El cambio climático podría reducir la producción de azúcar y café en 50% para 2099

La producción de cultivos fundamentales como el azúcar y el café podría caer hasta en un 59% a largo plazo debido al cambio climático, según un informe del Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo, mientras que la producción de trigo podría aumentar. Estados Unidos, China y Brasil son “fuentes importantes de riesgo climático para los…

el-cambio-climatico-podria-reducir-la-produccion-de-azucar-y-cafe-en-50%-para-2099

La producción de cultivos fundamentales como el azúcar y el café podría caer hasta en un 59% a largo plazo debido al cambio climático, según un informe del Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo, mientras que la producción de trigo podría aumentar.

Estados Unidos, China y Brasil son “fuentes importantes de riesgo climático para los mercados mundiales de productos básicos”, dice el informe, que sostiene que los cambios interrumpirán los flujos comerciales establecidos desde hace mucho tiempo en todo el mundo y correrán el riesgo de una agitación social.

La producción de maíz solo en EE.UU. podría caer casi la mitad a largo plazo (2070-2099) debido a las temperaturas más cálidas, según el instituto, lo que pone en riesgo a los países que compran la cosecha. La producción en Rusia y Canadá puede subir en un 13% y un 17%, respectivamente, pero no lo suficiente para compensar los déficits en otros lugares.

Si bien la producción de trigo podría subir un 14%, esto puede requerir un traslado costoso de la producción a Europa y partes de Sudamérica y Asia. Rusia y Canadá podrían impulsar la producción de maíz, soja y arroz; sin embargo, las áreas de cultivo probablemente tendrían que reubicarse dentro de esos países, dijeron los autores durante una sesión informativa.

El informe se publicó antes de la cumbre climática COP26 de las Naciones Unidas que se celebrará el próximo mes en Glasgow y pide a los responsables de la formulación de políticas que miren más allá de las fronteras nacionales para combatir el cambio climático. Las estimaciones se centran en el impacto de las temperaturas más cálidas y excluyen las consecuencias de los fenómenos meteorológicos extremos.