Nueva variante de Covid: por qué preocupan las mutaciones de la B.1.1.529 y la enfática sugerencia de un experto

Por ahora se sigue llamando B.1.1.529 pero es seguro que la nueva variante de Covid originada en Sudáfrica recibirá, en las próximas horas, el nombre de una letra griega, un detalle de color irrelevante al lado de la preocupación que está despertando entre los expertos. Todo ocurre en un veloz efecto dominó, a medida que…

nueva-variante-de-covid:-por-que-preocupan-las-mutaciones-de-la-b11.529-y-la-enfatica-sugerencia-de-un-experto

Por ahora se sigue llamando B.1.1.529 pero es seguro que la nueva variante de Covid originada en Sudáfrica recibirá, en las próximas horas, el nombre de una letra griega, un detalle de color irrelevante al lado de la preocupación que está despertando entre los expertos. Todo ocurre en un veloz efecto dominó, a medida que se difunden las numerosas mutaciones de esta nueva versión de coronavirus, por ahora mucho más ecléctica y enigmática que Delta.

Preocupación” no es un término usado sin la premeditación adecuada. Es la palabra que escogió Jorge Geffner, eminencia local de la inmunología y una fuente de permanente consulta de Clarín.

Hay que aclarar que el alarmismo no está entre las cualidades de Geffner, un hombre de laboratorio, de perfil  muy bajo. Es titular de la materia “Inmunología”, en la Facultad de Medicina de la UBA, e investigador Superior (la máxima categoría que otorga el Conicet) en el Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y Sida (INBIRS).

Sin embargo, fue enfático: “Lo que se sabe sobre esta variante todavía es bastante poco. Pero lo poco que se sabe es muy preocupante”.

Y enseguida agregó: “Creo que la Argentina debería suspender los vuelos hasta que estemos seguros de cuál es la capacidad infecciosa de la variante. Tendríamos que tener una actitud conservadora y suspender los vuelos hasta tener mayor información”.

Cepas, variantes y linajes

Como si no fuera suficiente la ola de contagios en Europa, la presunción es que el mundo está de nuevo delante de un problemón. Pero poco le importa al SARS-CoV-2 el agotamiento humano por la pandemia.

Aunque se sabe muy poco de las cualidades de la nueva variante, las sospechas no son alentadoras. Lo razonable es evitar los contagios al máximo.

Imagen de microscopio electrónico del SARS-CoV-2, causante de la infección por Covid. /EFE

Conviene recordarlo: mientras más veces se replica un virus (y esto ocurre con cada nuevo contagio), más chances habrá de que ocurran “errores” en esa repetición, que obviamente son involuntarios, ya que los virus ni siquiera son seres vivos.

Lo que sigue es lo más parecido a un error de tipeo cuando se copia un texto: si la “errata” resulta perjudicial para la comprensión del texto (en el caso del virus, para seguir replicándose) el error-mutación quedará disuelto, omitido. En cambio, si resulta provechosa, persistirá, dando lugar a una nueva variante.

Variante, o cepa o linaje, según el número de mutaciones y qué grado de identidad se conserve en comparación al resto del árbol familiar o geneaológico (por llamarlo de un modo accesible). 

En este caso, la B.1.1.529 tiene al menos 30 mutaciones solo en la famosa proteína Spike o “S”

Voz oficial

Los pedidos a las autoridades locales de cancelar vuelos desde países con proliferación de nuevas variantes de  Covid fue enunciado por numerosos especialistas del coronavirus en al menos un par de momentos álgidos de la pandemia. Por ejemplo, cuando surgió la variante Gamma (“ex” Manaos, originada en Brasil), o la famosa Delta, antes llamada “variante India”, de la que la Argentina todavía espera una ola de contagios.

Clarín se puso en contacto con Sonia Tarragona, jefa de Gabinete del Ministerio de Salud de la Nación, quien por ahora solo adelantó que el tema sería tratado en la reunión del Consejo Federal de Salud (COFESA) que se realizaba este viernes: “Estamos reunidos con ministros y ministras y estaremos discutiendo todos los temas de interés durante el día de hoy”.

Ante la consulta de si se sería razonable entender que por lo pronto no descartan cancelar los vuelos desde Sudáfrica, la funcionaria dijo que no: “Se van a discutir estrategias integrales de abordaje. No se plantea, a priori, algo tan puntual”.

Vacunas

La OMS anunció el jueves que les llevará un par de semanas comprender la capacidad infectiva de esta variante. En función de eso, la clasificarán como “de interés” o “de preocupación”. 

Personal de la salud prepara una dosis de vacuna contra el Covid. /Reuters

A juzgar por los genomas secuenciados en muestras de un pueblo de Sudáfrica, no solo preocupa que la B.1.1.529 sea muchísimo más contagiosa que Delta, sino que podría ser mucho más hábil para escaparle a la inmunidad generada en nuestro organismo, tanto en los recuperados de Covid como en la población vacunada.

Mientras nada de lo anterior está confirmado, la cautela es central. Desde la gestión, contemplar el cierre de fronteras y la reimplementación de aislamientos a los recién llegados desde el exterior. En el plano individual, evitar los contagios con los cuidados conocidos (para evitar más mutaciones) y, claro, vacunarse uno y a los chicos con dos dosis.

Sudáfrica II

Muchos recordarán que en su momento se habló mucho de otra variante originada en Sudáfrica llamada “Beta”, considerada “de preocupación” por la OMS, que entre otras cosas parecía ser bastante astuta para escaparle a la inmunidad por vacunación.

Si bien Geffner remarcó que hay muchos interrogantes sobre la B.1.1.529, aclaró que “en el dominio RBD, la variante Delta tenía dos mutaciones. Esta tiene 10“.

Campaña de vacunación en Tecnópolis, provincia de Buenos Aires. /EFE

Esto, aclaró, “no significa que más mutaciones sean, en sí, peores para nosotros. Pero hay que estudiarla porque muchas cosas llaman la atención: tiene un conjunto de mutaciones que ya se ha mostrado previamente que permitirían evadir parcialmente la acción protectora de las vacunas y que la podrían dotar de mayor transmisibilidad. En un pueblo de Sudáfrica, lo que se vio es que aumentó rápidamente”.

Al cierre de la entrevista, el científico avisó que “en un ratito” se reuniría con colegas del Reino Unido para tener nuevos datos sobre el tema, y destacó el trabajo expeditivo que se hizo desde Sudáfrica, en lo que pareciera haber sido una “ataje a tiempo”.

“Sigue siendo una variante de pequeña incidencia, pero como todo el mundo está mucho más entrenado, se pesquisó mucho más rápidamente. El control que hicieron desde Sudáfrica fue realmente excelente”, evaluó.

Y, por fin, subrayó: “Hay varios países como Inglaterra, Israel y Portugal que suspendieron los vuelos. Yo creo que Argentina debería hacer lo mismo hasta tanto estemos seguros en relación a la capacidad infecciosa y la capacidad de evadir la respuesta inmune. Esta es una variante que preocupa”.

SC

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA