Arnaldo André: “En las novelas, el amor es la base fundamental de la historia”

Arnaldo André tiene más de cinco décadas de trayectoria en cine, teatro y televisión. Trabajó en las telenovelas más exitosas y supo lo que es hacer éxitos de 40 puntos de rating. Aunque interpretó personajes muy diversos, muchos lo recuerdan por las cachetadas que solía dar en las ficciones.Como a todos los actores, la pandemia…

arnaldo-andre:-“en-las-novelas,-el-amor-es-la-base-fundamental-de-la-historia”

Arnaldo André tiene más de cinco décadas de trayectoria en cine, teatro y televisión. Trabajó en las telenovelas más exitosas y supo lo que es hacer éxitos de 40 puntos de rating. Aunque interpretó personajes muy diversos, muchos lo recuerdan por las cachetadas que solía dar en las ficciones.

Como a todos los actores, la pandemia lo dejó en stand by. Sin embargo, pudo volver enérgico y recargado y lleva adelante la cuarta temporada de Mentiras inteligentes, la comedia de Broadway escrita por Joe DiPietro versionada por Pablo Rey y dirigida por Valeria Ambrosio. El artista paraguayo la protagoniza desde su estreno en 2018, ahora acompañado por Marta González, Christian Sancho y Natalia Figueiras.

Este viernes se presentarán a las 21.00 en el Teatro Niní Marshall, el sábado 26 y domingo 27 en el teatro Sociedad Italiana de San Miguel, el 1 de octubre en el Teatro Brazzola de Chascomús y el 3 de octubre en el Teatro Maipú de Banfield.

Antes de subirse nuevamente al escenario, habló con TN Show sobre el detrás de escena de la obra y su relación con el resto de sus compañeros de elenco. Además, analiza la ficción argentina y revela la clave del éxito de las telenovelas turcas.

Lee también

-¿Cómo estás viviendo el éxito de una cuarta temporada en el teatro?

-Nunca antes me había tocado algo similar, estamos muy felices. Después de haber estado parado con esto de la pandemia y la cuarentena, finalmente volvimos al teatro, hemos visitado distintos puntos del país y seguiremos recorriendo. Es maravilloso lo que sucede con esta disciplina porque nos permite recibir las devoluciones inmediatamente y además es un público entusiasta, que se divierte, nos contagia y nos hace pasar momentos muy felices.

Mentiras inteligentes es una comedia que te hace reír, pero que también te lleva a reflexionar y te deja pensando…

-Sucede sí o sí porque no es que tiene un final que de pronto dice ‘colorín colorado este cuento se ha terminado’ o ‘fueron felices y comieron perdices’, nada que ver. No se trata de una comedia pasatista, todo lo contrario, es intensa pero combina la temática de las relaciones humanas con el humor y la gente se ríe hasta de las cosas más serias. Entonces es inevitable que el público se vaya pensando, reflexionando y que lo comente con sus acompañantes.

Arnaldo André está orgulloso de estar experimentando una cuarta temporada teatral. (Foto: Prensa Claudina Sánchez)

-Ahora en el elenco están Christian Sancho, Marta González y Natalia Figueiras, pero fueron pasando distintos actores, ¿cómo impactó ese recambio en la obra?

-En cuatro años se ha ido modificando el cartel por compromisos y demás. Sin embargo, estoy muy contento porque estoy al lado de una excelente actriz y querida compañera como lo es Marta, de Christian que es un actor en crecimiento y de Natalia, a quien no conocía pero es una actriz joven muy buena. Estamos muy asentados. Lo que sucede es que cuando uno se hace cargo de un personaje que ya lo hizo otro, pone su impronta, su personalidad y manera de ver el personaje, entonces termina haciéndolo distinto. Eso no quiere decir que sea equivocado, simplemente diferente. Eso también es gratificante para uno porque va experimentando algo distinto de cada artista. Hoy día me pasa que con Sancho tengo otro tipo de hijo y con Figueiras otro tipo de nuera.

-En la obra interpretás a Guillermo, ¿el personaje tiene algo de Arnaldo?

-Podría decir que sí porque ni bien empieza la obra el planteo es que mi hijo quiere mandar todo al diablo: dejar su matrimonio y su beba recién nacida para irse con una mujer joven a la que acaba de conocer y de quien cree estar enamorado. Mi personaje está totalmente en desacuerdo y trata de convencer a su hijo para que vaya por otro camino, que no se salga de ese lugar que el padre piensa que lo hace feliz a él y a la familia. Y yo soy muy familiero, de defender el clan y estar siempre unidos. Así que por ese lado el personaje tiene algo mío.

-¿Qué opinás de las mentiras? ¿Recurriste alguna vez a una mentira inteligente?

-¿Quién no? Siempre hemos acudido a alguna mentira, que fuera inteligente o no… Supongo que si tuvimos éxito, fue muy inteligente. A veces son mentiras un poco piadosas porque uno no quiere correr el riesgo de ser tan sincero, pero en cosas pequeñas. En el caso de nuestra obra es una mentira de mayor volumen para tratar de convencer al hijo de que está haciendo mal las cosas.

-Tenés una trayectoria muy extensa y pasaste por todos los formatos, ¿tenés alguna preferencia entre el cine, la TV o el teatro?

-La televisión es un medio que me abrió las puertas para todo, tiene una llegada increíble e inmediata, pero no nos permite crear porque no nos da el tiempo necesario. Yo no quiero pecar de injusto cuando digo que la televisión no es lo que más me gusta, pero me gusta mucho más el teatro y el cine porque son dos disciplinas que te dan ese tiempo clave para la creación.

-¿Hay algún personaje que no hayas hecho y que te gustaría interpretar?

-Uno en especial no, pero sí me gustaría que cuando me vuelvan a convocar y que no fuese una comedia, sea un personaje con la fuerza suficiente y con la riqueza como para que me permita crear.

-¿Se puede decir que tu criterio para aceptar roles o personajes tiene que ver con ese punto?

-Es algo que me llama mucho porque el arte debe ser creativo, pero transitar por la verdad. Cuando yo miro una obra pictórica o veo un cuadro, interprete como lo interprete, si me transmite verdad me voy a sentir complacido y feliz. Con el trabajo del actor pasa lo mismo, cuanto más verdad uno puede transmitir, más creíble es lo que le estás llevando al público.

-Dijiste que durante la pandemia aprovechaste para leer y ver series y películas. ¿En qué te basas o qué es lo que elegís ver al momento de optar por una ficción?

Algo que me haga viajar: que las historias me transporten y me hagan olvidar de que soy un espectador para meterme dentro de esa trama y ser testigo de lo que está sucediendo. Las series me llevan a eso, pero por supuesto no me paso todo el día viéndolas. En cambio, la lectura es mucho más sabia y más generosa para el léxico porque nos enriquece muchísimo y nos da rienda suelta a la fantasía ya que imaginamos lo que el autor escribe y señala en cada página. Si hablamos de libros, me gustan las novelas y si transcurren en países que he estado mucho mejor.

Christian Sancho, Marta González, Arnaldo André y Natalia Figueiras llevan adelante el éxito teatral. (Fotos Instagram chrissanchook/ natfigueiras)

-Tenés la experiencia de haber hecho éxitos de 40 puntos de rating. Hoy eso es impensado porque la oferta es mucho más amplia y se diversificó, pero ¿cómo ves la ficción actual?

-Está perdida y creo que la crisis en la ficción viene desde hace mucho. Creo que esto se debe a que han dejado de apostar a aquellas grandes historias de amor. Hoy las están haciendo los turcos, las exportan y nosotros somos consumidores. Ahí el amor es la pirámide, la base fundamental de la historia, por supuesto con otros elementos que tienen que ver con el código de la telenovela que es la venganza y con algo de humor. Pero creo que al no apostar al amor se ha perdido mucho a nuestro público, porque esas novelas costumbristas son lindas, atractivas y divertidas, pero no tienen la intriga suficiente como para que el espectador quede enganchado y no se pierda ni un solo capítulo.

Lee también

-Recientemente dijiste que estabas cansado de que te preguntaran por el tema de los cachetazos porque no sabías qué más decir. ¿Hay alguna pregunta que nunca te hayan hecho y te gustaría que te hicieran?

-Creo que me han hecho una gran variedad de preguntas, pero yo hablo mucho de la paz y, tal vez si me preguntaran qué significa para mí, no lo diría como al pasar. Cuando hablo de la paz y digo que uno tiene ese día, ese despertar y ese irse a dormir con tranquilidad absoluta, eso no significa que no ocurran acontecimientos o problemas que uno tenga que resolver y que no les de importancia. Yo les doy importancia y trato de resolverlos de la mejor manera, pero no me gusta acarrear ese tema las 24 horas porque nada se logra con eso. Yo trato de dirigir mis pasos, mis días y mis relaciones con la gente de una manera tal que no tenga conflictos y que pueda sentirme en paz conmigo. No digo felicidad porque considero que es algo efímero y que dura segundos, por eso hablo de paz.