Flavio Goldvaser analiza la situación de Perú, con el presidente electo Castillo

El analista internacional y columnista del Multimedio charló con “La Radio de los Santiagueños”. Flavio Goldvaser, analista internacional y columnista de Nuevo Diario dialogó este jueves —vía telefónica— con el ciclo radial Actualidad Política, que se emite de lunes a viernes, de 12.30 a 13.30, por LV11. Sobre las elecciones en Perú, Goldvaser expresó: “Fueron…

flavio-goldvaser-analiza-la-situacion-de-peru,-con-el-presidente-electo-castillo

El analista internacional y columnista del Multimedio charló con “La Radio de los Santiagueños”.

Flavio Goldvaser, analista internacional y columnista de Nuevo Diario dialogó este jueves —vía telefónica— con el ciclo radial Actualidad Política, que se emite de lunes a viernes, de 12.30 a 13.30, por LV11.

Sobre las elecciones en Perú, Goldvaser expresó: “Fueron y son aún unas elecciones muy reñidas, faltando menos del 1% del escrutinio, y están discutiendo, con algunas chicanas políticas, a ver quién anula algún acta que le pueda dar el triunfo. Pero de no haber algún cambio brusco o una situación excepcional de último momento, como la suspensión de algún acta, ya está sellada la victoria de Castillo con ‘Perú Libre’, en detrimento de su opositora, la tradicional Keiko Fujimori que representa a la derecha tradicional, heredera del fujimorismo de los años 90, con todo lo que eso representa”.

-¿Por qué causa tanta inquietud, zozobra y temor el triunfo de Castillo?

-Todos los medios lo entienden como una lucha entre el partido que dice representar Castillo, que se autodefine y autodenomina como ‘marxista leninista’, opositor al modelo constitucional y democrático peruano, y la fuerza de Fujimori. Pero la situación es mucho más compleja en Perú, la realidad y la idiosincrasia, y el devenir de lo que es la política y la estructura de por qué se dio, porque para entender lo que está pasándole al pueblo peruano, que decidió en un 51% elegir a un candidato, eligió que este profesor Castillo sea el que los dirija por los próximos 4 años. La realidad es esa, no lo podemos obviar. Y es interesante preguntarse por qué estos partidos, en la primera vuelta, entre los dos no sumaban el 25% del electorado. El otro partido socialista que salió tercero, es el que representa el socialismo tradicional, que se parece más al socialismo argentino o al de la Venezuela de Chávez, como una especie de peronismo-kirchnerista, que es un socialismo más de corriente europea, de inclusión; y ese socialismo sacó solo el 7%. Si Castillo sacó el 18%, sumado a este 7% tampoco le da el 50%, y el resto de las fuerzas son conservadoras, de derecha. Es decir, que hubo parte del conservadorismo de derecha peruano que decidió elegir a Castillo como su representante, y no a Keiko Fujimori.

-¿Qué quiere el electorado peruano con Castillo en el gobierno?

En Perú, lo que tenemos que reconocer, es un voto de reclamo que surge de la misma estructura social y política del Perú. Se notó, si uno seguía los discursos de Castillo, que muchos lo criticaban porque no se sabía expresar, pero el pueblo sí entendió el mensaje, y era un mensaje de que Perú, desde la época de la colonia, sigue viviendo el mismo proceso de estratificación social y racismo institucional, que se manifiesta a través de las décadas. Ese fue el motivo principal por el que Castillo fue elegido presidente: representa a aquel pueblo indígena que no tuvo voz y fue despreciado, y no fue tenido en cuenta por las grandes ciudades y el proyecto capitalista económico, y que no se benefició de la Constitución liberal del ’94.

-Castillo es un hombre no conocido en la élite política del Perú, al contrario de Fujimori. ¿Cuánto tiene que ver que haya sido una Fujimori la contrincante en esta segunda vuelta?

Tiene mucho que ver porque Fujimori es uno de los apellidos mas detestados dentro de un sector social del país. A Fujimori se lo recuerda, en algunos sectores, no tanto por haber hecho un autogolpe de estado, sino por el hecho —no tan conocido— de haber promovido esterilizaciones forzosas de los sectores campesinos y de los pueblos originarios del Perú, que es uno de los más graves delitos de violaciones a los derechos humanos, pero principalmente, por haber golpeado, castigado y sumergido más dentro de la discriminación a los sectores indígenas del Perú.

-¿De qué manera impacta en Latinoamérica esta elección?

Una parte de la derecha conservadora lo votó, y es porque el modelo de él no es sólo comunista: lo que representa es un modelo étnico-nacionalista, donde él reivindica las banderas de los pueblos originarios y del idioma quechua como modelo cultural, en detrimento del modelo europeísta y que representa el industrialismo y el progreso, que el interior del país no vio, y del internacionalismo. Lo que él propone es un modelo nacionalista basado en que a todos los beneficios que tuvo la Constitución del ’94, se los repartieron para las corporaciones, para la corrupción política de los políticos tradicionales, y para las empresas extranjeras, que gracias a esta liberación de la Constitución, permitieron la inversión que hizo progresar al país, pero ese mismo progreso no se vio reflejado en el interior. En los 16 distritos mineros, donde la minería está a cargo de empresas chilenas, ganó Castillo, por la idea de decir ‘vamos a expropiar a estas empresas que se llevan toda la plata a Chile, que nos humillaron en la Guerra del Pacífico hace más de 100 años, robándonos territorio nacional, y ahora nos están robando nuestros recursos, mientras nuestra población indígena trabaja para esta gente, y nosotros no vemos los beneficios de este capitalismo; entonces, si nacionalizamos las empresas y las tenemos dentro de la órbita del Estado, por lo menos algo vamos a ver’.

-¿Cómo está económicamente el país que recibe Pedro Castillo?

Él dijo algo en las últimas horas, que muchos no le creen. Dijo que va a mantener la autonomía del Banco Central de Perú para tratar que la inflación no se dispare y no sea otra Venezuela, por lo cual vemos que su modelo no es estrictamente socialista: es nacionalista (por eso habla de expropiaciones), pero también es local e indigenista. ¿Qué va a pasar? El Congreso está tan dividido que seguramente va a tener que negociar con otras fuerzas, porque su fuerza propia solo tiene el 18% de los diputados, no le alcanza para nada, va a ser muy difícil aprobar una ley que pase por el Congreso, por eso llamó al diálogo y dijo que va a respetar la democracia.

-¿Cuál es el impacto que tuvo la pandemia en este Perú?

El impacto fue muy grande, no solo a nivel vidas humanas, sino también —y esto ayudó a que la gente en el interior vote por Castillo—, porque Perú tiene la tasa de mortandad más grande del mundo, aunque seguramente India lo va a alcanzar, y en el interior dicen ‘se robaron los recursos nacionales; la corrupción y las corporaciones no permitieron el desarrollo económico del país, hemos visto morir a nuestros parientes en nuestras manos por la falta de recursos y de infraestructura hospitalaria, y de recursos generales, porque las élites se robaron la plata, y eso queremos cambiar’. Eso es parte del motivo por el que la gente lo votó.

-¿Se viene un Perú con ‘aguas turbulentas’?

Todo depende de la clase de gobierno que realice Perú. El socialismo que pregona Castillo no es el socialismo de Argentina, y ni siquiera el venezolano. No se asemeja. Chávez, en su momento, planteaba un socialismo para todos los ciudadanos, una ‘tierra prometida’, donde la riqueza se iba a derramar para todos, y todos iban a vivir en un paraíso gracias al petróleo. Perú plantea otro modelo de vida, plantea una revolución indígena anti racista en contra de las clases y los inmigrantes europeos, que ellos sienten que sojuzgaron a los pueblos originarios y que denigraron al idioma quechua y a la población, y que está tan arraigado, que se expresa en el hablar diario; es un insulto muy común decirle ‘este es un cholo’, al que no es de tez blanca o de origen europeo. Es muy diferente del modelo socialista europeo, argentino y venezolano. Es otra cosa. El problema más grande lo va a tener con Chile, la frontera Perú – Chile se va a convertir en una frontera caliente.