Por qué la defensa del embajador Rafael Bielsa a Facundo Jones Huala va contra las reglas de la diplomacia

El descargo que hizo el embajador Rafael Bielsa a través de la cuenta de Twitter de la sede diplomática argentina que conduce en Chile sobre la defensa que hizo de Facundo Jones Huala, el líder de uno de los grupos radicalizados mapuches, recalentó el ambiente diplomático y político en ambos paises.Ocurre que al querer despegarse…

por-que-la-defensa-del-embajador-rafael-bielsa-a-facundo-jones-huala-va-contra-las-reglas-de-la-diplomacia

El descargo que hizo el embajador Rafael Bielsa a través de la cuenta de Twitter de la sede diplomática argentina que conduce en Chile sobre la defensa que hizo de Facundo Jones Huala, el líder de uno de los grupos radicalizados mapuches, recalentó el ambiente diplomático y político en ambos paises.

Ocurre que al querer despegarse de la defensa que hizo del fundador y líder de la llamada Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), que cumple pena a nueve años de cárcel en el sur del país trasandino, Bielsa terminó justificando su actuación con argumentos que siguen yendo contra las reglas y atribuciones de la propia diplomacia.

Este viernes, distintas fuentes consultadas cruzaron la versión que Bielsa, ex canciller de Néstor Kirchner, dio por Twitter: allí manifestó haber participado “en carácter administrativo” en la audiencia de una comisión que el 5 de octubre analizó por zoom un pedido de libertad condicional para Jones Huala y no como parte de la defensa; dijo entre otras cosas que era una tarea “regular” que hacen “los consulados como el propio Embajador, habida cuenta de su carácter de Jefe de Misión“. Y dijo también que “los dichos del representante del Ejecutivo chileno postularon como una razón válida para la negación de la libertad condicional al ciudadano argentino su identidad cultural”.

Sin embargo, una de las fuentes consultadas recordó enfáticamente que la autoridad consular está dotada de una autorización que le otorga un jefe de Estado a los agentes extranjeros para que en su territorio ejerzan funciones propias de sus cargos. Entre ellas las de “Exequatur”, que son “las reglas a las cuales el ordenamiento jurídico de un Estado verifica si una sentencia judicial emanada de un tribunal de otro Estado reúne o no los requisitos que permiten reconocimiento u homologación”.

Sin embargo “nunca un embajador”, que es la autoridad política aceptado por el Estado receptor a través del plácet de estilo, es quien protege al ciudadano argentino, procesado o condenado, para vigilar sus condiciones de detención y garantizar su debido proceso.

Bielsa dijo que la normativa internacional que enmarca la participación de la Embajada en la citada audiencia es, entre otras, la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares (1963).

Pero el llamado Grupo Honorio que agrupa a “radicales diplomáticos en la Cancillería argentina” le contestó por Twitter que “la Embajada Argentina en Chile “exprimió las piedras para una interpretación sesgada y errónea de la Convención de Viena sobre relaciones consulares con el propósito inconfesable de la decisión política de defender a Jones Huala”.

Le apuntaron que los consulados argentinos “sirven para defender los intereses de los argentinos en el exterior, sin dudas. Lo que no es posible es utilizarlos para fines políticos y de manera sesgada”. Y colgaron la foto de la propia normativa que figura en la página oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto en la que se expresa claramente que un cónsul no puede ser parte en procesos judiciales u obtener eximiciones de prisión; proporcionar asesoramiento legal o impulsar procesos judiciales en su nombre. Y no puede procurarle un tratamiento diferenciado del que se brinda a los nacionales del país en hospitales o prisiones.

La actitud de Bielsa generó fuertes críticas en el arco opositor argentino, y en las autoridades patagónicas que padecen la creciente violencia de los grupos radicales mapuches. Jones Huala, a diferencia de lo que dijo Bielsa sobre la identidad cultural, cumple pena en Chile no por ser de un pueblo originario sino por participar en la quema de una vivienda y portar armas de fuego, delitos que podrían incluso enmarcarse en las leyes antiterroristas.

A mediados de semana, una veintena de senadores del oficialismo chileno rechazaron su presencia en esa audiencia del 5 de octubre. La consideraron una “intromisión” en el poder judicial sobre lo que manifestaron “absoluta preocupación”

Este viernes, el sitio de Radio Bío-Bío Chile tenía detalles inquietantes sobre la presencia de Bielsa en esa audiencia.”En la instancia, según presentes, el embajador habría proferido duros calificativos contra el abogado del gobierno, los que no cayeron bien en La Moneda y la Cancillería”, publicó el medio chileno, que indica que ya desde mayo de este año la embajada habría intentado favorecer los pedidos de libertad condicional de Jones Huala, que quiere volver a la Argentina, donde no reconoce al Estado nacional y participó en actos delictivos. 

Siempre según Bío-Bío, Bielsa, le profirió “ofensas directas” al abogado del gobierno de Sebastián Piñera, Hernán Valdebenito Castillo. “Siempre falta algo para el señor Valdebenito, porque reitero que solo se conforma con la prisión perpetua de los seres humanos”, afirma uno de los asistentes a la audiencia que dijo Bielsa. “También habría dicho que el profesional de la Delegación Presidencial mostraba subjetividad penal, atribuyendo maldad en Jones Huala, y dando a entender que lo único importante para el jurista era la cadena perpetua del mapuche argentino”, asegura el medio chileno asegurando además que Bielsa “puso en duda la legalidad de la extradición de Jones Huala en su intervención, la cual se extendió más o menos por 10 minutos”.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA