El aumento del dólar blue a $ 195 empuja remarcaciones y presiona más a los precios

En 2015 hubo un debate entre los economistas de Cambiemos sobre los precios y el dólar. De un lado, los que decían que quitar el cepo (subir el tipo de cambio) no sería inflacionario. Del otro, los que decían que sí.Los primeros se impusieron. Prometieron que el impacto de la devaluación sobre los costos estaría…

el-aumento-del-dolar-blue-a-$-195-empuja-remarcaciones-y-presiona-mas-a-los-precios

En 2015 hubo un debate entre los economistas de Cambiemos sobre los precios y el dólar. De un lado, los que decían que quitar el cepo (subir el tipo de cambio) no sería inflacionario. Del otro, los que decían que sí.

Los primeros se impusieron. Prometieron que el impacto de la devaluación sobre los costos estaría acotado porque (decían) el 80% de los precios ya había incorporado un dólar más cercano al contado con liqui ($ 13,60) que el oficial ($ 9,50).

Hoy, a medida que el blue se acerca a $ 200 y la inflación se acelera, empieza a escucharse algo similar, ¿hasta qué punto los precios de la economía reflejan cada vez más el paralelo o financieros si es difícil acceder a las divisas al precio oficial? El dólar mayorista el viernes cerró a $ 99,39. Pero las distintas cotizaciones de tipos de cambio financieros regulados, libres y blue están en un rango entre $ 179,23 (CCL) y $ 200,75 (Senebi). Las brechas van del 90% a 102%.

“No hay dudas de que si no te dejan importar, tu costo de reponer es el paralelo. Pero ojo, eso no es toda la economía” (Marina Dal Poggetto, directora Eco Go)

¿Es cómo en 2015? ¿Los precios están al blue?​

Por supuesto que los insumos y los productos industriales ingresan al país al tipo de cambio oficial. El Banco Central se ha reunido con representantes del sector para decirles que no habrá inconvenientes para reponer la mercadería. ¿Será así?

El ex ministro de Economía de Mauricio Macri en 2016, Alfonso Prat-Gay, cree que la situación actual es parecida a la de hace seis años atrás. “Los precios de los minoristas suben al 3,5% y el dólar oficial al 1%. Es la definición misma del atraso cambiario. Después de un tiempo el paralelo pasa a ser más referencia que el oficial para el costo de reposición: más ahora que salen a pisar importaciones”.

“Hoy el dólar blue pasa a ser más referencia que el oficial para el costo de reposición; más ahora que pisan las importaciones” (Alfonso Prat-Gay, ex ministro de Economía)

Hay elementos que sostienen esto que dice Prat-Gay.

Primero, el dólar mayorista aumentó 27% en el último año mientras que el precio de los productos mayoristas importados 55,7%.

Segundo, la consultora Seido halló que desde el refuerzo del cepo en mayo de 2020 el precio de una canasta de bienes dolarizados gradualmente empezó a depender cada vez menos del tipo de cambio oficial. “Ahora se más claro que nunca”, dice Luciano Cohan. “La incidencia del tipo de cambio oficial en los precios hoy es menor. La inflación se aceleró y no tiene ninguna relación con el dólar oficial. De hecho, en mi opinión, hoy esta inflación ya se explica más por otros factores que la suba de los dólares financieros y es la cantidad de dinero”.

El importador de una marca conocida de bicicletas avisó en las últimas horas que desde mañana aplicará a los locales comerciales el tipo de cambio contado con liqui. Sus precios en Mercado Libre figuran con el aumento. Consultados otros importadores (distintos rubros), piensan haber lo mismo.

“La inflación no tiene ancla. Esto sucede porque el Central se queda sin reservas y el Tesoro tiene que financiar el déficit cada vez con más emisión” (Federico Furiase, economista jefe de Anker).

Cuidado con devaluar

Sin embargo, sería un error pensar que este comportamiento se extenderá a toda la economía y que por lo tanto devaluar el tipo de cambio oficial no impactaría en los costos locales. “No hay dudas de que si a un empresario no lo dejan importar al tipo de cambio oficial, su costo de reposición será el dólar paralelo”, explica Marina Dal Poggetto, titular de Eco Go. “Pero eso no es toda la economía. Mientras se tenga acceso a un dólar de $ 100, los precios de la economía estarán valuados a ese nivel. Por lo tanto no están todos hoy valuados al blue. Si no, pensá qué pasaría por un instante si se pusieron todos los precios de la economía al tipo de cambio paralelo o financiero: la aceleración inflacionaria sería tremenda”.

En la misma línea se ubica Eduardo Levy Yeyati, economista y profesor de la Universidad Torcuato Di Tella. “El dólar oficial como ancla funciona, sin duda la inflación sería mayor sin ella”.

Para muchos esto último fue el error que cometió Macri en 2016. Y que un eventual gobierno de Horacio Rodríguez Larreta arrastrará con ese fantasma. ¿Devaluará igual?

“La incidencia del tipo de cambio oficial en los precios de la economía hoy es menor que hace un año atrás” (Luciano Cohan, Seido).

Prat-Gay se defiende. “Algunos todavía no lo quieren entender y citan equivocadamente la experiencia de la devaluación en 2016: los transables tuvieron el menor traslado a precios de la historia. El salto fue por tarifas”.

Sin reservas y con emisión, los dos riesgos

¿Por qué entonces no es tan efectivo dejar quieto el dólar y esperar que la inflación se planche? Porque la eficacia de fijar el dólar y las tarifas para frenar la inflación da cada vez menos resultados. “El Banco Central no tiene nafta en las reservas para sostener el atraso cambiario permanentemente y el Tesoro no tiene fondos suficientes para dar más subsidios sin caer en más emisión complicando la inflación”, explica Federico Furiase, economista jefe de Anker.

Desde ese punto de vista, un elemento crucial que alimenta la remarcación a los dólares alternativos son las expectativas. “El Banco Central no habla y el único que lo hace es el secretario de Comercio, Roberto Feletti. Eso hace que la gente piense que el dólar y la inflación subirán más”, piensa Levy Yeyati.

Las expectativas no son otra cosa que personas y empresas creyendo que el dólar de $ 99 no se sostendrá en el tiempo por los motivos que Furiase mencionaba.

Lorenzo Sigault Graviña, economista de Equilibra, dice que hacia adelante “habrá que ver si lo que estamos viendo por ahora es una remarcación de las empresas con el dólar, producto de algo pasajero en el cepo, o permanente dado que el esquema del gobierno se extienda más allá de las elecciones”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA