Juegos Olímpicos: Nueva Zelanda inscribió a la primera atleta transgénero para Tokio 2021

La halterófila neozelandesa Laurel Hubbard se convertirá en la primera atleta abiertamente transgénero en competir en los Juegos Olímpicos después de que las autoridades deportivas confirmaran este lunes que integrará el equipo de su país en la cita que comenzará en próximas semanas en Tokio.La jefa del Comité Olímpico de Nueva Zelanda, Kereyn Smith, precisó…

juegos-olimpicos:-nueva-zelanda-inscribio-a-la-primera-atleta-transgenero-para-tokio-2021

La halterófila neozelandesa Laurel Hubbard se convertirá en la primera atleta abiertamente transgénero en competir en los Juegos Olímpicos después de que las autoridades deportivas confirmaran este lunes que integrará el equipo de su país en la cita que comenzará en próximas semanas en Tokio.

La jefa del Comité Olímpico de Nueva Zelanda, Kereyn Smith, precisó que Hubbard, de 43 años, nacido hombre pero convertida en mujer, cumple todas las condiciones para la participación de los atletas transgénero.

”Reconocemos que la identidad transgénero en el deporte es un tema altamente delicado y complejo que exige un equilibrio entre los derechos humanos y la ecuanimidad en el terreno”, afirmó en un comunicado.

En 2015, el Comité Olímpico Internacional estableció las reglas que permiten a cualquier atleta transgénero competir como mujer, siempre que sus niveles de testosterona estén por debajo de 10 nanomoles por litro durante al menos 12 meses antes de su primera competición.

Hubbard, quien también compitió como hombre, fue reconocida como una atleta femenina después de haber demostrado niveles de testosterona inferiores a los autorizados por el Comité Olímpico Internacional (COI). Sus detractores estiman, sin embargo, que parte con una ventaja física por haber nacido hombre, en detrimento de las deportistas nacidas mujeres.

Hubbard competirá en Tokio en la categoría de más de 87 kilos, en la que ocupa el 16º puesto de la clasificación mundial. Hubbard ha estado fuera de la competición durante mucho tiempo, tras haber sufrido una lesión en el codo durante los Juegos de la Commonwealth en 2018.

“Me siento agradecida y humilde por la amabilidad y el apoyo que me han brindado tantos neozelandeses”, expresó Hubbard, que comenzó en 2012 su proceso de reasignación de sexo, en un comunicado. “Cuando me rompí el brazo en los Juegos de la Commonwealth hace tres años, me dijeron que mi carrera probablemente había llegado a su fin. Pero su apoyo, su ánimo y su aroha (amor, en el idioma maorí) me condujeron a través de la oscuridad”, agregó.

Su mejor registro total en la clasificación es de 285 kilos, marca que la ubica entre las olímpicas más destacadas y con posibilidades de colgarse una medalla en la cita japonesa.

LA NACION

Conocé The Trust Project