De Mendiguren: “Argentina entró a la pandemia en un Renault 12, con las ruedas lisas y sin frenos”

El presidente del BICE charló con “La Radio de los Santiagueños”. El actual presidente del BICE, Ignacio de Mendiguren, dialogó en exclusiva este jueves con el programa Actualidad Política, que se emite por Radio LV11. Sobre la situación económica argentina, hizo un análisis: “La pandemia es un caso inédito a nivel mundial. Antes, una pandemia,…

de-mendiguren:-“argentina-entro-a-la-pandemia-en-un-renault-12,-con-las-ruedas-lisas-y-sin-frenos”

El presidente del BICE charló con “La Radio de los Santiagueños”.

El actual presidente del BICE, Ignacio de Mendiguren, dialogó en exclusiva este jueves con el programa Actualidad Política, que se emite por Radio LV11.

Sobre la situación económica argentina, hizo un análisis: “La pandemia es un caso inédito a nivel mundial. Antes, una pandemia, para extenderse por el mundo necesitaba muchos meses, o hasta años, y ahora en dos meses se expandió por todo el mundo. Además, muchos países desarrollados entraron a la pandemia ‘armados’; sin inflación, con reservas, etcétera, y sin embargo, fíjense lo que provocó en sus economías. Hoy, el que tiene un insumo no lo quiere vender, y el que lo vende, lo calcula con el dólar paralelo, de cerca de 200 pesos. El Presidente logró achicar la brecha hasta casi la mitad. Hasta que los efectos macroeconómicos incidan en el día a día, hay que ‘construir un puente de plata’, donde los empresarios también hagan un aporte. Los industriales, el año pasado hemos recibido un salvataje que es el más importante que yo recuerde: moratorias, bajaron tasas de interés, y hasta se nos pagaron los sueldos. Yo nunca lo vi, en los años que tengo como industrial. En el mundo entero cayeron los PBI, el déficit fiscal se multiplicó, porque esto es un hecho inédito. Argentina entró a la pandemia en un Renault 12, con las ruedas lisas y sin frenos. El Gobierno tomó una decisión política, con errores y todo, pero fue en auxilio de la pequeña y mediana empresa. Y con el gobierno anterior se nos caían 40 pymes por día, sin pandemia, y ese gobierno decía, encima, que había que ‘profundizar el rumbo’. Hoy hay sectores muy comprometidos. Los de turismo, gastronomía, hotelería, ellos la pasaron muy mal. En abril de este año tuvimos un 6% de la producción industrial por encima de abril de 2019. De 16 sectores industriales, 11 consumieron más energía que en abril de 2019. En febrero de 2021, la industria tuvo 19.800 puestos de trabajo más que en la prepandemia; 18 ramas de la industria crearon empleo. Esto no quiere decir que estemos bien, para nada, pero no cabe duda que la verdadera solución va a ser cuando volvamos a crecer. Mientras tanto, hay que dar paliativos. Pero no hay dudas que hay una intención de ayudar al sector industrial, por parte del gobierno. El tema son los precios. Hoy por hoy tenemos las tasas en menos de la mitad que el gobierno anterior; nos ayudaron en tarifas, en moratorias; entonces tenemos que hacer un esfuerzo entre todos para que la estabilización cambiaria llegue a provocar desinflación. Ahora hace falta que entre todos trabajemos en ‘desinflar’ las expectativas inflacionarias. Los acuerdos de precios son la solución definitiva. El 80% de la economía argentina es mercado interno”. 

Se le preguntó qué piden las Pymes hoy: “Primero, estabilidad macroeconómica; segundo, piden demanda, porque nadie compra una máquina para producir lo que no vende. También piden tasas de interés. Hoy, la tasa promedio es del 30-35%, y del dólar, 4%. Creo que lo primero que se necesita es demanda; segundo, que no le cambiemos las reglas del juego; y después, un financiamiento acorde, por debajo de la inflación”.

Sobre si existe algún proyecto para bajar la presión impositiva del Estado sobre la producción y morigerar el abismo que hay en los precios desde el productor al consumidor final, dijo: “Creo que en esto está enfocado a fondo el Ministerio de Desarrollo Productivo. Hay que ver cómo se corrige esto. Hay un problema grave en Argentina, una presión fiscal récord. El que está en blanco hoy, tiene una asimetría que lo deja fuera de la posibilidad de vender. La otra forma de bajar impuestos es con crecimiento económico, porque si no se crece, lo único que pueden hacer, es fagocitarse unos a otros. Los desastres macroeconómicos en Argentina los hace la city porteña, y la recuperación viene siempre del interior profundo a Buenos Aires. Ya la especulación nos ‘explotó’. Yo fui el primer ministro de la Producción de la historia de Argentina, y nos tocó hacernos cargo de la explosión de la convertibilidad. Y Argentina se recuperó gracias al interior. 16.500 millones de dólares de superávit comercial tuvimos en aquellos años. Soy optimista. La recuperación va a venir del interior”, cerró.