Por qué Brasil es el gran candidato a ganar la Copa América

El último grito es toda una síntesis de Brasil. El pase largo y rasante para Neymar, un mínimo quiebre de cintura y arquero despechado contra el césped. Un centro atrás del crack y el pechito gentil de Gabigol. Es el tercero ante una Venezuela diezmada por el Covid-19, inofensiva frente a semejante rival. No necesitó…

por-que-brasil-es-el-gran-candidato-a-ganar-la-copa-america

El último grito es toda una síntesis de Brasil. El pase largo y rasante para Neymar, un mínimo quiebre de cintura y arquero despechado contra el césped. Un centro atrás del crack y el pechito gentil de Gabigol. Es el tercero ante una Venezuela diezmada por el Covid-19, inofensiva frente a semejante rival. No necesitó jugar en todo su esplendor, más allá de la magia del “10”. Le alcanzó con su jerarquía para golear al equipo vinotinto y confirmar que es el gran candidato a ganar la Copa América.

Nadie podrá dudar de esta afirmación. A fin de cuentas, Brasil nunca perdió un torneo continental organizado en su propia casa. Pero, más allá de la referencia histórica, hay otros argumentos para sostener el concepto.

Alisson, el arquero del Liverpool, es una garantía, muy a pesar de que no haya tenido trabajo en el anochecer del domingo. Los zagueros centrales tienen categoría para salir jugando y son poderosos en el juego aéreo. Quedó demostrado en el primer gol, que llegó a través de una pelota parada. El recurso de Marquinhos, un taco cuando estaba encimado por Yohán Cumaná, no es fruto de la casualidad.

Los laterales pasan con convicción y son punzantes. Danilo hizo una de Pelé en la jugada que derivó en el segundo gol. Lanzó la pelota a la derecha y se filtró por la izquierda de Cumaná, quien terminó derribando al defensor de Juventus. Neymar, con su clásico repiqueteo, marcó el 2 a 0.

En el medio el dueño es Casemiro y a sus costados Lucas Paquetá y Fred son dúctiles y agresivos con la pelota. Y el ataque es fenomenal. Richarlison fue el “9” y varias veces encontró espacios entre los centrales venezolanos y Gabriel Jesús y Neymar esta vez se movieron por afuera, aunque ninguno tuvo posiciones fijas. El astro del PSG aspira al trono de mejor jugador del mundo.

Los relevos también mostraron muchas luces. Alex Sandro, reemplazante de Renan Lodi, y sobre todo Everton Ribeiro, quien conectó el circuito ofensivo con pases cortos y de primera. Una delicia. Ni hablar de Gabriel Barbosa, autor del 3 a 0.

El contexto es insoslayable. Venezuela tuvo 9 bajas por coronavirus y entre los once que juntó en el estadio Mané Brasilia hubo tres jugadores de La Guaira (La Mantía, Luis Martínez y Cumaná) y uno de Deportivo Lara (Bernaldo Manzano). No encontrará adversarios tan pasivos, que lo exijan cuando se repliega. Con espacios, está claro, demostró ser letal. Llegó 18 veces, pateó 7 veces al arco de Joel Graterol.

Sobran motivos para creer que Brasil estará en la final. Por más que sus jugadores se hayan enojado con la organización de la Copa América, nadie renegará si logra alzarla el 10 de julio, a metros del Cristo Redentor.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA