“El satario”, la primera porno argentina: un rodaje clandestino, protagonistas en las sombras y una producción pionera en el mundo

La creación del cine como tal tiene poco más de un siglo. En términos históricos, es muy poco tiempo. En 1891, la Edison Company registró el quinetoscopio, que fue algo así como “el abuelo” del proyector de películas que vino después. Muy pocos años más tarde, cuando la industria cinematográfica era incipiente y aún no…

“el-satario”,-la-primera-porno-argentina:-un-rodaje-clandestino,-protagonistas-en-las-sombras-y-una-produccion-pionera-en-el-mundo

La creación del cine como tal tiene poco más de un siglo. En términos históricos, es muy poco tiempo. En 1891, la Edison Company registró el quinetoscopio, que fue algo así como “el abuelo” del proyector de películas que vino después. Muy pocos años más tarde, cuando la industria cinematográfica era incipiente y aún no estaba establecida para el consumo de las novedosas producciones que empezaban a dar vueltas por Europa y los Estados Unidos, la Argentina fue pionera: se rodó un film precursor de un género, que con Internet, explotó en las últimas décadas: la pornografía.

// Dejaron el porno por la explotación que sufrían y ahora son influencers millonarias: la historia de Lana Rhoades, Sasha Grey y Mia Khalifa

De acuerdo a los diferentes registros históricos que existen, la película aparece denominada como El satario, El satorio o El sartorio, nombres que se creen son una deformación de El sátiro. De director desconocido, se estima que se hizo entre 1907 y 1911, a la vera de un río, que bien podría ser la ribera del Río de la Plata o de los márgenes selváticos del Paraná. “Hay indicadores geográficos que parecen mostrar que se rodó en la provincia de Buenos Aires o en Rosario, Santa Fe”, explicó a TN Show, Hernán Panessi, autor del libro Porno argento! Historia del cine nacional triple X.

¿El satario fue el primer film porno del mundo?

El escritor sostuvo que no se puede dar por sentado que se trató del primer film pornográfico del mundo porque son varios países los que pujan por eso. “Al no haber un registro puntual en la época, es una información complicada de confirmar”, argumentó.

El quinetoscopio fue el precursor del proyector de cine. (Foto: Wikimedia Commons)

Sí hay certezas de cuáles son los países que tuvieron producciones para adultos en los inicios de la cinematografía. En el trabajo Fantasías de nitrato, el cine pornográfico y erótico en la Argentina de principios del siglo XX, escrito por Andrea Cuarterolo, se da cuenta de esto. “Muchos de los principales historiadores del género coinciden en señalar a esta región como un centro neurálgico en la producción de films eróticos y pornográficos durante el período silente”, aseguró.

La autora agregó que la primera cámara Edison llegó a Brasil en la década de 1890 y que “fue prontamente utilizada para rodar films pornográficos aprovechando la ausencia de cualquier prohibición al respecto”. Además, México también fue otra región de Latinoamérica que lideró la realización de este tipo de ficciones a comienzos del siglo XX. “Lo hizo sobre todo durante el movimiento cristero (1926-29) que enfrentó a la Iglesia y el gobierno, y donde estos films adquirieron una cierta connotación política”, agregó.

Si bien los elementos que permitían tener registros cinematográficos eran incipientes en esa época, la Argentina tenía un mercado general muy aceitado durante esos años. “En ese momento, Buenos Aires tenía el puerto más grande de toda la región y parecía que las cosas llegaban muy rápido. Como la tecnología era muy nueva, pudo haber pasado que algún aspirante a narrador haya comprado una cámara para contar esta historia”, sostuvo Panessi a este medio.

El porno, de Francia a la Argentina

El especialista en cultura popular comentó que Estados Unidos, Holanda y Francia, donde hay varios films con características pornográficas, también están dentro de los líderes en los primeros registros. Hay una película de la tierra de la libertad, igualdad y fraternidad que pelea palmo a palmo con El satario el mote de ser la primera porno universal.

Se trata de À l’Écu d’or ou la Bonne Auberge, que sí tiene a 1908 como su año de realización confirmado. De acuerdo al sitio Filmsite, es la película hardcore francesa más antigua que se conserva. “Las primeras películas pornográficas se exhibían con frecuencia en los burdeles, se incautaban y luego se destruían cuando la policía allanaba los establecimientos ilegales”, detalló a este portal. Lo que muestra el film es el trío sexual entre un hombre y dos mujeres.

El diablo es el villano del film “El satorio”. (Foto: captura de video)

Este tipo de películas, a su vez, se conocieron como stag films. ¿Qué significa ese nombre? Son producciones de las primeras dos décadas del siglo XX que se hacían de manera secreta para mostrarse en burdeles, salas de fumadores o clubes de hombres que tenían un reducido tiempo de duración. Uno de los significados que se le da a la palabra stag es soltero, por lo que la traducción podría ser de “películas para solteros”.

La fecha de rodaje de El satario podría ser anterior a la francesa, ya que hubo personas que aseguran que la vieron alrededor de esa fecha. “Hay testimonios de gente que laburaba en los puertos que dice haberla visto para ese momento en salas de fumadores. Hay un testimonio en concreto de Eugene O’Neill que aseguró haber visto ese corto en la Argentina”, comentó Panessi. O’Neill fue uno de los principales dramaturgos estadounidenses de la historia, ganador de varios Pulitzer y de un Permio Nobel de literatura.

A diferencia de otras producciones sexuales que aparecieron en ese momento, la película argentina tenía un argumento más elaborado. “En El satario (…) el sátiro −al que algunos autores identifican también como el Diablo− consigue raptar a una de las ninfas que lo seducen con su baile y, para deleite del público masculino al que estaba destinado el film, practica con ella una serie de actos sexuales que son mostrados gráfica y detalladamente”, sintetiza Cuarterolo.

La copia física del film está en poder del Kinsey Institute, tiene 320 segundos de duración y el formato es de 16 milímetros. Es el autor alemán Curt Moreck el que en su libro Sittengeschichte des Kinos (Historia moral del cine) cita la supuesta creación de esta ficción, pero no en Buenos Aires, sino en Rosario, Santa Fe. El corto se incluyó en The History of pornography, una compilación de películas porno editadas por el sello Something Weird Video.

Cristian Sema, de la cuenta de Twitter Raro VHS, comparte todo el tiempo material que sube a la web desde el clásico formato analógico. El coleccionista ubicó el corto hace algún tiempo. “No tuvo mucho de hallazgo épico. De hecho, creo que ese documental no se editó en VHS, sino en DVD por Something Weird. Yo solamente tenía el dato de que lo habían editado y me puse en campaña para descargar el documental”, comentó a TN Show.

El origen desconocido de los protagonistas

Sobre quiénes fueron los actores, las actrices y el realizador del film no hay ningún tipo de información. Pero las especulaciones de los historiadores están relacionadas a que podrían haber sido personas vinculadas a los clubes nocturnos o burdeles que eran habituales en Buenos Aires y alrededores en esa época.

Una de las placas de la película “El satorio”. (Foto: captura de video)

“Hasta el 30 Buenos Aires tuvo una red de prostitución muy grande lo cual pudo habilitar a que los actores y actrices provengan de ese submundo”, arriesgó Panessi. En Apuntes para una geografía de la prostitución en Buenos Aires, 1904-1936, Horacio Caride Bartrons especifica legalmente lo que ocurrió durante ese período de la historia argentina.

“El año 1904 refiere la fecha de sanción del Segundo Reglamentos de Prostíbulos, en el que un conjunto de ordenanzas del Concejo Deliberante de Buenos Aires reglamentaron la implantación y las características físicas de los burdeles, legales en la ciudad desde 1875 y hasta 1936, año de la sanción de la Ley Nacional de Profilaxis Social, que determinó el cierre de los prostíbulos y el fin de una época para la prostitución legal porteña”, resumió el texto.

Otra característica que aparece en las imágenes es que los intertítulos son inglés y los nombres parecen en chiste. Para Panessi, lo que pudo haber pasado es que “nadie quería exponerse y, así, buscaron desconcertar” a quienes la veían.

// “Nos filmamos siempre que tenemos sexo”: cómo vive la pareja argentina que protagonizó un calendario de desnudos para el sitio porno más famoso del mundo

La industria pornográfica como tal empezó a tener una fortaleza económica en la década del ‘70. Su desarrollo se extendió tanto en los Estados Unidos como en algunos países de Europa como España, Italia y Alemania. Pero en la Argentina nunca se terminó de solidificar, más allá de ciertas producciones que aparecieron a lo largo del Siglo XX. “Es hasta el año 89 con Las tortugas mutantes pinjas, el film de Víctor Mayland, en el que la pornografía aparece con cierta regularidad”, explicó el escritor. Haya sido la primera película pornográfica del mundo o no, El satario hizo historia.