El títere y la diputada Vallejos: quién es el cerebro detrás de los videos virales de Gente Rota

Mazinger Z, Robotech, la Mujer Maravilla. De chico, Gabriel Lucero (46) dibujaba sus propias historietas copiando los personajes que veía en la televisión. Usaba el “lado blanco o la cara de atrás” de los rollos de papel para electrocardiogramas, que le regalaba una vecina de su Avellaneda natal que era enfermera. En esas tiras empezó…

el-titere-y-la-diputada-vallejos:-quien-es-el-cerebro-detras-de-los-videos-virales-de-gente-rota

Mazinger Z, Robotech, la Mujer Maravilla. De chico, Gabriel Lucero (46) dibujaba sus propias historietas copiando los personajes que veía en la televisión. Usaba el “lado blanco o la cara de atrás” de los rollos de papel para electrocardiogramas, que le regalaba una vecina de su Avellaneda natal que era enfermera. En esas tiras empezó a darle forma a lo que luego se transformó en su vocación. Y, más adelante, en su fuente principal de ingresos. Algo que no pensó posible hasta Gente Rota, una serie de videos animados basados en audios reales de WhatsApp, que se volvieron virales y le dieron una popularidad que no estaba en sus planes.

El proyecto empezó con un piloto animado que le pidieron a Lucero para el canal de música MTV y que “no gustó”. “Después me encontré con un audio que se hizo viral y me pareció que iba bien con uno de los personajes que había dibujado para el piloto. Armé el video con eso y lo compartí en Facebook, red en la que tenía 3.000 amigos”, repasa.

Era un mensaje de voz que le mandaba una turista enojada al propietario del departamento de Mar Azul que había alquilado. “Se quejaba a los gritos, entre otras razones, de que le habían tocado días de lluvia”, recuerda Lucero. El material circuló por WhatsApp y el ilustrador comenzó a recibir mensajes de desconocidos pidiéndole más videos y ofreciéndole audios de otra “gente rota”.

Gabriel Lucero, ilustrador y creador de los videos virales Gente Rota, en su casa de Avellaneda. Foto: Andrés D’Elia

“Acá hay algo”, pensó Lucero. Y no paró más. Lleva cuatro años con las animaciones virales, más de 500 personajes y cerca de 3.000 videos, algunos de ellos con 3 millones de vistas por plataforma. Cuenta con 3,6 millones de seguidores en su página de Facebook, 1,5 millones en Instagram y 740.000 en YouTube. En 2018, fue reconocido con el Martín Fierro Digital.

Terminó el secundario en una escuela técnico publicitaria. El resto de lo que sabe de Diseño e Ilustración lo incorporó en forma autodidacta.

“Trabajé mucho tiempo de otras cosas. Estuve en puestos de atención al cliente en un local de comidas rápidas y también vendiendo cursos de Cosmetología. Nunca dejé de dibujar pero al principio era solo un hobby o la posibilidad de conseguir un extra como freelancer”, precisa. Y suma: “Aprendí animación con tutoriales de YouTube cuando me salió una oportunidad en una empresa de videojuegos”.

La última cena, una de las ilustraciones de Gente Rota.

Algunos de los audios animados cruzaron fronteras. “Los del fletero que opina sobre fútbol se difundieron por Latinoamérica y también en España durante el Mundial”, relata su creador en diálogo con Clarín.

Entre los más queridos y virales, también están los de Mabel, con voz de fumadora y risa contagiosa. Lucero explica que “repite el personaje aunque se trata de mujeres diferentes que encajan con las características de esa primera Mabel”.

“En los comentarios de los videos siempre hay alguien que dice que los audios están armados, y no, es todo real. Los manda la gente y yo voy escuchando, filtrando y editando”, detalla el animador. Tiene un correo electrónico en el que recibe el contenido. “Ahora, por ejemplo, me quedan 27.000 audios sin escuchar”, asegura.

Gabriel Lucero tiene 46 años y recupera audios virales de WhatsApp para transformarlos en videos virales. Foto: Andrés D’Elia

La selección no es fácil. “Una cosa es armar animaciones para pocos y otra es saber que pueden llegar a millones de personas. Entiendo que algo que es gracioso para mí, a otro lo puede hacer sentir mal así que estoy atento a eso. Busco evitar que la gente se ofenda, no siempre lo logro”, aporta y destaca que intenta ser “políticamente correcto aunque siempre al límite”.

“Mucho de lo que escucho no se puede compartir. La idea es tener el consentimiento de los protagonistas y me pasó algunas veces que me contactaron para pedirme que bajara algún video. Me llega de todo: desde historias de infidelidades descubiertas hasta insultos a una suegra, que pueden sonar divertidos pero sé que después me van a generar lío”, sostiene sobre algunos de los criterios que considera a la hora de elegir el material.

De ese primer viral de Mar Azul pasó a diálogos de llamadas de telemarketers que también “funcionaron”. Según Lucero, la clave estuvo siempre en el humor y en la identificación.

“Cuando arrancó la cuarentena empecé con videos sobre la pandemia que se compartieron muchísimo. El contenido lo publico con cierta duda, no suelo estar confiado de que vaya a gustar y, por suerte, en varias ocasiones terminé sorprendido para bien”, sigue.

Su último viral fue sobre el polémico audio de la diputada Fernanda Vallejos, que trata al presidente Alberto Fernández de “mequetrefe” y “ocupa”. En la animación de Lucero, Vallejos es un títere manejado por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

“Intento no hacer videos sobre política porque es un arma de doble filo. Por un lado, se viralizan mucho pero, por el otro, te escriben por privado los que no quedaron contentos. Pero, en este caso, la idea del títere me pareció muy gráfica y decidí darle forma. Además, muchos de mis seguidores me lo venían pidiendo”, resume.

Y aclara que no se siente identificado con ningún partido político. “Dibujé lo que pienso de ese tema puntual. En otro momento, si veo algo vinculado al Gobierno con lo que esté de acuerdo, también lo voy a compartir. Hoy en día, descreo bastante de la política en general”, agrega.

Tiene 500 personajes y ya animó cerca de 3.000 videos de Gente Rota.

Cada animación le demanda cerca de dos horas. Cuando el personaje es nuevo puede tardar hasta cuatro. Los dibujos los hace en computadora. Publica contenido siempre que encuentra un audio que lo amerite: “Estoy difundiendo uno cada cinco días”. Vive de la publicidad de YouTube y Facebook.

“Me ofrecieron otros trabajos vinculados a la animación pero, por ahora, priorizo Gente Rota, que me permite hacer lo que quiero, cuando tengo ganas y sin jefes. En unos años, me veo en algo distinto, aunque no sé si con éxito”, confiesa.

Cuenta que tiene una idea para una serie animada y que alguna vez también soñó con actuar. “Pero esto último es una fantasía de chico, solo estoy seguro de que a este planeta vine a dibujar y a hacer reír”, cierra.

AS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA