La falta de dólares, la verdadera razón por la que el Banco Central frena los gastos en cuotas en el exterior

Con las reservas netas estancadas y muchos gastos en dólares por delante, el Banco Central resolvió cerrar otra de las canillas por donde se le iban las divisas. Con la prohibición de financiar en cuotas los viajes y gastos en exterior, la entidad que preside Miguel Pesce adoptó una medida precautoria: cortar la salida de…

la-falta-de-dolares,-la-verdadera-razon-por-la-que-el-banco-central-frena-los-gastos-en-cuotas-en-el-exterior

Con las reservas netas estancadas y muchos gastos en dólares por delante, el Banco Central resolvió cerrar otra de las canillas por donde se le iban las divisas. Con la prohibición de financiar en cuotas los viajes y gastos en exterior, la entidad que preside Miguel Pesce adoptó una medida precautoria: cortar la salida de dólares antes de que ese goteo se convierta en un chorro y haga tambalear las reservas.

La medida del Central llegó en una semana en la que el riesgo país no dejó de subir: cerró en 1869 puntos básicos y marcó un nuevo récord para el año.

Las reservas netas, las que efectivamente el Central puede usar para intervenir en el mercado, llegan a US$ 4.000 millones, según los cálculos de la consultora Equilibra. Con estos fondos el Central tiene que atender la demanda de los importadores, la de las empresas para saldar créditos en el exterior, la del Estado para pagar deudas y la de los particulares que buscan comprar dólar ahorro o gastar en el exterior.

En octubre pasado, último dato oficial, los argentinos hicieron gastos con tarjeta en dólares por US$ 173 millones. El monto está lejos del pico de US$ 1.500 millones de enero de 2018, previo a la existencia del cepo cambiario.

Si bien por ahora la cifra mensual no es tan alta –creció 32% con respecto al dato de agosto- al Central le preocupa lo que viene.

En los próximos meses arranca la temporada de vacaciones y los viajes al exterior, al igual que los gastos en dólares en el lugar de destino, se potencian. No es casual que la decisión del Central se haya tomado horas antes del comienzo del Black Friday, el día en que las agencias y las aerolíneas hacen ofertas y descuentos.

Al restringir la financiación en cuotas de los gastos en dólares, el Central se asegura de que en este verano, la salida de divisas por esa vía no sea tan alta. Sin la chance de pagar los pasajes en cuotas se acota la cantidad de gente que puede viajar fuera del país. Y en consecuencia, la cantidad de dólares que gastarán.

¿Por qué los dólares no alcanzan?

Argentina terminará este año con un superávit comercial de US$ 16.000 millones, según estimaciones privadas. El saldo favorable es consecuencia de la suba de los precios internacionales del agro, y de la decisión del Gobierno de “pisar” las importaciones para evitar que ese resultado se achique.

Pese a que el superávit es más alto que el de 2020, el cepo cambiario se volvió más restrictivo este año.

¿Por qué si el superávit es récord las reservas no alcanzan? El ex ministro de Economía Hernán Lacunza apunta que ni siquiera duplicando las exportaciones -que este año terminarán en torno a US$ 75.000 millones-, los dólares alcanzarían.

Duplicando expo tampoco alcanzarían dólares.

Porque restricción no es externa sino interna: superávit comercial USD 15 MM, pero incapacidad de retenerlos voluntariamente (ni con cepo)

Reservas netas 2021: USD 4 MM al inicio, +USD 13 MM inesperados (soja y DEGs), USD 4 MM al final

— Hernán Lacunza (@hernanlacunza) November 26, 2021

“La restricción no es externa sino interna: hay un superávit comercial US$ 15.000 millones, pero incapacidad de retenerlos voluntariamente, ni siquiera con cepo”, plantea Lacunza.

Por eso las reservas netas cerrarán el año en el mismo monto en el que arrancaron: US$ 4.000 millones. En un economía con inflación de más de 50% anual y el dólar oficial avanzando apenas 19% en lo que va del año, empresas y ahorristas buscan dolarizarse para protegerse de lo que ven como una devaluación inevitable, pese a que el Gobierno lo niegue una y otra vez.

Con el peso desflecándose y el dólar como vía principal para proteger el poder adquisitivo, la salida de divisas fue tal que ni los ingresos extraordinarios por los mayores precios de la soja ni los DEG del Fondo Monetario alcanzaron para aumentar las reservas.

“Las recurrentes regulaciones del gobierno y la falta de señales económicas y políticas claras incentiva a los agentes a aumentar la demanda de dólares y reducir su oferta, lo que termina opacando cualquier tipo de noticia positiva que puede surgir por parte del comercio exterior”, señala la consultora Abeceb.

La brecha cambiaria -hoy en 100% con relación al dólar blue– incentiva a los importadores a acelerar las compras y a los exportadores a retrasar las liquidaciones, con la expectativa de que en los próximos meses el tipo de cambio se reacomode al alza. Esto implica que no todos los US$ 16.000 millones de superávit están efectivamente en el país. Buena parte está en un limbo contable a la espera de que el panorama se aclare.

La restricción externa es hija de este enfoque de política económica y de sus constructores/impulsores. Tenemos superávit, precios de commodities en niveles históricamente altos y tasas internacionales bajísimas”, remarcó el economista Gabriel Caamaño, de la consultora Ledesma.

Hacia adelante, con una agenda abultada de vencimientos de deuda y aún nubarrones en la negociación con el FMI -si no hay acuerdo hay que pagarle US$ 4.000 millones solo durante el verano-, lo que le queda al Central para sentarse sobre las reservas es seguir pisando las importaciones.

Y rezar para que las liquidaciones de la cosecha de trigo que empiezan en las próximas semanas -y llegarían a US$ 4.000 millones, según las expectativas- ayuden a llegar a marzo, a la espera de que a partir de ahí la soja vuelva a salvar las cuentas fiscales.

”Nuestro escenario sigue siendo que BCRA endurecerá el cepo y gradualmente acelerará la devaluación del dólar oficial, hasta que acuerde con el FMI. Pero hay una chance no menor de una devaluación, ya sea “involuntaria” (mala praxis, como 2014) o “voluntaria” (a pedido del FMI)”, sostuvo el economista Fernando Marull.

AQ

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA