Los secretos de Tom Hiddleston, un señor inglés: las peleas con su padre, su relación con el príncipe William y su romance fugaz con Taylor Swift

Se encuentra en el mejor momento de su carrera, pero recorrió un largo camino para ganarse el respeto de la industria y de su familia. Pese a interpretar brillantemente al egoísta de Loki, fuera de las cámaras se destaca por su altruismo. Un repaso por la vida de un actor sin techo.Fecha de publicación: 13…

los-secretos-de-tom-hiddleston,-un-senor-ingles:-las-peleas-con-su-padre,-su-relacion-con-el-principe-william-y-su-romance-fugaz-con-taylor-swift

Se encuentra en el mejor momento de su carrera, pero recorrió un largo camino para ganarse el respeto de la industria y de su familia. Pese a interpretar brillantemente al egoísta de Loki, fuera de las cámaras se destaca por su altruismo. Un repaso por la vida de un actor sin techo.

El actor saltó a la fama en “Thor” y ahora se luce en la nueva serie de Marvel, “Loki” (Foto: Archivo).

Para contrastar y exacerbar sus defectos, los estadounidenses suelen retratar a los británicos como sus opuestos. Lo hemos visto en muchas comedias en donde los ingleses son representados como excesivamente corteses, educados, prolijos, atractivos y mesurados. Todos hablan como salidos de una obra de Shakespeare y ninguno se anima a contradecir a la realeza. Es un estereotipo muy exagerado, pero en el que Thomas William Hiddleston encaja a la perfección.

// “The Bold Type”, la serie que recorre las aventuras de tres amigas en una importante revista femenina

El actor, que se encuentra en el momento más álgido de su carrera por su protagonismo en Loki, es la clase de persona que propone pagar la cena, te abre la puerta para que pases primero y siempre pregunta si necesitás algo. Pero no solo es un caballero, también es un apasionado por el arte en todas sus formas. Hiddleston se ha formado durante toda su vida para no darle la razón a su padre, que creía que estaba desechando su inteligencia cuando decidió ser artista.

Mi papá ha visto que se necesitan 6 meses para hacer una película de Thor. Le describí cómo es el proceso de mi trabajo; el hecho de que algunos días me levanto a las 4 de la mañana y no vuelvo a casa hasta las 9 de la noche, y él reconoce absolutamente que eso es un trabajo real”, admitió en un entrevista concedida a The Telegraph en 2014. Y es que el tiempo le dio la razón; nació para ser una estrella.

Una vocación indeclinable

Hijo de Diana Patricia Servaes, actriz de teatro, y de James Norman Hiddleston, fisicoquímico y director de una empresa farmacéutica, Tom nació en Londres en 1981. A los 10 años se mudó a Oxford donde su padre gestionaba una compañía que financiaba investigaciones universitarias. Él y sus dos hermanas recibieron la mejor educación. Esa fue la mayor preocupación de su padre, un profesional que en su juventud no tenía recursos pero que se las rebuscó para recibirse en la universidad de Newcastle. “Mi padre se hizo a sí mismo desde cero”, valoró el actor.

// Una actriz de “Beverly Hills 90210″ reveló que se tuvo que esconder en la jaula de un zoológico para escaparse de los fans

James Hiddleston mandó a sus hijos a las escuelas más prestigiosas de Oxford y posteriormente a la Universidad de Cambridge. Fue en Eton College donde Tom conoció al príncipe William y forjaron una amistad que se desvaneció con el paso del tiempo. La intención de su padre era que la preparación académica ayudara a su hijo a formarse en ciencias duras. Pero eso no tenía nada que ver con su sensibilidad. Diana lo sabía y siempre apoyó su vocación. Esas diferencias conceptuales fueron determinantes para que sus padres se divorciaran. “Me hizo más compasivo en mi comprensión de la fragilidad humana”, dijo Tom sobre cómo vivió esa separación cuando tenía 13 años.

Su madre entendía la fascinación que tenía por los escenarios. Mientras que otros chicos hubiesen preferido disfrutar de una película infantil o pasar la tarde en un parque de diversión, él se deslumbraba con distintas obras como John Gabriel Borkman y An Enemy of the People. Finalmente, cuando tuvo la oportunidad de explorar esa pasión en sus años como estudiante, Tom se aferró a ese sueño y nunca lo soltó.

Un tranvía a Marvel

En su etapa universitaria, Hiddleston se destacó rápidamente como actor. Mientras estudiaba Filología Clásica –obtuvo una doble licenciatura en esta área- participaba de distintas obras teatrales. Fue en ese momento, durante su protagónico en una versión de Un tranvía llamado deseo, que llamó la atención de un representante. Luego seguiría formándose en Real Academia de Arte Dramático (RADA), donde acudió 3 años y consiguió grandes papeles.

En 2007, como buen intérprete británico, obtuvo reconocimiento por una versión de Otelo que protagonizó en Donmar Warehouse. Allí fue donde fue descubierto por Kenneth Branagh, que decidió sumarlo a su equipo rápidamente y convocarlo para la serie Wallander. Luego ambos compartirían tablas en Ivanov. La admiración por su colega fue tanta que Branagh no dudó en convocarlo al casting de Thor, la película más shakesperiana que entregaría Marvel Studios.

Durante 6 meses, Hiddleston se internó en un gimnasio para ganar 9 kilos de masa muscular y se presentó con el deseo de interpretar al poseedor del martillo de Mjölnir. Sin embargo, su amigo Branagh se dio cuenta de que tenía el ingenio y el encanto adecuado para interpretar al antagonista del film. Mientras que la mayoría de las películas del estudio fallaban en la presentación de los villanos, su versión de Loki, el hijo adoptivo de Odín, casi le arrebata el protagonismo al héroe.

La audición de Tom Hiddleston en el casting de Thor. (Foto: Captura Youtube / Marvel UK)

“Él me hace mejor actor. Nos reímos mucho. Confiamos el uno en el otro. Todas mis mejores escenas son con Chris”, reconoce Tom sobre quién le arrebató el rol de Avenger.

Irresistible y magnético

“Tiene una imagen de galán eterno”, describió Guillermo del Toro sobre el actor que dirigió en La Cumbre Escarlata. Algo con lo que están de acuerdo los fanáticos de 007, quienes lo piden incesantemente cómo el heredero del esmoquin que todavía luce Daniel Craig. Y ese atractivo se complementa con su personalidad. No es alguien que se tome las cosas a la ligera, Hiddleston va hasta el fondo en sus intereses. Es políglota, lector compulsivo –entre sus autores favoritos se encuentran Quevedo, Poe y Borges- y aprovecha su fama para concientizar sobre el cuidado del medio ambiente.

// El padre de Naya Rivera recordó la desesperante última charla con la actriz antes de su muerte

No es casual que haya atraído a varias celebridades. Se lo involucró sentimentalmente con Elizabeth Olsen, otra estrella marvelita, y tuvo un noviazgo fugaz con Taylor Swift. “Nosotros siempre sabremos cómo fue. Las historias que circulan por ahí son teorías raras de fotografías que fueron tomadas sin nuestro consentimiento y sin ningún contexto. Nadie conoce cómo se desarrolló todo”, dijo tras la ruptura. Actualmente está en pareja con la actriz londinense Zawe Ashton.

Muchos medios señalaron que el noviazgo solo fue una movida de prensa para ambas figuras. (Foto: Pop Sugar)

Más allá de la elegancia que destila en cada alfombra roja, Tom vive de una forma simple y cultiva la filantropía. Es embajador de Unicef y realiza viajes a distintos puntos del mundo donde se atenta contra los derechos humanos. En 2017, participó de una campaña en la que vivió 5 días con tan solo 5 libras para concientizar sobre la pobreza. Lo cierto es que ni siquiera es como los estereotipos más benévolos de los británicos, él parece una versión superadora.