Stock de Pfizer: por qué la Provincia ya vacuna a 125 mil adolescentes y la Ciudad, a ninguno

Los desafíos del plan de vacunación argentino contra el Covid-19 de cara al próximo pico de la variante Delta y las elecciones del 14 de noviembre son dos: completar las segundas dosis de los mayores de 18 años y avanzar con la inmunización de los adolescentes sin comorbilidades.En la primera senda se encuentran todos las provincias,…

stock-de-pfizer:-por-que-la-provincia-ya-vacuna-a-125-mil-adolescentes-y-la-ciudad,-a-ninguno

Los desafíos del plan de vacunación argentino contra el Covid-19 de cara al próximo pico de la variante Delta y las elecciones del 14 de noviembre son dos: completar las segundas dosis de los mayores de 18 años y avanzar con la inmunización de los adolescentes sin comorbilidades.

En la primera senda se encuentran todos las provincias, tratando de achicar la brecha entre primeras y segundas dosis aplicadas, con las vacunas que disponen. La diferencia -o la novedad- la empezaron a ejecutar aquellos distritos que decidieron vacunar ya a los jóvenes de 17 años.

En la Ciudad esa población, aún en edad escolar, debe seguir esperando que le llegue el momento del ansiado pinchazo. En la Provincia ya han enviado 125 mil turnos. Se trata de las dosis de Pfizer, aprobadas para ser aplicadas en personas de 12 a 17 años.

Otras provincias que también le apuntan con premura a ese target son -según anunciaron en las últimas horas- Córdoba, Santa Fe, San Juan, Neuquén, Salta, Santiago del Estero y Río Negro.

A Córdoba y Santa Fe les toca un lote de vacunas de Pfizer similar al que recibe la Ciudad. Sin embargo, hay divergencia de criterios a la hora de decidir a quién aplicar esas -por ahora- escasas dosis.

Una adolescente vacunada en Salta.

El Consejo Federal de Salud (Cofesa) ha recomendado en su última reunión que las vacunas de Pfizer ahora sean destinadas en su totalidad a la vacunación de los adolescentes. En la reunión previa, en cambio, se había dado la chance de optar según las necesidades de cada distrito.

La prioridad en la Ciudad, aseguran las autoridades sanitarias, sigue siendo por el momento la de cubrir en adultos las segundas dosis de otras vacunas en falta. En este caso se trata de aquellos que recibieron AstraZeneca, tienen el plazo vencido y deben completar su esquema.

Otro argumento porteño es que la porción de vacunas de Pfizer que han llegado es una cifra marginal en términos absolutos, y que abrir ahora la “etapa adolescente” provocaría más expectativas de las que el stock disponible podría satisfacer.

Según ese argumento, habría que esperar a que los lotes que distribuye Nación sean más caudalosos, y a la vez no exista déficit de segundas dosis en adultos con otras marcas, para entonces sí apuntar las jeringas a los menores de 18 años.

En base a datos oficiales, hay 360 mil porteños que tienen entre 10 y 19 años. Si la distribución por año fuera equitativa, serían 36 mil los que hoy tienen 17. A los fines vacunales habría que descontar los menores con comorbilidades ya inmunizados.

Un adolescente con comorbilidades vacunado en agosto en la Ciudad. Foto: Macarena Bultri

Es decir que con lo recibido hasta ahora no podrían completar siquiera la primera dosis de esa franja etaria, aunque sí al menos empezar, como han decidido en otras provincias. Son definiciones de salud pública complejas, no exentas de incertidumbre: ¿cuándo habrá más dosis de AstraZeneca o de Sputnik 2 disponibles?

La provincia de Buenos Aires tiene hoy un mayor stock total de vacunas que la Ciudad, lo que se ve reflejado en el Monitor Público de Vacunación. El gobernador Axel Kicillof cuenta hoy con 1,7 millón sin aplicar y el jefe de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, está al día.

Esa disponibilidad bonaerense no sería, de todos modos, la explicación de que convoquen ahora a los adolescentes a vacunarse. Desde el Ministerio de Salud de la Provincia dijeron a Clarín que “fue una decisión” sanitaria del distrito. Es decir, no es que tengan resueltas las segundas dosis de todos los mayores.

Sí, en cambio, parecen tener stock suficiente como para satisfacer a los mayores de 60 años, dado que acaban de habilitar la vacunación libre para todos los que con el plazo vencido aún no tengan la segunda dosis de AstraZeneca, Sputnik V o Sinopharm.

Por otro lado, no es la primera vez que las decisiones porteñas, en función de la disponibilidad de dosis, se diferencian de las que adoptan otros distritos. Históricamente, Rodríguez Larreta ha elegido “terminar” de inmunizar a un grupo para empezar con otro.

Los ministros Kreplak y Quirós en una reunión en Casa Rosada, en agosto. Foto: Presidencia

En marzo pasado se había generado una polémica, a propósito de esta cuestión, por la vacunación de los docentes con las dosis de Sinopharm. Mientras la Provincia avanzaba y Nación presionaba a la Ciudad para que hiciera lo mismo, los funcionarios porteños argumentaban que aún tenían personal de salud sin inmunizar y eso les impedía pasar a la fase siguiente.

De aquí en más la expectativa estará puesta en el arribo de nuevos lotes de Pfizer. Hasta el momento han aterrizado en Ezeiza poco más de 260 mil dosis y, según lo previsto, antes de fin de mes deberían arribar 580 mil más. En octubre, noviembre y diciembre se completaría el saldo de los 20 millones comprados al laboratorio.

De esa cantidad, a la Ciudad le corresponderían -en proporción con su población- casi 1,5 millón de vacunas. Serían, a priori, unos 750 mil esquemas de vacunación completos, aunque la suerte de los adolescentes porteños dependería de cuántas dosis se destinen finalmente para completar los esquemas de la vacuna de Oxford y de la Sputnik V.

En base a este panorama, ¿para cuándo prevé la Ciudad que empezarán a vacunar a los adolescentes sin comorbilidades? “Estimamos para octubre, dependiendo siempre de la llegada de las dosis”, respondieron a Clarín fuentes del Ministerio de Salud porteño.

Como sea, el escenario actual demuestra desequilibrios entre un lado y otro de la General Paz. Y es probable que, en función de cómo ha sido la largada, los bonaerenses de 16 y 17 años con derecho a votar el próximo 14 de noviembre concurran a las urnas más inmunizados que sus pares porteños.

PS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA