Tras el fuerte aumento de los precios en marzo, los analistas recalculan al alza la inflación para el año

Se sabía, pero se corroboró una vez más: el IPC de marzo no sólo sorprendió a los analistas sino que los obligó a revisar al alza sus proyecciones de inflación para el año en curso.Lo confirmó ahora el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) de abril, que publicó el Banco Central (BCRA). Ese reporte muestra…

tras-el-fuerte-aumento-de-los-precios-en-marzo,-los-analistas-recalculan-al-alza-la-inflacion-para-el-ano

Se sabía, pero se corroboró una vez más: el IPC de marzo no sólo sorprendió a los analistas sino que los obligó a revisar al alza sus proyecciones de inflación para el año en curso.

Lo confirmó ahora el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) de abril, que publicó el Banco Central (BCRA). Ese reporte muestra que esperan una inflación promedio de entre 47,3 y 47,5%, si se toma el promedio general o se consideran los pronósticos del TOP10, compuesto por quienes resultaron más asertivos en sus predicciones en los meses previos.

Esto supone recálculos al alza que van de 1,3 a 2,8 puntos porcentuales respecto del 46% y 44,7% anual que ambos universos de encuestados habían pronosticado hace sólo un mes.

El ajuste al alza es consecuencia, en buena medida, de que “para marzo de 2021, la mediana de las estimaciones de quienes participaron en la encuesta previa del REM sugería una inflación de 3,9% mensual, esto es 0,9 puntos menor al dato observado en dicho mes”, observó en el informe el BCRA.

Esa afirmación conspira contra la teoría esgrimida más de una vez por sus autoridades y el propio ministro de Economía, Martín Guzmán, sobre pronósticos que “siempre se ubican”, lo que luego marca la realidad. Así insinúan que hay en ello motivaciones “políticas”. Dichas acusaciones son las que llevaron al menos a seis consultoras a dejar de participar del REM en el último año.

La encuesta, llevada adelante entre los días 28 y 30 de abril y que contempla cifras aportadas por 42 participantes, se destacó por traer un recálculo a la baja del rebote que tendrá la economía en el año. Esto ocurre tras siete meses de revisiones continuas al alza.

“Quienes participan del REM esperan un crecimiento del Producto Interno Bruto (PBI) real para 2021 de 6,4% (0,2 puntos de menor expansión del PBI respecto al REM previo). El TOP-10 sugiere un crecimiento promedio de 6,7% (0,6 puntos menor que lo proyectado un mes atrás)”, admitió el informe.

La revisión está relacionada con las nuevas restricciones impuestas desde mediados del mes pasado a numerosas actividades y el temor a que se amplíen dadas las evidentes dificultades que el Gobierno tiene para acceder a las vacunas contra el Covid-19, pese a haber pagado más de la mitad del contrato con el mayor proveedor con el que negoció en un primer momento.

Los analistas elevaron 0,3% la mejora desestacionalizada que habría tenido la actividad en el primer trimestre (hasta 2,2%), pero pronosticaron una contracción de la actividad para el segundo trimestre de 2021 hasta -1,5%. Calcularon además en 0,6% la expansión prevista para el tercer trimestre de 2021 (+0,3% respecto de la encuesta previa).

De vuelta a la cuestión inflacionaria, para los economistas consultados la inflación de abril rondará entre 3,7 y 3,8%, bajaría al 3,2% promedio en mayo y se mantendría entre 3% y 3,1% en junio. Sólo transcurrido ese período, los acuerdos de precios y congelamientos reiterados dispuestos por el Gobierno la harían caer a un nivel de entre 2,5% y 2,8% en el trimestre de elecciones.

El panorama que trazaron incluye además una nueva baja las proyecciones sobre la evolución del tipo de cambio oficial, al que imaginan cerrando el año a un promedio de $122,64, que resulta $2,36 menor a la proyección que tenían hasta el mes pasado.

En cuanto al valor de las exportaciones (FOB), quienes participan del REM estimaron que para 2021 ascendería a US$63.725 millones, incrementándose en US$1298 millones con relación al último relevamiento y US$8841 millones superior a lo registrado en 2020 (US$ 54.884 millones). Este fenómeno se daría gracias a la suba que muestran los precios de las commodities. El valor de las importaciones (CIF) de 2021 se ubicaría en US$ 50.400 millones, esto es US$ 1176 millones por encima del pronóstico del relevamiento previo. El saldo comercial sería superavitario en US$13.325 millones.

Por otra parte, los analistas proyectaron una desocupación abierta que habría sido del 11,2% en el primer trimestre, sin cambios respecto a lo previsto en la última encuesta. Para el segundo trimestre de 2021 subiría hasta 11,7% contra el 11,5% que proyectaban hasta hace un mes, mientras que el guarismo correspondiente al tercer y cuatro trimestre sería de 11,1% (+0,1 puntos) y 11% (sin cambios). Esto reconfirmó que hay una muy baja expectativa sobre la posibilidad de crear empleo.

Finalmente, la proyección del déficit fiscal primario se incrementó hasta $ 1666,5 o 1673,9 miles de millones, lo que implica un aumento en $30,5/36 miles de millones con relación del último REM. Esto está relacionado con los mayores compromisos de gasto esperable, dadas las nuevas restricciones.

Conocé The Trust Project