El rey más austero del mundo

A lo largo de esta columna hemos visto historias de monarcas con enormes fortunas, con reinos gigantescos y, en algunos casos, un poder difícil de medir.   El de hoy es de los casos más curiosos ya que se trata, casi con total seguridad, del único rey de sudamérica, y uno de los que más…

el-rey-mas-austero-del-mundo

A lo largo de esta columna hemos visto historias de monarcas con enormes fortunas, con reinos gigantescos y, en algunos casos, un poder difícil de medir.

 

El de hoy es de los casos más curiosos ya que se trata, casi con total seguridad, del único rey de sudamérica, y uno de los que más tiene que trabajar para llevar el pan a su mesa.

 

Estamos hablando de Julio I, nacido como Julio Pinedo y Pinedo en 1953 en el distrito de Mururata, Bolivia.

 

Julio fue nieto de Bonifacio Pinedo, cuya familia proviene de la nobleza de una tribu del Congo que fue llevada a Sudamérica durante la época colonial por los conquistadores españoles como esclavos.

 

El trono como tal estuvo vacante desde 1954 hasta principios de los 90.

 

Y si bien Julio fue coronado el 18 de abril de 1992 por una parte de la comunidad afroboliviana, el 3 de diciembre de 2007 se dio una segunda coronación pero de carácter más oficial, y en donde se le reconocieron los 15 años de reinado que tenía de antemano.

 

De todas maneras, a pesar de ser reconocido como un monarca, muy lejos está de gozar de las comodidades que ostentan sus pares de España o del Reino Unido.

 

El ocupante del trono se pasa todos los días durante horas y horas cortando hojas de coca, al igual que lo viene haciendo hace más de 50 años.

 

La “residencia real” no se parece ni por asomo al Palacio de Buckingham: Se trata de una modesta casa de dos pisos y que usa su planta baja como una pequeña tienda de productos de primera necesidad.

 

Por su parte, la reina, Doña Angélica Larrea, tuvo que asistir a la escuela para adultos para poder hablar y escribir con mayor facilidad, y se encarga no solo de atender el pequeño mercado de su casa, sino también de los quehaceres hogareños.

 

Algo de lo que siempre se lamentó el matrimonio real es de no haber podido tener descendencia. De todas maneras, ya tienen heredero al trono.

 

Se trata de Rolando Julio Pinedo Larrea, bachiller en Humanidades y estudiante de Comercio Internacional, y sobrino de Julio Primero. Cuando llegue a su cargo, será el primer rey mestizo de esta comunidad.

 

He aquí la historia del único reinado oficial en Sudamérica que pese al paso del tiempo y a las penurias por las que pasó su pueblo, logra mantener vivas algunas de sus costumbres más antiguas.

 

por Lucas Boltrino

Galería de imágenes

En esta Nota