Clausuran el restó bar Carnal, en Palermo, por una fiesta electrónica con 70 personas

En plena vigencia de las restricciones por la pandemia de Covid-19, el Ministerio Público de la Ciudad clausuró este jueves por la noche y detuvo al propietario de un restó y bar del barrio de Palermo, en el que se llevaba a cabo una fiesta de música electrónica en la que participaban unas 70 personas. Se…

clausuran-el-resto-bar-carnal,-en-palermo,-por-una-fiesta-electronica-con-70-personas

En plena vigencia de las restricciones por la pandemia de Covid-19, el Ministerio Público de la Ciudad clausuró este jueves por la noche y detuvo al propietario de un restó y bar del barrio de Palermo, en el que se llevaba a cabo una fiesta de música electrónica en la que participaban unas 70 personas. Se trata del restó bar Carnal, ubicado en Niceto Vega al 5500, donde había gran cantidad de asistentes sin barbijos y sin respetar las normas impuestas por la pandemia, que estaban en el interior del local y una terraza al que habían concurrido por anuncios que promocionaban “Rooftop Home Sessions”.

El operativo fue desbaratado con la intervención del Cuerpo de Investigaciones Judiciales, que depende del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad, luego que se detectaran en redes sociales los avisos de la fiesta electrónica convocados en redes sociales para los días jueves y domingos, y además por denuncias de vecinos que habían señalado que allí se reunían decenas de personas sin respetar las restricciones dispuestas por el Gobierno nacional y el de la Ciudad ante el avance del coronavirus.

Cuando llegó la policía, en el bar Carnal se encontró con un evento de música electrónica con aproximadamente 50 personas en el primer piso, mientras que en la planta baja del establecimiento tocaba una banda de música ante otras 20 personas más, sin ventilación ni barbijos.

Frente a esta situación, fue notificado el fiscal Miguel Kessler, que dispuso la identificación de todos los presentes, quienes incumplían las disposiciones que prohíben las reuniones interiores de cualquier tipo, y se dispuso también la clausura del local.



A su vez, Kessler dispuso que se labraran actuaciones y notificaciones por “infracción al Artículo 205”, para los presentes; la detención del dueño del local también por la violación a dicho artículo 205, que establece que “será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”. Asimismo se dispuso labrado de acta contravencional por infracción al Artículo 129; secuestro de los equipos de audio y badejas del local utilizadas para el evento; y la clausura del lugar.

En ese sentido, se incautaron parlantes, bandejas y otros artículos de sonido e iluminación, como parte de la clausura que se encargó de cumplimentar personal de la Agencia Gubernamental de Control de la Ciudad (AGC).

NA/HB