Roger Federer atraviesa generaciones y perdió su primer partido contra un rival de este siglo

Roger Federer detiene el tiempo. El tenista suizo, que el 8 de agosto cumplirá 40 años, construyó su leyenda atravesando generaciones. En el césped del ATP 500 de Halle, el ex número 1 del mundo logró una nueva marca de longevidad: se enfrentó por primera vez con un jugador nacido en este siglo. Sin embargo,…

roger-federer-atraviesa-generaciones-y-perdio-su-primer-partido-contra-un-rival-de-este-siglo

Roger Federer detiene el tiempo. El tenista suizo, que el 8 de agosto cumplirá 40 años, construyó su leyenda atravesando generaciones. En el césped del ATP 500 de Halle, el ex número 1 del mundo logró una nueva marca de longevidad: se enfrentó por primera vez con un jugador nacido en este siglo. Sin embargo, su tarea estuvo lejos de ser motivo de festejo y sus altibajos abrieron un signo de interrogación con miras a Wimbledon, que comenzará el 28 del actual.

El canadiense Felix Auger-Aliassime (21°) nació el mismo día que Federer, aunque 19 años después: en 2000. Por los 8vos de final del torneo alemán, el jugador entrenado por Frederic Fontang (y que ha recibido la asistencia de Toni Nadal), se dio un gran gusto al vencer al actual número 8 del circuito por 4-6, 6-3 y 6-2, en 1h44m (en los cuartos de final se medirá con el vencedor del local Jan-Lennard Struff y el estadounidense Marcos Giron).

Federer había competido ante jugadores nacidos en los años 60, 70, 80 y 90, pero nunca ante un nacido a partir de 2000. El rival de Roger con la fecha de nacimiento más “antigua” fue el italiano Gianluca Pozzi (17 de junio de 1965), contra el que terminó su carrera con récord de 1-1, tras la derrota en una serie de Copa Davis en 1999 y el éxito en el torneo de Copenhague 2000, meses antes de que naciera Auger-Aliassime.

Claro que Federer añoraba celebrar esa marca en su carrera con un triunfo, buscando sumar ritmo y confianza sobre césped para tratar de llegar en las mejores condiciones posibles a Wimbledon, el Grand Slam que ganó en ocho oportunidades. Aspiraba a su victoria número 70 en Halle, certamen que conquistó diez veces, pero no fue una buena actuación la del ganador de 20 trofeos de Grand Slam. Durante el primer set lució movimientos equilibrados y frescos, buenos impactos (anotó varios passing shot de revés) y sólidos registros de saque, pero el helvético fue perdiendo chispa y se mostró contrariado cuando no pudo sostener los peloteos desde el fondo frente a un contrincante que el domingo pasado había jugado una final sobre césped (en Stuttgart; caída ante Marin Cilic).

El suizo Roger Federer se despidió en los 8vos de final de Halle al perder con el canadiense Felix Auger-Aliassime.Friso Gentsch – dpa

En el primer set, Federer le quebró el servicio al norteamericano en el séptimo game para adelantarse 4-3. Luego llegó a servir 5-4 y 15-40, pero resolvió bien las dos oportunidades de quiebre en contra y se llevó el primer parcial. Pero en el segundo set, Auger-Aliassime se mostró más enfocado y preciso en sus tiros, incomodó a Federer y le quebró el saque en el sexto game, pasando al frente en el score (4-2). Desde entonces, siguió empujando, prácticamente no dudó y se adueñó del parcial (6-2).

Muchos esperaban una reacción de Federer, que abrió el set decisivo con su servicio, pero Auger-Aliassime le rompió el saque de inmediato, en el cuarto break point (1-0). Luciendo muy activo y en apenas un minuto y 12 segundos, el canadiense sostuvo su servicio (2-0). El suizo acentuó sus dificultades, falló algunos tiros anormales para un jugador de su categoría y volvió a ceder el saque en el tercer game (0-3).

El canadiense, envalentonado, se mantuvo en el mismo camino e impactando con limpieza ante un jugador que no ocultó su preocupación y que terminó con 25 errores no forzados: en los cambios de lado se lo observó a Federer algo cabizbajo, como tratando de hallar explicaciones. Auger-Aliassime, que no enfrentó chances de quiebre en contra en el último set, terminó su obra con un ace (en total logró 13). Por ahora, tiene un karma: haber perdido las ocho finales ATP que disputó; pero, a diferencia de la mayoría, puede decir que logró derrotar a la leyenda suiza.

Federer, último campeón en Halle (en 2019), nunca había perdido antes de los cuartos de final en sus 18 participaciones en el torneo alemán. “Es un gran honor jugar contra Federer antes de retirarse y ganar es increíble. Él fue mi ídolo cuando iba creciendo. Nunca pensé que algún día podría jugar con él. Pensé que se retiraría cuando fue un profesional”, expresó el canadiense. Cuando Federer cumplió 19 años y nació Auger-Aliassime, el 8 de agosto de 2000, el helvético tenía un récord ATP de 35 victorias y 40 derrotas, y ya había alcanzado una final del ATP Tour, en 2000, en Marsella.

Después de un 2020 casi sin actividad por la pandemia y las dos cirugías de rodilla derecha (únicamente jugó el Australian Open), el de Halle fue -apenas- el cuarto torneo de la temporada para Federer (también actuó en Doha, Ginebra y Roland Garros, con cuatro triunfos, dos derrotas y un walkover). Tras perder con Auger-Aliassime, el suizo dejó el Gerry Weber Stadion entre aplausos, aunque afectado por la caída y el rendimiento. Su mayor ilusión está puesta en Wimbledon, aunque, claramente, no llegará al All England como añoraba.

Conocé The Trust Project