Falta de córneas: advierten que por una disposición oficial no pueden hacer trasplantes

La lista de espera para un trasplante de córneas en Argentina tiene aproximadamente unas 3.000 personas. Cerca de 600 córneas ingresan por año desde el exterior y permiten que ese número no crezca. Pero en 2020, cuando la pandemia cerró las fronteras, su entrada estuvo prohibida durante 6 meses.Con límites más laxos ahora en el…

falta-de-corneas:-advierten-que-por-una-disposicion-oficial-no-pueden-hacer-trasplantes

La lista de espera para un trasplante de córneas en Argentina tiene aproximadamente unas 3.000 personas. Cerca de 600 córneas ingresan por año desde el exterior y permiten que ese número no crezca. Pero en 2020, cuando la pandemia cerró las fronteras, su entrada estuvo prohibida durante 6 meses.

Con límites más laxos ahora en el país, advierten que las restricciones siguen para este tipo de trasplante “importado”.

Desde la Comisión Asesora de Córneas -que representa al Consejo Argentino de Oftalmología (CAO), a la Sociedad Argentina de Oftalmología (SAO) y a la Sociedad Argentina de Catarata Refractiva y Cornea (SACRYC)- dicen a Clarín que si bien no está oficialmente prohibido traer córneas desde el exterior, sí lo está en la práctica.

Es que el Incucai exige que los donantes tengan PCR negativo, cuando en Estados Unidos, donde hay superávit de córneas para donar, no hacen tests de Covid a fallecidos.

“En mas de 65.000 trasplantes realizados en EE. UU. desde el comienzo de la pandemia, no ha habido un solo caso de infección. Allá no se requiere la PCR, sino un “screening” epidemiológico, basado en signos, síntomas, contacto estrecho, estado de vacunación y antecedentes de Covid de los últimos 28 días del fallecido. Al requerir PCR acá, nos están ‘prohibiendo’ informalmente este ingreso”, explica Nicolás Fernández Meijide, Jefe de Córnea y Cirugía Refractiva de Hospital Italiano.

Toma esta exigencia oficial como un cepo a los trasplantes, porque supone una reducción del pool de córneas donantes viables, tanto a nivel local como para las que se importan.

Desde la Comision Asesora de Córneas dicen que si bien no está oficialmente prohibido traer córneas desde el exterior, sí lo está en la práctica.

“Va a contramano de la relajación de las restricciones en múltiples actividades, digamos que virtualmente todas las actividades, incluso aquellas en las que sabemos hay riesgo de contagio han sido liberadas. La mayoría son actividades de esparcimiento. El trasplante de córneas, que es una necesidad para 3.000 personas esperando en lista, sigue otra lógica, y no es justamente una actividad de esparcimiento”, apunta Fernández Meijide.

Junto a Hugo Daniel Nano, Patricio Grayeb, Federico Cremona y Néstor Szuster, forma parte de la comisión que en breve publicará una carta conjunta sobre el tema. Pese al Covid, desde el campo de la oftalmología aclaran que siempre hubo una “animosidad” o “falta de interés” sobre lo que consideran una necesidad clave: importar córneas.

“Los pacientes en Argentina que no traen una córnea del exterior (tienen un costo de entre 1.500 y 2000 dólares) deben estar expectantes a que aparezca una nacional. Y cuando sucede hay que armar toda la cirugía, el equipo, los insumos, la anestesia, el quirófano, la autorización en la obra social, en 24 o 48 horas. Cuando traemos una córnea del exterior lo hacemos de forma programada, por la disponibilidad de donantes que tienen, y ponemos la fecha con antelación. Estamos realizando como urgencias cirugías que no lo son. Y quien puede pagarlo no le quita en la lista un lugar a quien no puede traer una córnea”, detalla el oftalmólogo.

En marzo de 2020, antes del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) y gracias a la Ley Justina -que dispone que toda persona mayor de 18 años es donante de órganos o tejidos salvo que haya dejado constancia expresa de lo contrario-, por primera vez en 20 años la lista de espera había bajado de 3.000 a 1.800 personas.

“Ahora estamos de nuevo en más de 2.700, concentrados principalmente en la Provincia de Buenos Aires. Los tiempos de Incucai son eternos. Demoran meses de burocracia en implementar una mejora y siempre con una animosidad para con la oftalmología. Parece que toman como injusto que alguien pueda traer la córnea”, sigue.

El contexto

Tras más de 18 meses de reuniones entre el Incucai y la comisión que representa a la oftalmología en cuestiones de trasplantes, en agosto se aprobó el Plan Nacional de Resolución de la Lista de Espera para Trasplante de Córneas. El objetivo es: “Satisfacer la necesidad nacional de córneas, tornando innecesarias las importaciones de estos tejidos”. Esa última frase de la resolución 238 está en el foco de los cirujanos oftalmológicos.

Marcan que les resulta “cuanto menos curiosa”, si se tiene en cuenta que “una de las alternativas para disponer de tejido en cantidad y en forma programada es la importación desde bancos de ojos del exterior”.

Según datos del Incucai, en los últimos 10 años 4 de cada 10 de estos trasplantes en Argentina se realizaron gracias a la importación de córneas. De 1.500 operaciones al año, 600 fueron de esta manera en el país. Según la Eye Bank Association of América (EBAA) no se confirmó ni un sólo caso de transmisión de coronavirus debido a trasplantes de córneas en Estados Unidos.

MG

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA