esto probablemente tenga que ver con que la presencia de estos animales llegó a un umbral en el que comienza a sufrir nuevas amenazas”, dijo a Télam el director general de Fundación Vida Silvestre Argentina, Manuel Jaramillo.

El estudio se realizó a través de la cooperación internacional entre Fundación Vida Silvestre Argentina, y los equipos de la Organización Mundial de Conservación (WWF) de Brasil y Paraguay, junto a investigadores de Projeto Onças do Iguaçu (Instituto Pro-carnívoros), Proyecto Yaguareté (CeIBA-UNAM-CONICET), y la Universidad Nacional de Asunción, en Paraguay.

EMJ

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA