Vacunación en Mendoza: entre el faltazo de más de 55.000 inscriptos y el rechazo a la inyección de AstraZeneca

MENDOZA.- Más de 55.000 ciudadanos de la provincia del oeste argentino decidieron pegar el faltazo al llamado para vacunarse contra el coronavirus desde que se inició el proceso de inoculación. Por tal motivo, desde el Gobierno local decidieron esta semana destinar jornadas para que estas personas, menores de 50 años, finalmente se presenten a recibir…

vacunacion-en-mendoza:-entre-el-faltazo-de-mas-de-55.000-inscriptos-y-el-rechazo-a-la-inyeccion-de-astrazeneca

MENDOZA.- Más de 55.000 ciudadanos de la provincia del oeste argentino decidieron pegar el faltazo al llamado para vacunarse contra el coronavirus desde que se inició el proceso de inoculación. Por tal motivo, desde el Gobierno local decidieron esta semana destinar jornadas para que estas personas, menores de 50 años, finalmente se presenten a recibir las dosis.

De todas maneras, no todos decidirán acudir a la convocatoria, ya que ahora entre los principales motivos está el rechazo a la vacuna de AstraZeneca, principalmente por temores de algunas mujeres a padecer una trombosis, algo que los expertos minimizan.

Así las cosas, en la tierra cuyana, más allá de que la vacunación es voluntaria, el número de “díscolos” no deja de sorprender y preocupar, ya que atenta contra el plan sanitario de protección de la ciudadanía.

Por tal motivo, las autoridades sanitarias intentan convencerlos y apelan a la toma de conciencia para que se sumen a la campaña. Así, esperan que se presenten cada vez más personas en estas jornadas que arrancaron hoy, con una capacidad de 20.000 aplicaciones diarias en toda la provincia.

“Es una cuestión de solidaridad, y cuidado del prójimo. El riesgo de no vacunarse es mayor que recibir las dosis, pero hay personas, principalmente mujeres, que se oponen a ciertas vacunas. Empezó con la rusa y ahora con la británica. De hecho, algunas van de un centro a otro para ver qué dosis se están aplicando y si no está la que quieren se van”, indicaron a LA NACION desde el Ministerio de Salud.

“Estoy convencida de que me voy a vacunar, con el laboratorio que sea. Pero me llama la atención la cantidad de amigas que no están convencidas de recibir la de AstraZeneca y que tienen miedo a que les ocurra algún evento de coagulación de la sangre. Igual, hay que entender que si no te vacunás hay más riesgos para todos”, contó a este diario, María, una escribana de la capital provincial, que espera ansiosa su turno para recibir la inoculación.

De esta manera, en principio, teniendo en cuenta cómo se desarrolle la jornada, este lunes comenzó a vacunarse a quienes tienen ausente el turno de la primera dosis contra el Covid-19. La medida se pone en práctica en todos los centros de vacunación de la provincia. Por caso, los principales sitios del Gran Mendoza, como la Nace Cultural, en Ciudad, o el Espacio Cultural Julio Le Parc, en Guaymallén, se vieron esta mañana con más personas de lo habitual. Lo mismo ocurrió en las regiones del Este, Sur y el Valle de Uco.

“Se busca evitar aglomeraciones y esperas para los que respetan el día, hora y lugar asignado. Solo se puede faltar en caso de emergencia”, recalcaron desde el Ejecutivo provincial, por lo que no se descarta que realicen un nuevo llamado, confiando en que este grupo finalmente aceptará recibir las dosis.

De igual forma, las autoridades destacaron que únicamente se puede faltar al turno con una razón justificada, como por ejemplo haber recibido la vacuna de antigripal y que se debe esperar 15 días para ser inoculado. También corre esta posibilidad para las personas con síntomas compatibles con Covid-19 o que están transitando la enfermedad.

De esta manera, quienes finalmente deciden presentarse deben hacerlo al lugar al que les fue asignado por correo electrónico o sms con el turno y el Documento Nacional de Identidad.

“Solicitamos a la población que por favor respete el turno otorgado, ya que son numerosas las personas que van otro día y se complica la correcta atención de quienes tienen que inocularse en esa oportunidad”, insistieron desde la cartera sanitaria.

De acuerdo con el Monitor de Vacunación Nacional, la provincia cuyana ya recibió 884.802 dosis, y ya aplicó 797.804, de las cuales 646.596 corresponden al primer componente, lo que representa más del 30% de la población, según las proyecciones del censo del 2010. Por su parte, solo 151.208 personas completaron el esquema de inoculación, lo que representa 7,5% de la población.

Mendoza transita por estos días una “meseta” de contagios con una leve tendencia a la baja. De hecho, la tasa de positividad promedio experimentó una reducción: pasó del 34% al 27% actual. En tanto, la ocupación de camas de terapia intensiva se encuentra por encima del 80%. Desde que el coronavirus pisó la tierra cuyana se registraron más de 133.000 contagios y más de 3.100 muertes.

Conocé The Trust Project