Se terminó la NBA para Facundo Campazzo: el año en el que el cordobés creció de golpe

La primera temporada de Facundo Campazzo en la NBA tuvo un final con sabor amargo. Ni él ni sus compañeros de Denver esperaban quedar afuera de los playoffs con esa contundente caída por 4 a 0 ante Phoenix Suns en las semifinales de la Conferencia Oeste. “Ha sido una derrota dura”, reconoció el cordobés tras…

se-termino-la-nba-para-facundo-campazzo:-el-ano-en-el-que-el-cordobes-crecio-de-golpe

La primera temporada de Facundo Campazzo en la NBA tuvo un final con sabor amargo. Ni él ni sus compañeros de Denver esperaban quedar afuera de los playoffs con esa contundente caída por 4 a 0 ante Phoenix Suns en las semifinales de la Conferencia Oeste. “Ha sido una derrota dura“, reconoció el cordobés tras el juego que cerró la serie. Pero más allá del dolor por el cómo de la eliminación -barridos por un rival claramente superior-, el base argentino debe saber que completó una muy buena campaña, con buenas actuaciones, que causaron un impacto muy positivo en la liga y en la familia de los Nuggets.

A fines de noviembre del año pasado, Campazzo decidió dejar Europa y el Real Madrid -equipo con el que había ganado, entre múltiples títulos, dos Euroligas y tres Ligas de España- para cumplir su sueño de jugar en la liga más competitiva del mundo. Pero al llegar a Denver ya no era más la “super estrella” que había sido en el Viejo Continente. Su desembarcó en la franquicia de Colorado estuvo rodeado de escepticismo, por su edad (con 29 años -cumplió 30 en marzo- era de los rookies más viejos) y su estatura (1,78 metro), y por ver si era capaz de adaptar su juego al básquetbol de la NBA.

Al cordobés, encima, le tocó asumir más responsabilidades de las que suele tener un jugador en su primera temporada en la liga. La lesiones del base titular de los Nuggets, el canadiense Jamal Murray, que se perdió casi toda la temporada por una rotura en los ligamentos cruzados anteriores de la rodilla izquierda, y las de Monte Morris, PJ Dozier y Will Barton le dieron un protagonismo inesperado.


El tiro desde la línea de tres es uno de los aspectos del juego en el que Campazzo aún puede mejorar mucho. Foto Christian Petersen/Getty Images/AFP

Tras debutar el 23 de diciembre en la derrota ante Sacramento Kings -jugó ocho minutos y sumó un triple y un rebote-, Campazzo fue ganando cada vez más tiempo en cancha y acomodándose al juego de sus compañeros. Por eso, a fines de abril, cuando se lesionó Murray, el coach Mike Malone le confió la conducción del equipo. Y él terminó superando las expectativas.

Sus estadísticas así lo marcan. En la temporada regular, el cordobés jugó 65 partidos y fue titular en 19. Promedió 21,9 minutos en cancha; 6,1 puntos, 3,6 asistencias, 1,2 robos y 1,7 rebotes. Y tuvo una efectividad de 35,2 en tiros desde la línea de tres, un aspecto del juego en el que todavía puede crecer mucho.

Otro punto débil de su juego fue el ataque al aro: promedió 3,9 penetraciones por partido y metió un 38,3 por ciento de los tiros que intentó; y falló demasiado en sus tiros de media distancia (promedió 38,1 de tiros de cancha).

Si se habla de los playoffs, disputó todos los partidos (10) y el único en el que arrancó en el banco fue el del domingo, que cerró la serie con Phoenix. Jugó un promedio de 27 minutos por encuentro, con una media de 9,3 puntos, 4,1 asistencias, tres rebotes y 1,4 robos. Y metió el 39,6 por ciento de los triples que tiró. 


Jokic y Campazzo armaron una buena sociedad dentro de la cancha. Foto Steph Chambers/Getty Images/AFP

​Pero más allá de los números, lo más importante fue que Campazzo logró ganarse un lugar en el equipo y la confianza de sus nuevos compañeros, en especial la estrella serbia Nikola Jokic y de Michael Porter Jr. y JaMychal Green, los tres jugadores que más asistencias recibieron del cordobés en esta temporada.

Es un jugador que entiende muy bien el juego. Ha jugado en Europa y entiende el pick and roll, sabe jugar en equipo y comparte el balón en ataque. Es bueno jugar con él”, lo elogió Jokic hace unos días.

El argentino, además, fue un pilar defensivo para la franquicia de Colorado. “En defensa es increíble, en eso amo a Facu. Es uno de esos jugadores contra los que muchos no quieren jugar, es como una mosca, siempre está alrededor tuyo”, analizó en un momento de la temporada el entrenador Malone, que lo llenó de halagos en más de una oportunidad.


“En defensa es increíble. Es como una mosca, siempre está alrededor tuyo”, lo elogió Malone. Foto Isaiah J. Downing/USA TODAY Sports

Y también se supo ganar el cariño de los fanáticos de los Nuggets, a quienes compró con su entrega dentro de la cancha y su simpatía afuera, el respeto de sus rivales y el reconocimiento de la prensa de Estados Unidos.

Positiva primera temporada para el cordobés, quien tras la dura derrota ante Phoenix, analizó: “Todo era nuevo para mi, así que he intentado aprender al máximo. Mi desafío era intentar competir contra jugadores de la talla de (Damian) Lillard o CP3 (el apodo de Chris Paul). Creo que aprendí mucho de ellos en estos playoffs”.

Y concluyó: “Ha sido una derrota dura ante los Suns, pero lo que pienso ahora es trabajar tanto como sea posible y estar listo para la próxima temporada”.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA