Alberto Fernández se corre de los anuncios y organiza reuniones reducidas para “escuchar y corregir”

“Después de un domingo aciago, humildemente escuchamos lo que nos reclamaron. Nos dolió”, dijo Alberto Fernández durante el acto en José C. Paz que encabezó el miércoles después de su peor semana al frente del Gobierno. El Presidente, sin embargo, no cree que esa materia -la escucha- esté saldada. Para volver a reconectar con la…

alberto-fernandez-se-corre-de-los-anuncios-y-organiza-reuniones-reducidas-para-“escuchar-y-corregir”

“Después de un domingo aciago, humildemente escuchamos lo que nos reclamaron. Nos dolió”, dijo Alberto Fernández durante el acto en José C. Paz que encabezó el miércoles después de su peor semana al frente del Gobierno. El Presidente, sin embargo, no cree que esa materia -la escucha- esté saldada. Para volver a reconectar con la ciudadanía, el jefe de Estado inauguró una agenda de reuniones reducidas con vecinos y militantes lejos de los anuncios que por ahora quedan en manos del flamante jefe de Gabinete. 

Así fue el viernes, 48 horas después del acto en el que el Presidente se reencontró públicamente con Máximo Kirchner. En Pilar, después de que Juan Manzur anunciara nuevas medidas para el sector del turismo y los jubilados, Fernández eligió reunirse allí -sin micrófonos- con 25 adultos mayores. Lo acompañó la titular del PAMI Luana Volnovich. “El Presidente contestó algunas de las inquietudes de los jubilados, pero sobre todo escuchó”, relata un colaborador que no le pierda pisada al mandatario.

Alberto Fernández durante una reunión con vecinos en Ituzaingó.

Esa misma tarde, el jefe de Estado se trasladó hasta un domicilio en Ituzaingó para reunirse con 15 vecinos de la zona junto al intendente local, su amigo Alberto Descalzo. En una mesa, durante más de dos horas, el mandatario escuchó los planteos de un auditorio ecléctico que integraban en otros, un docente, un obrero metalúrgico, un peluquero, comerciantes y empresarios. En un cuaderno y en hojas en blanco, el mandatario tomó notas de los planteos, de las ayudas económicas que la ciudadanía no conoce o que se frenan en la burocracia estatal.

Fernández explicó la respuesta del Gobierno a la pandemia y les agradeció por la charla. “Todos se fueron contentos, porque estuvieron más de dos horas con el Presidente; no es algo habitual. La idea es escuchar y corregir”, relató un testigo.

Este mismo sábado, después de reunirse con el ministro de Agricultura Julián Domínguez, que este lunes recibirá a la Mesa de Enlace y busca alternativas para flexibilizar el cepo de la carne (otro síntoma post-PASO), el Presidente fue a Avellaneda para mantener otro encuentro a solas con vecinos.

“Escucha” y “cercanía” son los lineamientos que se escuchan en la mesa política del Presidente. A manos de Fernández llegaron estudios de sociólogos que comparan la salida de la pandemia con el fin de la guerra. La analogía bélica incluye el duelo por las más de 115 mil muertes y los traumas, que atraviesan a millones de argentinos. Uno de ellos, más referido al rol del Estado, es el que escribió el experto en Relaciones Internacionales Juan Gabriel Tokatlian en Clarín.

En la Casa Rosada niegan que se trate de una estrategia de marketing y rechazan las comparaciones de las reuniones íntimas que protagonizaba Mauricio Macri y que luego publicaba en Facebook. “Esto es una decisión del Presidente y no tiene que ver con ningún gurú o consultor”, sostienen.

En el entorno presidencial reconocen que el Gobierno no interpretó bien algunas de las variables que explican la derrota en las PASO en 17 provincias. “No se han leído bien algunas cosas y, más allá de los anuncios, hay reclamos de más cambios”, sostienen. Por eso, en el Ejecutivo cayó mal explicación del candidato en la Provincia Daniel Gollán, que hizo suyo el comentario de una bonaerense que sostenía que el Olivosgate hubiera pesado menos si hubiera habido “platita”. “No es solo solo y hay que entenderlo”, razonan por estas horas en el Ejecutivo.

El mandatario no escucha solo pálidas. Varios de sus nuevos interlocutores de a pie valoraron el plan de vacunación. Fernández se convenció de la necesidad de “parar y escuchar”. “Tiene la convicción de que las cosas mejoren”, dicen en Olivos.

Mientras tanto, en la mesa política del mandatario insisten en afirmar que Fernández necesita “volver a calzarse el traje de Presidente“. Al mismo tiempo, siguen los cortocircuitos subterráneos entre los socios del Frente de Todos y el ministro de Seguridad Aníbal Fernández apuntó contra la Corte Suprema, una agenda de potencial tensión institucional, pero alejada de la agenda diaria de los votantes.

Juan Manzur y Emilio Pérsico, líder del Evita, en la reunión de la mesa nacional de la organización social.

Manzur, en tanto, quedó al frente de la gestión diaria y aceita los vínculos entre los diferentes aliados en el oficialismo. Este sábado participó de un plenario del Movimiento Evita junto al ministro de Desarrollo Social Juan Zabaleta. El jefe de Gabinete se abrazó con Emilio Pérsico y Fernando Navarro, funcionario al que ratificó al frente de la Secretaría de Relaciones Parlamentarias, luego de trascendidos sobre una salida elegante y diplomática. El jefe de Gabinete tiene presentes los reclamos de los gobernadores, que se quejan del poder los movimientos sociales. El Evita, que pretendía realizar una movilización en apoyo al Presidente el jueves de la semana pasada, tras las renuncias de los ministros cristinistas, no disimula su relación tirante con La Cámpora. 

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA