El caso del pediatra detenido por grooming: “Es un pedófilo y me tiene podrido”

Uno de sus hijos estaba con él en ese carísimo departamento sobre la calle Arcos al 2000, en Belgrano. Fue testigo de todo. En el medio del revuelo de policías que buscaban los celulares, notebooks y tablets que pudiesen haber en esa casa, su actitud llamó la atención de los investigadores. Y no por una…

el-caso-del-pediatra-detenido-por-grooming:-“es-un-pedofilo-y-me-tiene-podrido”

Uno de sus hijos estaba con él en ese carísimo departamento sobre la calle Arcos al 2000, en Belgrano. Fue testigo de todo. En el medio del revuelo de policías que buscaban los celulares, notebooks y tablets que pudiesen haber en esa casa, su actitud llamó la atención de los investigadores. Y no por una sospecha. “El hijo no lo podía creer“, narran a Clarín.

Ese joven, mayor de edad, entregó su teléfono sin resistirse. Es que para la fiscalía no hay dudas de que fue su padre, Sergio Scigliano, un pediatra de 61 años que es neonatólogo del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, quien chateaba incansablemente por Instagram, Twitter y WhatsApp con un chico de 15 años que era su paciente.

Las charlas no pueden reproducirse y el acusado, además de hablar y pedirle fotos íntimas a la víctima, buscaba concretar un encuentro. El delito es grooming. Previsto en el artículo 131 del Código Penal, refiere a la conducta de contactar de esa forma a una persona menor de edad con el propósito de cometer cualquier daño contra la integridad sexual de la misma.

Según la investigación de la Sección Ciberdelitos Contra la Infancia, Niñez y Adolescencia, de la Superintendencia de Tecnología Informática de la Policía de la Ciudad, el imputado comenzó a contactarse con el chico en marzo del 2020. La familia de la víctima hizo la denuncia a fines de octubre, cuando el adolescente le pidió a la madre cambiar de pediatra. “Es un pedófilo y me tiene podrido”, le dijo a la mamá, según ella declaró.

Los investigadores verificaron que las conexiones de Internet del imputado se originaban desde ese departamento de Belgrano y que quien estaba del lado de la pantalla era el pediatra.Scigliano tenía un consultorio particular en la zona y atendía a sus pacientes de forma remota.

La detención del pediatra en su departamento de Belgrano.

Con todo ese material, el Juzgado de Primera Instancia en lo Penal, Contravencional y de Faltas N° 15, a cargo de la doctora Karina Giselle Andrade, dictó la orden de allanamiento para el domicilio del médico, con el fin de lograr su detención y secuestrar el material.

En el departamento lo detuvieron, y los agentes incautaron tres notebooks, tres teléfonos celulares, una computadora de escritorio, nueve pendrives y 15 DVD grabables. Todo el material secuestrado fue llevado para ser peritado en el Laboratorio de Informática Forense.

Según confirmaron a este diario fuentes de la investigación, dos víctimas más lo denunciaron luego de que se conociera, este miércoles, la noticia de su detención.

La sorpresa de sus colegas

“Tengo mis serias dudas. No era, como decirlo, un profesional ‘reconocido’ acá, era un médico de planta, que estaba desde hacía muchos años. Pero nunca evidenció ningún tipo de señal que pudiese alertarnos sobre esto. Estamos conmovidos“, dice a Clarín una de las autoridades médicas más relevantes del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. “La última vez que lo vi fue hace ocho meses. Tenía una dificultad para caminar”, sigue.

Los dispositivos que secuestraron en su casa y van a peritar.

Según confirmaron a este diario desde el Ministerio de Salud de la Ciudad, el pediatra acusado efectivamente presentaba una importante alteración motriz y explicaron que hace varios años que no atiende pacientes. “En 2017 dejó de trabajar en el hospital por una neuropatía, volvió en 2018 pero sólo para realizar tareas administrativas, hasta 2019. Desde la pandemia no volvió al Gutiérrez por pertenecer al grupo de riesgo, permaneció de licencia“, detallaron.

El médico, jefe de médicos que habló más arriba, confirmó que el imputado “no debía ejercer, por el riesgo implícito de contagiarse coronavirus en la asistencia”.

Justo en marzo de 2020, cuando se decretó el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), comenzaron las conversaciones con el chico de 15 años que se animó a hablar con su madre de una situación que lo ponía “muy incómodo”.

“Lo conocemos todos, realmente le costaba caminar. Pero no mostró signos de depresión por eso. Lo último que sabíamos era que estaba divorciado. Si se prueba esto, una sorpresa… es un hijo de puta”, dice otro médico del Gutiérrez a Clarín. Ante la ley, el acusado sigue casado, con una mujer que también es personal de salud y que no tenía relación con ese hospital.

El pedófilo del Garrahan

En diciembre de 2020, la Justicia confirmaron la condena por pedofilia contra el ex pediatra del Garrahan Ricardo Russo. La Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad lo sentenció a 8 años y medio de prisión por producir y distribuir fotos y video de explotación sexual de menores. El caso es diferente al del acusado del Gutiérrez, por grooming. Pero produce una indignación igual es expansiva en toda la comunidad pediátrica. Y en el país.

La Justicia consideró probado el hecho de que Russo descargó, produjo y emitió fotos y videos con contenido sexual de niños y niñas menores de 13 años. La investigación había sido llevada adelante por la Unidad Fiscal Especializada en Delitos y Contravenciones Informáticas porteña, a cargo de la fiscal Daniela Dupuy, quien en mayo de 2019 solicitó la detención del entonces jefe de Inmunología y Reumatología del hospital Garrahan. La misma fiscalía llegó hasta el departamento del neonatólogo del Gutiérrez.

AS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA