La historia del club que abrió camino al turismo en El Bolsón y fue blanco de la violencia mapuche

Con el atentado al Club Andino Piltriquitrón (CAP) se quemaron 70 años de historias y aventuras en la montaña. Fundado en 1950 por un grupo de visionarios que crearon los primeros refugios sobre las tierras heladas de la Cordillera, con los años se fue convirtiendo en un paso insoslayable para aquellos que aman los deportes…

la-historia-del-club-que-abrio-camino-al-turismo-en-el-bolson-y-fue-blanco-de-la-violencia-mapuche

Con el atentado al Club Andino Piltriquitrón (CAP) se quemaron 70 años de historias y aventuras en la montaña. Fundado en 1950 por un grupo de visionarios que crearon los primeros refugios sobre las tierras heladas de la Cordillera, con los años se fue convirtiendo en un paso insoslayable para aquellos que aman los deportes andinos. Ahora, su refugio más preciado fue reducido a cenizas.

En realidad, el CAP fue creciendo a la par de la localidad de El Bolsón, convertida también en refugio de artesanos y mochileros que en la década del ’70 llegaron en busca de una aventura adolescente pero después sentaron raíces en la zona. Hoy son una parte grande de la historia del lugar.

Sin imaginar este ataque, no hace mucho, sus dirigentes destacaron el papel que le tocó desempeñar al club dentro de “este valle nuevo” como una institución pionera que no solamente se orientaba al deporte de montaña: también al desarrollo social.

Dedicando gran parte del tiempo de sus vidas, los socios construyeron senderos, caminos, cuatro refugios (uno de los cuales fue la sede que quemaron los encapuchados) y un centro de esquí que tuvo su nacimiento en el Cerro Piltriquitrón y se terminó de concretar en el cerro Perito Moreno.

El Club Andino prendido bajo fuego. Un ataque que hasta ahora no encuentra explicación.

Por entonces se abrieron pistas y construyeron medios de elevación, a veces inventados con el ingenio de la época en la Patagonia remota. Con el tiempo se adquirieron otros equipamientos de mejor tecnología, se compró un pisa-nieves, usando en la mayoría de los casos aportes de los socios que llegaron a disponer de sus bienes como garantías de pago.

El club es un referente del perfil turístico de la región. Con el tiempo y ya más recientemente se lograron abrir más caminos en los siempre difíciles senderos montañosos. Su actual presidente es Pablo García, un defensor de la obra y los ideales por los que el CAP fue creado. Ahora llegó el momento de la reconstrucción. En El Bolsón nadie entiende aún por qué los grupos de encapuchados autodenominados mapuches lo eligieron como su nueva víctima del fuego.

Chubut. Corresponsal.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA