Cuba y México, a guantazo limpio en un novedoso desafío entre boxeadores amateurs y profesionales

Como si de Corea del Norte y Corea del Sur se tratara, durante décadas el boxeo profesional y el pugilismo amateur fueron dos territorios férreamente separados cuyos habitantes jamás se cruzaban. La frontera solo podía atravesarse una vez (y en sentido único). En los últimos años, al igual que entre las dos naciones divididas por…

cuba-y-mexico,-a-guantazo-limpio-en-un-novedoso-desafio-entre-boxeadores-amateurs-y-profesionales

Como si de Corea del Norte y Corea del Sur se tratara, durante décadas el boxeo profesional y el pugilismo amateur fueron dos territorios férreamente separados cuyos habitantes jamás se cruzaban. La frontera solo podía atravesarse una vez (y en sentido único). En los últimos años, al igual que entre las dos naciones divididas por el paralelo 38, hubo gestos de acercamiento. Uno de ellos se verá este viernes en México, donde el seleccionado cubano medirá fuerzas con un grupo de púgiles profesionales de ese país, al que se sumarán un venezolano y un estadounidense.

Ocho combates a seis rounds y bajo las reglas del boxeo rentado darán forma a la velada que se desarrollará en el Palenque de la Feria de San Marcos, en Aguascalientes, que contará con la presencia de 2.000 espectadores (el 50 por ciento de la capacidad del recinto) y que podrá verse a través de la pantalla de ESPN 3 desde las 22.30.

Si bien la propuesta es sumamente novedosa, no representará el primer contacto con el deporte de paga del equipo cubano, que se está preparando para los Juegos Olímpicos de Tokio. Desde 2013, el seleccionado, presentado como franquicia bajo el nombre de Domadores de Cuba, participó en la Serie Mundial de Boxeo, un certamen organizado por la Asociación Internacional de Boxeo Amateur (AIBA).


Los integrantes del seleccionado cubano de boxeo posan tras una sesión de entrenamiento en Aguascalientes.

Ese certamen, en el que los caribeños fueron campeones tres veces y subcampeones dos veces en sus cinco intervenciones, representaba un particular cruce entre estos dos universos otrora divorciados: permitía la participación de aficionados y profesionales en combates a cinco asaltos de tres minutos, sin cabezal ni malla. 

Esta vez, los centroamericanos darán un paso más. De todas maneras, los integrantes del seleccionado dejaron claro que esta experiencia no implica renunciar a los valores del deporte amateur que la isla sostiene desde hace seis décadas y reafirmaron su voluntad de seguir representando a su país, pese a las ofertas que algunos recibieron para desertar. Incluso en las últimas horas grabaron un video en el que cuatro de ellos repiten la frase “lo mejor está adentro”.

“Con este lema les respondemos a todos aquellos boxeadores que han abandonado la patria y al equipo para irse a pelear como profesionales. Ellos se llenan la boca diciendo que son los mejores y nuestro equipo les responde que los verdaderos campeones somos nosotros, los que estamos dentro de Cuba”, explicó el capitan del seleccionado, el experimentado Julio César La Cruz, en declaraciones reproducidas por la Agencia Cubana de Noticias.

La Cruz, campeón olímpico en Río de Janeiro 2016 y cuádruple campeón mundial amateur, será uno de los protagonistas estelares de la noche del viernes. El púgil de 31 años nacido en Camagüey, que hizo toda su carrera en la división mediopesado (hasta 81 kilos), trepará a la categoría pesado (hasta 91 kilos) y enfrentará al tijuanense Julián Fernández, quien tiene una marca profesional de 14 victorias y 3 derrotas (todas fuera de su país).


Julio César La Cruz, capitán del seleccionado cubano de boxeo.

Pero el duelo que se robará la velada en Aguscalientes tendrá como protagonista a Andy Cruz, campeón en los Mundiales de Hamburgo 2017 y Ekaterimburgo 2019 y la mayor esperanza del pugilismo cubano para conseguir una medalla de oro en Tokio. El peleador de Matanzas, de 25 años, se medirá con Miguel Títere Vázquez, campeón mundial ligero de la Federación Internacional de Boxeo entre 2010 y 2014 y rival de un muy joven Saúl Canelo Álvarez en 2008.

También darán el presente el wélter Roniel Iglesias (campeón olímpico en Londres 2012 y medallista de bronce en Beijing 2008), el mediopesado Arlen López (oro en Río 2016 y campeón mundial en Doha 2015), el mosca Yosbany Veitía (campeón en Hamburgo 2017), el pluma Lázaro Álvarez (bronce en Londres 2012 y campeón mundial en Bakú 2011), el superpesado Dainier Peró (campeón panamericano en Lima 2019) y el mediano Yoenlis Hernández.


Roniel Iglesias participará en Tokio en sus cuartos Juegos Olímpicos.

Todos ellos, excepto Hernández, tienen garantizada su presencia en los Juegos tras un proceso clasificatorio condicionado por la pandemia de coronavirus, sobre todo a partir de la cancelación del Preolímpico de las Américas que se iba a desarrollar en Buenos Aires entre el 10 y el 16 de mayo y que iba a otorgar 49 plazas para Tokio (33 para hombres y 16 para mujeres).

Finalmente, el Grupo de Tareas de Boxeo Olímpico (el ente encargado de organizar el certamen en la capital nipona y los clasificatorios ante la suspensión que el Comité Olímpico Internacional le aplicó a la AIBA por irregularidades administrativas, económicas y arbitrales) otorgó esas 49 plazas en base al ranking mundial amateur. Otras 13, que se iban a decidir en el Clasificatorio Mundial (también cancelado), se asignaron por invitación.

De esta forma, el boxeo cubano se hizo con siete boletos. Por ahora, es la segunda disciplina que más representantes aportará a la delegación caribeña, que hasta el momento tiene 56 deportistas clasificados. Solo el atletismo (18) tiene garantizada una mayor presencia.


Arlen López procurará repetir en Tokio el título olímpico que consiguió en Río de Janeiro 2016.

Desde que el legendario Alcides Sagarra asumió como entrenador del seleccionado cubano en 1964 (ocupó ese cargo hasta 2001), el boxeo fue el deporte insignia del olimpismo de la isla. Cuba ocupa el 16° puesto en el medallero histórico de los Juegos, con 226 preseas (78 de oro) en sus 20 participaciones. De esas, 73 fueron aportadas por el deporte de los guantes (37 de oro).

Entre los grandes campeones del pugilismo cubano se destacan los tricampeones olímpicos Teófilo Stevenson (Múnich 1972, Montreal 1976 y Moscú 1980) y Félix Savón (Barcelona 1992, Atlanta 1996 y Sídney 2000), dos de los tres hombres que consiguieron tres oros a lo largo de la historia. El otro fue el húngaro László Papp en Londres 1948, Helsinki 1952 y Melbourne 1956.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA