Dos detenidos en El Bolsón: los acusan de querer incendiar una Parroquia

El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, confirmó este lunes que dos jóvenes fueron detenidos en El Bolsón, porque habrían intentado incendiar la Parroquia Nuestra Señora de Luján, situada en esa localidad rionegrina. Esto ocurrió en medio del creciente conflicto con grupos autodenominados mapuches en la Patagonia argentina.Según detalló el titular de la cartera nacional de…

dos-detenidos-en-el-bolson:-los-acusan-de-querer-incendiar-una-parroquia

El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, confirmó este lunes que dos jóvenes fueron detenidos en El Bolsón, porque habrían intentado incendiar la Parroquia Nuestra Señora de Luján, situada en esa localidad rionegrina. Esto ocurrió en medio del creciente conflicto con grupos autodenominados mapuches en la Patagonia argentina.

Según detalló el titular de la cartera nacional de Seguridad, uno de los detenidos por personal de Gendarmería es menor de edad, mientras que ambos tienen domicilio fijado en Los Repollos, paraje ubicado a unos 20 kilómetros, en el sudoeste de Río Negro.

De acuerdo a la publicación que Aníbal Fernández realizó en sus redes sociales, los acusados “habrían sido sorprendidos con intenciones de incendiar las instalaciones del edificio religioso”. Además, precisó que “el menor quedó a disposición del Servicio Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF), mientras que el mayor quedó a disposición de la justicia en la Comisaría 12 de El Bolsón”.

#RíoNegro #ElBolsón

El día de ayer 24 de octubre, personal de Gendarmería detuvo 2 ciudadanos masculinos, uno de ellos menor, ambos domiciliados en Los Repollos, que habrían sido sorprendidos con intenciones de incendiar la Parroquia Nuestra Señora de Luján, de El Bolsón. (sigue) pic.twitter.com/VSBHAiavAn

— Aníbal Fernández (@FernandezAnibal) October 25, 2021

Fernández recordó, al mismo tiempo, que la Parroquia Nuestra Señora de Luján “había sido blanco de ataques el año pasado, cuando un grupo de 15 personas encapuchadas ingresó, profanó las imágenes, golpeó al sacerdote y tomó de rehén a otro miembro de la congregación”.

El 6 de noviembre de 2020, integrantes de la comunidad mapuche tomaron durante una hora y media la parroquia Nuestra Señora del Luján y golpearon al cura párroco Ricardo Citadini, quien logró huir. El grupo, que reclamaba por el desalojo de un predio de 2 hectáreas del Obispado de San Isidro en Villa Mascardi, a 35 kilómetros de Bariloche, mantuvo retenido a un fraile franciscano, que fue liberado.

Chispazos para todos

En las últimas semanas, el conflicto mapuche por la ocupación de tierras en el sur argentino tomó una notoria curva ascendente. De hecho, la gravedad de los ataques, que tuvieron su pico de máxima tensión tras el incendio en el Club Andino Piltriquitrón de El Bolsón, derivó en un fuerte intercambio en las altas esferas gubernamentales provinciales y nacionales.

La gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, exigió al Gobierno el apoyo de fuerzas federales para enfrentar la violencia de grupos mapuches en su provincia. El Presidente, Alberto Fernández, le respondió con una carta en la que afirmó que “no es función del Gobierno nacional reforzar el control en las rutas nacionales o brindar mayor seguridad a la región”.

El Club Andino Piltriquitrón, incendiado por grupos mapuches en El Bolsón

El Gobierno envió en los últimos días un centenar de gendarmes a la zona de conflicto, que estaban apostados en la unidad móvil número 4 de General Acha, en La Pampa, la más cercana y una de las seis que existen en todo el país. En total, llegaron 60 efectivos a El Bolsón y otros 40 a Bariloche. Además, 35 uniformados de Gendarmería que están abocados a los controles en las rutas.

La situación provocó también un cruce entre Aníbal Fernández y el ministro de Seguridad Bonaerense, Sergio Berni. Ante la pregunta sobre si es o no terrorismo lo que ocurre en el Sur del país, el funcionario nacional dijo que esa definición se escucha solamente en boca de “irresponsables”. Y terminó poniendo a Berni a la altura de opositores.

“Cuando uno está hablando de un delito de semejante envergadura, lo que metemos es en riesgo a todo un país. No se puede ser tan irresponsable de decir semejante cosa. No admito eso”, dijo Fernández.

Además, fue tajante y ninguneó indirectamente las palabras del bonaerense al afirmar: “Ni el Presidente ni yo necesitamos ser aprobados por Sergio Berni”. Al instante Fernández intentó contemporizar con una frase protocolar: “Con todo el cariño que le tengo”.

Gendarmería controla las rutas en Rio Negro

Berni recogió el guante y respondió a través de dos tuits. “Como de costumbre, siempre tiene razón querido compañero Aníbal Fernández. Ni usted ni el presidente necesitan de mi aprobación. No es mi intención contradecir tan brillante acto de soberbia“, ironizó el funcionario provincial.

Luego, lo chicaneó por el conflicto que generó Fernández por un tuit en el que amenazó al dibujante Nik: “Lamento informarle lo obvio, sería necesario contar con la aprobación y el consenso de la sociedad en su conjunto“.

“Si mis matemáticas no me fallan el 12 de Septiembre hubo 16.323.291 argentinos que no aprobaron nuestra gestión. Fui claro? O le hago un dibujito?“, parodió a aquel tuit de Aníbal contra el humorista gráfico.

DB

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA