El cambio de vida de Walter Safarian: de conducir el noticiero de Fox Sports a ser coach ontológico

“En la vida siempre hay que ser agradecido y acordarse de la gente que te ayuda”, repite varias veces durante la entrevista. Fue la cara del prime time de Fox Sports conduciendo el noticiero central y de la noche a la mañana quedó afuera de la gran cartelera televisiva. “Yo soy empleado de Torneos desde…

el-cambio-de-vida-de-walter-safarian:-de-conducir-el-noticiero-de-fox-sports-a-ser-coach-ontologico

“En la vida siempre hay que ser agradecido y acordarse de la gente que te ayuda”, repite varias veces durante la entrevista. Fue la cara del prime time de Fox Sports conduciendo el noticiero central y de la noche a la mañana quedó afuera de la gran cartelera televisiva. “Yo soy empleado de Torneos desde hace 27 años y era la que producía la señal de Fox Sports. Cuando se produjo la fusión, en septiembre pasado, ESPN determinó quienes salen en su pantalla y está perfecto. ¿Perjudicado? No. En Disney ellos tienen la potestad de decidir quién o qué”, explica con tranquilidad franciscana el periodista Walter Safarian, a pesar de autodefinirse como “muy inquieto”.

-¿Qué estás haciendo hoy?

-Un montón de cosas… Sigo grabando para Fox Sports los programas de Champions y Europa League. Los sábados hago “Puro fútbol”, en FM Late. Soy parte de la programación de fútbol en Ecuador, junto a Fernando Carlos y Walter Queijeiro. Y soy el corresponsal en la Argentina del grupo Somos Gen, de Paraguay, que tiene el diario La Nación, la radio Universo y el canal. Periodísticamente, estoy bastante ocupado y no tengo por qué quejarme.


Safarian es corresponsal en la Argentina del Grupo Somos Gen, de Paraguay, que incluye al diario La Nación, radio Universo y el canal de TV.

-Además sos coach ontológico. ¿Qué hacés específicamente?

-El coaching es una metodología de acompañamiento sobre temas que vos quieras trabajar. Por ejemplo, la ansiedad. Yo lo que busco en esa conversación es que vos dejes tu estado actual para que puedas llegar a un estado ideal. No es terapia. Yo acompaño a muchos jugadores de fútbol del Ascenso. Es una conversación de una hora por zoom y están los que planifican “el día después”, porque transitan la parte final de su carrera, para que cuando se le baje la persiana no sientan el shock y estén preparados. Y está el que quiere trabajar “la cabeza” para acomodarse en un equipo porque no juegan o lo hacen intermitentemente. ¿Nombres? No. En el coaching todo es confidencial.

-¿Qué es el “Proyecto Liderar”? ¿Está vinculado con esto?

-Es mi marca. Además de ser coaching ontológico, tengo una maestría y estoy diplomado en liderazgo. Es volcar a podcasts la manera de liderar de los deportistas y de los entrenadores, pero buscando siempre la posición que ocupa el liderado. Te nombro un ejemplo: “Chicho” Serna contando el liderazgo de (Carlos) Bianchi; El “Beto” Alonso contando su experiencia como capitán de River y, a su vez, hablando sobre el liderazgo que ejercía (Angel) Labruna. ¿Se entiende? Desde (Rubén) Magnano, pasando por el “Chapa” Retegui, Julio Lamas o “Pacho” Maturana hablamos sobre cómo es el manejo de un grupo. También (Rubén) Wolkowyski me contó un montón de cosas sobre la gente que lo lideró. No solamente entrenadores, sino también capitanes de equipos o referentes. Lo mismo “Pipa” Gutiérrez, Carlos Páez (el hijo de Páez Vilaró) o Fernando Tornello, que me explicó toda la situación que se vivió con (Carlos) Reutemann cuando yo era chico. Todo eso me sirvió al punto de llevar a mi vida de todos los días situaciones que ellos vivieron, con situaciones que no me cerraban, las tenía ocultas o no les prestaba atención.


Walter Safarian junto a Gustavo Fernández, el número 2 del mundo en tenis adaptado.

En sus 53 años vivió “miles de historias” con personajes centrales del deporte. “La bendición más grande que me dio la carrera fue haber trabajado en la despedida de Diego Maradona. Fui el responsable de que todos los invitados estuvieron en la cancha de Boca y ese día fue tocar el cielo con las manos. Me contrató Sebastián Rainelli, con su empresa Squadra, en marzo de 2001. Iba todas las tardes a una oficina, en Salguero y Libertador, y trabajaba en los listados que habían armado Diego y Guillermo (Coppola) mandando faxes. ¡Ni mail había entonces! Hubo futbolistas que se le cayeron los pantalones, otros que pensaron que los estábamos cargando y otros que ni aceptaron que les pagaran el pasaje (como Valdano o Matthaus, por ejemplo). La Juventus no les dio permiso a Trezeguet y a Del Piero porque tenían que jugar. Y David estaba acongojado: no sabía cómo pedir perdón”.

Enseguida salta a otro recuerdo sobre El Diez fallecido en noviembre del año pasado: “Diego se levantó y vio por televisión que la cancha estaba vacía. ‘¡Guille, me mentiste. Me dijiste que se habían vendido todas las entradas. Yo no voy!’, le gritó. ‘Diez, son las 10 de la mañana; abren las puertas a la una. No hay una sola entrada. En los alrededores de la Bombonera explota de gente’…Fue una locura. Yo amaba a Roberto Baggio, pero ningún jugador en el mundo me conmovió en una cancha como Maradona”.


“Carlos Bilardo es un amigo de la vida a quien aprendí a querer y valorar”, dice Walter Safarian.

Ahora le toca a Carlos Bilardo: “Es un amigo de la vida, a quien aprendí a querer y valorar. Muchas de las cosas que me enseñó las sigo poniendo en práctica hoy. Viví miles de situaciones, pero hay una que me quedó grabada como una película. El día que fuimos a buscar a (Sergio) Goycochea a Telefé. Estábamos comiendo en su casa de la calle Bilbao y Pedernera, en Flores, junto a su esposa Gloria y al “Bambino” Pons. Cuando vio lo que pasaba con Goyco (José Sanfilippo lo vapuleó en cámara con el famoso ‘pibe, usted se comió todos los amagues’ en el 5-0 de Colombia-Argentina, en el Monumental) nos fuimos en la Renault Fuego que tenía entonces. Entramos por Matheu y Carlos se metió directamente en el estudio para defender al arquero…”.

En esta época de memes y videos virales, Safarian cuenta la famosa frase “¡Dale, boby, dale…!” que le tiró Christian Martin en Faro (Portugal), en una semifinal de la Eurocopa. “El partido Suecia-Holanda (hoy Países Bajos) tuvo alargue. Y él me dice ‘los dos primeros jugadores que salgan del equipo que gana, los hacés y lo mandamos’. Un grupo de hinchas pasaban delante de mí cuando estaba haciendo el copete y Christian se enojó. Esa es una frase suya de toda la vida; no solo me la dijo a mí. Christian es el hermano varón que yo no tengo…”.


Walter Safarian y Christian Martin en una cobertura en Berlín, Alemania. “Es el hermano varón que no tengo”, dijo sobre el periodista argentino radicado en Inglaterra

Recuerda con nostalgia el lugar donde estudió (el Instituto Grafotécnico) porque “paso por la calle Moreno y me da mucha pena que ya no exista más”. Y dice que su relación con Fernando Niembro (con quien arrancó en Canal 9 y siguió en Las Voces del Fútbol, por Radio Libertad, junto a Raúl Fernández, Ricardo Ruiz y Héctor Gallo) se interrumpió a fines de 2014 cuando “él se fue de la radio porque se iba a dedicar a la política y nosotros seguimos haciendo el programa hasta el 2018. También se alejó de Torneos. Y ahora me pone muy contento que haya vuelto a comentar los partidos en ESPN”.

-¿Por qué el fútbol argentino brinda espectáculos de tan pobre nivel?

-Porque se juega con demasiado temor. Hay poca paciencia en el fútbol argentino y los entrenadores buscan salvar su lugar de trabajo.


Carles Puyol y Walter Safarian en una de las ediciones de la Champions League.

-Coincidís con el “Bichi” Fuertes que dijo que “Guardiola destruyó al fútbol” porque todos lo quieren copiar y no tienen con qué?

-No… Fuertes jugó al fútbol y sabe más que yo. Pero el tipo (por Pep) es un adelantado. Está un escalón por delante de muchos y nadie le puede quitar a Guardiola las capacidades que tiene: ganó 31 campeonatos en una década.

-Y en la Argentina, ¿quién es un técnico “adelantado”, como Guardiola?

-(Marcelo) Gallardo es el mejor. Está un peldaño por encima del resto. Después, me gustan Eduardo Domínguez y (Javier) Sanguinetti, que tiene mucho futuro. Hay un grupo de jóvenes entrenadores que vienen empujando y otro que no son tan jóvenes (Zielinski, Falcioni, Russo) que siguen dando batalla, con buenas y malas.

-¿El fútbol inglés es el mejor del mundo en este momento?

-Está cabeza a cabeza con el fútbol alemán. Me gusta mucho la Bundesliga a pesar de que está monopolizada por un solo equipo (Bayern Munich).

-Desde tu mirada, ¿te sorprendió la salida de Carlos Tevez de Boca?

-Me gustaría tener una conversación de coaching con él para entender para qué tomó esa decisión, no por qué. O qué lo llevó a hacer eso. Yo viví muchas situaciones con Tevez y él fue muy generoso conmigo. Cuando se fue a Corinthians, su representante y él me contrataron para hacer un documental que se estrenó en Brasil. Yo conocí el lado B de Tevez. Me abrió las puertas de su casa. Aunque hace mucho que no hablo con él. Pero creo que le pegó muy fuerte el fallecimiento de su papá (Segundo), con quien tenía una relación muy especial y era un poco el motor de Carlitos. Y estar en un lugar para pasarla mal y sufrir no es aconsejable para nadie.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA